La muralla de Oshun acalla dolencias del cuerpo

Aún conservo en mi memoria olfativa el penetrante olor de las fricciones que a diario recibía mi abuela en casi todo el cuerpo. Ante el quejido de abu por los males del esqueleto, allá corría mi madre, frasco en mano, para empavesarla de aquel ungüento casero. Mucho después supe de las propiedades de esa planta, conocida en Cuba por muralla.  

Realmente su nombre en el universo de la botánica es Murraya paniculata, arbolillo  tropical de hojas perennes pequeñas, flores blancas y perfumadas, originaria del sureste de Asia desde China a Japón y Malasia.

Sin embargo, puede localizarse en gran parte del continente americano tropical —sobre todo en el área del Caribe—, donde es fácil encontrarla con diferentes denominaciones: thanaka, azahar de la India, jazmín de azahar, jazmín naranja, naranjo jazmín, limonaria, muraya / muralla, murallera, mirto, mirto criollo, boj de Persia y boj de la China.

Desde el punto de vista etimológico, murraya resulta nombre genérico que fue otorgado en honor del botánico sueco Johan Andreas Murray, connotado investigador de la planta. En tanto, paniculada es el epíteto latino, cuyo significado textual quiere decir “con panícula”.

Y una curiosidad. En la botánica de los Orishas, según las creencias de la religión africana sobre las plantas utilizadas en la santería y palo Mayombe, la muralla le pertenece a Oshun.

Del valor utilitario

En Occidente es fácil encontrar a la Murraya paniculata como árbol ornamental o de cobertura. Ello es debido a su resistencia y amplia gama de la tolerancia del terreno, ya que suele crecer en suelo alcalino, arcilloso, arenoso, ácido y los llamados francos, además de ser adecuada para grandes coberturas. La planta florece durante todo el año y produce racimos pequeños, de flores olorosas que atraen a las abejas, mientras que los frutos lo hacen para pequeñas aves frugívoras. Por lo general la vemos en jardines, a lo largo de vías en barrios, conformando setos.

Las hojas de la muralla son las más empleadas con fines medicinales.
Las hojas de la muralla son las más empleadas con fines medicinales.

Empero, desde tiempos remotos, a la planta en cuestión, nuestros ancestros le reconocieron propiedades medicinales, fundamentalmente con el uso de la corteza, hojas y frutos con fines analgésicos, empleados en el tratamiento de dolencias osteomioarticulares como la bursitis, e incluso alivia la artrosis y artritis. Otros estudios también le atribuyen acción antinflamatoria y antioxidante.

Para tales fines, los consejos de abuelos recomiendan emplear el compuesto a base de hojas y flores de la muralla en baños, fricciones o simplemente en forma de lociones, en las partes doloridas del cuerpo. En tal caso la posología puede aplicarse tres veces al día.

En el libro Plantas medicinales, aromáticas o venenosas de Cuba, el prestigioso sabio cubano Juan Tomás Roig cita al investigador Grosourdy, según el cual las hojas y las flores de la muralla, por tener iguales propiedades que las del naranjo, especialmente las flores, podrían utilizarse en las mismas circunstancias terapéuticas y en similar forma.

Si quieres tener a mano tu muralla

La Murraya paniculata precisa de una exposición de pleno sol o de semisombra y un clima mediterráneo, tropical o subtropical ya que no resiste las heladas. El suelo para estas plantas deberá estar bien drenado y contener bastante materia orgánica. En cuanto al trasplante, los especialistas recomiendan llevarlo a cabo en primavera.

Ah, debes tener en cuenta regar las posturas o especies adultas de forma abundante durante el verano e ir reduciendo los riegos hasta moderarlos en invierno (no dejar que la tierra se seque por completo). Precisan que también basta con un abonado al año (a principios de primavera) a base de compost o estiércol.

Si deseas una imagen estética de la planta, debes podarla para darles forma y controlar su crecimiento al comenzar la primavera. A propósito, para los amantes del cultivo del bonsái, existen hermosos ejemplares de la especie logrados con esa técnica.

Para la reproducción de la muralla resulta preciso tener en cuenta que se multiplica a partir de semillas sembradas en primavera o mediante esquejes realizados a finales de verano.

Eso sí, son plantas propensas al ataque de plagas como los pulgones, la mosca blanca y las cochinillas, por lo que resulta muy aconsejable mantener sistemáticas las atenciones culturales de los sembradíos, así como los requerimientos fitosanitarios.

Share
Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Un Comentario en “La muralla de Oshun acalla dolencias del cuerpo

  • Avatar
    17 febrero, 2020 en 4:58 pm
    Permalink

    Licenciado:
    Sugiero que con la riqueza de la flora cubana y los conocimientos de medicina alternativa, de múltiples profesionales, el segmento de Cultura verde debe renovarse con mas frecuencia y mostrar este campo tan extenso, propiciando con el decurar del tiempo nuevos artículos; opino que los lectores agradecerían diversos temas (ejemplo fitofármacos, apifármacos, etc.). Gracias.
    Omar

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share