La joven de la capa roja

2
809
Nunca menos Caperucita y nunca tan roja, porque ya ellas hace rato no le tienen miedo a ningún lobo
Nunca menos Caperucita y nunca tan roja, porque ya ellas hace rato no le tienen miedo a ningún lobo

Años antes que Walt Disney convocase a Blanca Nieves y los siete enanitos para su primer largometraje homónimo de 1937, la pantalla ya adaptaba -y desde entonces lo ha estado haciendo sin parar-, los cuentos de hadas o fábulas morales infantiles tradicionales. Por regla, pautada su hechura a las normativas formales e ideológicas (las conocidas recetas moralistas) delineadas en estas letras clásicas de Perrault, los hermanos Grimm, Andersen…

Sin embargo, no es mucho el cine fabricado que echase ojo al horror interno y la carga sígnica (las veladas pero constantes remisiones eróticas, verbigracia) de tales narraciones, si excluimos escasas producciones; entre ellas alguna hollywoodense, tres o cuatro europeas y la versión coreana en clave de terror de Hansel y Gretel (Pil-Sung Yim, 2007).

De momento, parece que serán más las películas a explorar dicha cuerda, pues los estudios norteamericanos promocionan una retahíla de versiones “negras”, “adolescentes” o “adultas”, a asomarse en taquilla entre el presente y 2020. El estrenado trasunto de La bella y la bestia en el cuerpo de ese producto de usar y tirar titulado Beastly (2011) no abrió bien el camino, ni permite establecer halagüeñas conjeturas. La historia demuestra que estas “avalanchas” genéricas de las majors destacan solo por su vocinglería.

No obstante, se inscribe en tal corriente, además, otro mascarón de proa, rescatable este: La joven de la capa roja (Red Riding Hood, Catherine Hardwicke, 2011). Dicha libérrima adaptación de Caperucita Roja, cuento escrito por el francés Charles Perrault en 1697 a partir de las tradiciones orales provenientes del medioevo, desanda el hasta hoy poco transitado camino del “lado oscuro” de las historias infantiles.

La Hardwicke, con el lunar de fraguar la pieza apertural de la saga Crepúsculo (pese a su bastardía, la más pasable entre las adaptaciones del pastelón teen de Stephanie Meyer, todo quede dicho), toma el libreto de David Johnson, el cual propone a una Caperucita tan bella como Amanda Seyfried (Chloe, Diabólica tentación), en edad de merecer cuanto le pueda venir. The woman in red tiene en vilo a dos galanes de su aldea. Feromonas en su punto, hormonas tan ígneas como su capita. Un pretendiente es pudiente y otro carente: la historia de siempre, olvídense de la cacofonía. No podía faltar, por supuesto, un lobo; o mejor un inmenso hombre-lobo que provocaría los sentimientos de Salieri al compuesto para Jack Nicholson en la versión noventera. La bestia podría ser alguien de la misma comunidad, hasta del hogar de la tentadora veintiañera rubia. ¿El diablo en la propia casa? Un sacerdote redentor en la faz del draculiano Gary Oldman no alberga dudas del colosal desastre a cernirse sobre la vecindad. Luna llena, grande y colorada a la manera de los pómulos de Amanda Seyfried. Peligro total.

Hardwicke se las arregla para sortear tan simple premisa argumental o mensajes harto leves -risibles incluso a la hora de proyectar alegorías socio-políticas-, y lograr la hazaña de sustentar energía cinematográfica pura a trama semejante. Son rarezas de la pantalla. La inocula, e igual cimienta magnetismo y tensión, a merced del permanente suspenso, el ritmo mantenido del largometraje, la sutil o explícita erogenia destilada por cada fotograma, los ricos contrastes entre el rojo y el blanco de la nieve generados por la cámara de Mandy Walker y una capacidad realmente encomiable para articular atmósferas visuales y dramáticas. No se disfrutaba tanto la composición formal de un bosque o un entorno “aldeano” de terror desde La leyenda del jinete sin cabeza (Tim Burton, 1999) y The Village (M. Nigth Shyamalan, 2004).

Si no nos ponemos demasiado hoscos, podremos pasar un rico rato de entretención por conducto de esta versión medio gótico-carroburtoniana-crepusculófila de la inmortal Caperucita Roja. Nunca menos Caperucita y nunca tan roja, porque ya ellas hace rato no le tienen miedo a ningún lobo.

 

 

Guardar

2 Comentarios

  1. Si no me equivoco, creo que tengo el libro (formato Epub) en casa de esta nueva historia de Caperucita. Lógicamente, tendré que borrarlo pues no tengo el más mínimo interés en leerlo.
    En cuanto a esta película, ni siquiera la belleza física de Seyfried me impulsó a verla. Soy de los que creen que las readaptaciones de cuentos infantiles (también en el plano literario) es una muestra (independientemente que la trama sea inventiva o ingeniosa) de falta o poca originalidad. Claro que se pueden tomar como intertextos, pero no construir una nueva y completa historia que tergiverse lo que hasta el presente se ha entendido de ellas. Si bien autores como Perrault o los Hermanos Grimm contaron sus historias con trafondos medio ambiguos, e incluso Andersen con su Reina de las Nieves, no podemos (mejor, no debemos) cambiar los hechos de una manera tan radical y hacer personales los resultados. Pero bueno, en esta posmodernidad tan variopinta en la que vivimos, los malos ya no son tan malos y los buenos carecen de muchas virtudes, también hay una sed de dinero y comercialidad que conocemos todos (o casi todos).
    “Maleficent” fue un producto exitoso y muy rentable para Disney, pero para mí resultó ser una muestra de decadencia que se apoya fundamentalmente en lo visual y la mercadotecnia del producto. Semejante sucede con “The book of Jungle” (2016): muy linda, y esta vez sin hacer grandes cambios al original, sin embargo, lo visual descolla en todo el producto, así se aleja el espectador de apreciar e interpretar los diálogos y la trama de manera profunda; impactado en la hora y media que dura el metraje, por el apoyo desmesurado de las tecnologías de animación.
    Con “La Bella y la Bestia”, en su readaptación francesa más reciente, sucedió igual; vamos a ver qué sucede con la nueva versión que pronto estrenará Disney para este 2017 o 2018, de la cual sé, que Emma Watson será la protagonista. Lo tendrá muy difícil, a modo de ver, pues la versión animada del 92 fue y sigue siendo un hito.
    En definitiva, cuál es el meollo de todo mi asunto: falta mucha originalidad en los proyectos que reencarnan historias abordadas por la literatura (en especial, la infantil) Esta nueva Amanda Seyfried encapuchada no escapa a ello, y estoy seguro (sin haber leído comentarios en IMDB) que este proyecto pasó con muchas más penas que glorias.

Dejar respuesta