La historia de una bolsa medio vacía

Ella lo sospechaba desde siempre, porque la bolsa de leche fluida de la bodega no cumplía sus espectativas. ¿Un litro? Debe ser (si acaso) un eufemismo, o quizás habían cambiado las unidades de volumen. Hasta aquel día, cuando por la agitación de la mañana llevó a su casa, equivocadamente, una bolsa sellada prácticamente vacía. Durante siete días midió el blanco líquido:

Día 1: 300ml

Día 2: 800ml

Día 3: 950ml

Día 4: 850ml

Día 5: 900ml

Día 6: 825ml

Día 7: 900ml

Rosa M. Díaz Hernández

Lic. Periodismo Graduada de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas 2012

Deja un comentario en: “La historia de una bolsa medio vacía

  • 11 agosto, 2017 en 2:58 pm
    Permalink

    Lucia: Coincido con el comentario, nunca lo he medido pero si tengo siempre dudas de que la bolsa de leche fluida contenga un litro de tan necesario liquido ¿que estarán haciendo los compañeros de calidad porque la bolsa biene sellada?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *