¿La juventud está perdida?

11
810
“(…) La juventud tiene que crear. Una juventud que no crea es una anomalía, realmente (…)”./ Foto: Roberto Ruiz Espinosa.

La manida frase que da título a este comentario, es molesta y superficial, pero además, resulta discriminatoria. Cada vez que la escucho me asombro, pues tal pareciera que quienes la pronuncian transitaron de la niñez a la adultez sin pasar esta fase lógica del desarrollo de los seres humanos, la más importante, aquella en la que ocurren las primeras relaciones y definiciones de la sexualidad, el tiempo de la formación académica y el momento para el desempeño en el ámbito laboral. Algunos especialistas la caracterizan como la fase en que ocurren cambios orgánicos, sociales y espirituales. De tal modo, si se comete un error de conducción en la juventud es casi irreversible.

Pareciere que los adultos que así se manifiestan no lo fueron alguna vez, no tienen hijos, sobrinos, amigos con familia, o conviven en una sociedad envejecida que no cuenta con la valiosa presencia de los jóvenes, creadores en potencia, que enfrentan la realidad objetiva con mayor valentía, menos miedo; la mejor época para el aprendizaje.

Por estos días la Redacción del “5” ha devenido hervidero, los estudiantes de primer año de la carrera de Periodismo están de prácticas, allí conviven, y aunque el resto del staff es joven todavía, ellos sobresalen. Creo que soy la más adulta que pernocta allí y no me molestan la risa, las voces altas, las locuras de Pedrito —el grandulón del grupo—, las opiniones a destiempo… Por el contrario, la alegría y la inocencia le hacen mucho bien a esa Redacción, ellos están muy motivados y contagian, porque alegría, sumado a la inocencia dan como resultado optimismo en el mañana.

También porque tengo dos hijos jóvenes que me conminan a creer en ellos cada mañana al despertar, y porque este oficio me permite estar en contacto, casi permanente, con colectivos de jóvenes estudiantes y trabajadores, que se empeñan, preparan y dan lo mejor de sí, sin detenerse ante las dificultades, que son demasiadas en lo económico y lo social, para también tener que romper barreras que los “mayores” les imponen con su falta de fe.

Vivimos en un mundo de contradicciones en todos los órdenes, expectantes a un presidente y sus decisiones, que como vecino poderoso, también influyen sobre nuestro archipiélago, que trata de mantenerse firme en medio de la tormenta. Pero no se le puede temer a las nuevas generaciones, es imposible navegar seguros si el timón no es, al menos, rozado por los jóvenes más valiosos y si no se cuenta con ellos para echar adelante.

Es preciso tenerles confianza. El ímpetu a veces les traiciona, por la inexperiencia, pero una mano en el hombro es más saludable que una crítica dura y concluyente, que les podría “marcar” en lo adelante. ¿Cuántas hazañas no conocemos de la historia de la humanidad protagonizadas por jóvenes, en particular, cubanas? ¿No fueron acaso jóvenes universitarios, la mayoría, los principales líderes de la Revolución que se gestó en el siglo XX? Entonces ¿por qué esta juventud tiene, irremediablemente, que ser distinta, por qué podría perderse?

En el temprano año de 1962, en época de Revolución nueva, el Che decía en uno de sus discursos: “(…) La juventud tiene que crear. Una juventud que no crea es una anomalía, realmente (…)”, en el segundo aniversario de la integración del movimiento juvenil cubano. Mientras Fidel Castro expresaba: “(…) ¿Y qué juventud queremos? ¿Queremos, acaso, una juventud que simplemente se concrete a oír y a repetir? ¡No! Queremos una juventud que piense. ¿Una juventud, acaso, que sea revolucionaria por imitarnos a nosotros? ¡No!, sino una juventud que aprenda por sí misma a ser revolucionaria, una juventud que se convenza a sí misma, una juventud que desarrolle plenamente su pensamiento”.

No creo que la juventud esté perdida y me niego a aceptar expresiones como estas; ellos son la fuerza vital con que contamos para echar adelante la economía. Para entender y sacarle provecho a las nuevas tecnologías en bien del desarrollo nadie mejor que los jóvenes, porque sin ellos, la cadena lógica de la vida se rompería, sin su alegría e inocencia, ninguna obra sería posible, son el hoy y el mañana de la Patria, por eso necesitan ser entendidos y no condenados.

Jóvenes estudiantes de periodismo y sus tutores, también muy jóvenes, en la Redacción del "5".
Jóvenes estudiantes de periodismo y sus tutores, también muy jóvenes, en la Redacción del “5”.

11 Comentarios

  1. Magalys no había visto su comentario hasta hoy que fue publicado en el Cinco, me gustó su razonamiento y le agradesco en nombre de los jóvenes que aportamos a la causa de todos los días su comentario por defendernos de quienes nos señalan pero por sobre todo por creer en la joven generación.

    • Abundan los colectivos de jóvenes en Cienfuegos que son valiosos y dan muestras de cuánto pueden hacer los jóvenes desde sus espacios: la Termoeléctrica, Oleohidráulica, La Refinería, los jóvenes de la industria del azúcar, la universidad de las Ciencias Médicas, la Universidad de Cienfuegos, la AHS… y tantos más… aportadores, creadores… y vale la pena resaltarlos y creer en ellos, que no se desalientan y siguen adelante, gracias por comentar

  2. Gracias Antonio, Jorge, Boris, Fide, por leernos y por comentar, debemos creer en la juventud, debemos pensar dialécticamente y creer en el tiempo futuro y la utilidad de la virtud, si la juventus falla, fallarán muchas cosas, y no creer en ellos es negativo y dañino, una vez más gracias por acercarse a nuestro titio web

  3. Ha escuchado además de la frase de marras, que cuando uno comienza a criticar a los jóvenes es porque se está poniendo viejo. También los más experimentados de ahora fuimos jóvenes, irreverentes, bulliciosos, nos vestimos a la moda de entonces… porqué los de ahora no lo pueden hacer? Estos son otros tiempos, tiempos duros y convulsos y eso es lo que han conocido nuestros muchachos. Lástima que no tengan una participación real en la sociedad cubana, no hablo de esos jóvenes latosos, de discursos prefabricados, evidentemente muchas veces para agradar a otros, hablo de los que quieren transformar, de los necesarios, de los que tienen criterios propios, de esos a los que les debemos el futuro. Gracias Maga por tu trabajo, siempre acertada, la juventud se impone, solo que hay quienes no quieren verlo así

  4. La juventud cubana tiene muchos proyectos, ganas de hacer, de trabajar, lo que sucede es que muchas veces nuestras ideas son aplastadas o poco apoyadas.

  5. La juventud no está perdida, es la tesis que sustento en el comentario, conozco de mucho colectivos jóvenes que estudian, trabajan y se preparan, que además, son plenos, felices y aman en esta sociedad. Los jóvenes se parecen a su tiempo y cada generación tiene sus particularidades, pero todos alguna vez fuimos jóvenes. Las dificultades económicas y sociales no son motivo alguno para que los jóvenes se queden varados, la juventud, como grupo etareo, siempre va a crear. Gracias por comentar y tomarse la molestia de leernos

  6. Magaly; Estoy totalmente de acuerdo, con la juventud, es el tiempo más hermoso que se vive, y nuestra juventud vive un siglo diferente, donde el desarrollo es mucho mayor, tienen muchas más oportunidades, es normal la risa la bulla, en fin esa debe y tiene que ser nuestra juventud, alegre, fresca y entusiasta, la expresión usada por muchos viejos, es porque olvidaron que alguna vez fueron jóvenes, o tal vez quieren ser jóvenes otra vez y no se atreven a compartir con la juventud. Mas cuando los vemos estudiar, con amor y dedicasión, eso es nuetra juventud. Ellos son nuestros futuros periodistas, Qué la juventud siga adelante, y a los veteranos admiren lo que no fueron capaces o no pudieron hacer. Hasta me siento bien joven.

  7. Estoy totalmente de acuerdo con usted. Esa frase me está haciendo ruido en los oídos desde hace varios años. Mi trabajo siempre ha sido con jóvenes y ya muchos de ellos no lo son tanto y su labor es muy importante para nuestro país, lo cual me llena de orgullo. Creo que en muchas ocasiones los mayores no le damos el ejemplo correcto y entonces ¿quién es el que está perdido? Saludos para usted y para todo ese joven colectivo del 5.

  8. “Si el río suena es porque piedras trae” o lo que es lo mismo: Si se hace la interrogante, es porque problemas hay. Creo que la propia juventud cubana es la que debe responder a eso: qué es lo que se está haciendo bien o mal?; tiene planes, proyectos la juventud cubana actual? Se proyecta hacia un futuro mejor?
    La juventud (pienso yo) nunca estará perdida. Lo que si se perdió hace mucho tiempo es el siglo XX; ese período ya quedó atrás, ya estamos en una generación de jóvenes de pleno siglo XXI, totalmente distintos a los adultos que alguna vez fueron jóvenes. Eso es lo que hay que enteder de una vez.

Dejar respuesta