La guerra y la paz, según la BBC

La guerra y la paz (BBC, 2016), miniserie de seis capítulos, resulta el enésimo trasunto audiovisual del opus magno surgido de la bestial genialidad de León Tolstoi.

No habremos de caer aquí en el huero lugar común de comparar a la serie británica con la fabulosa novela-río del escritor ruso. No tiene caso. Solo valorar, per se, el esfuerzo de los ingleses por establecer una aproximación bien redondeada a su espíritu.

Críticos del Reino Unido le censuraron que no hablen en ruso y el continente demasiado sajón. Los rusos por su parte montaron en cólera debido a las -en verdad escasas- escenas de sexo, algo estúpido a estas alturas. Konsomolskia Pravda impugnó una relación incestuosa no aparecida en el clásico. No ha lugar ni para Londres ni para Moscú. Es cierto que en el empaque formal de la serie se advierte el famoso toque “british” y el punto de “qualité” de la BBC. No obstante, no es óbice, sino incluso diría que hasta elemento casi indispensable en este caso en pos de consumar tal acercamiento académico a un material literario ante el cual precisa mantenerse sumo cuidado.

En la línea de cuidado y respeto de las producciones históricas de la BBC, la mesura del creador Andrew Davies no debe interpretarse como pacatería o miedo, sino como prudencia. En realidad le va bien, adaptando cuando adapta. Las versiones televisivas de La guerra y la paz devienen tan solo proposiciones a leer esa excelsitud de la literatura publicada en 1869; imposible pedirles más. La de marras, expedita y eficaz en su gestión narrativa, es puente de aproximación al universo tolstoiano. Cumple su función, pésele a tirios y troyanos.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

6 Comentarios en “La guerra y la paz, según la BBC

  • Delvis Toledo desde Cienfuegos
    el 21 septiembre, 2017 a las 1:16 pm
    Permalink

    Me gustó mucho más la actuación de Clémence Poesy como protagonista en la versión que también se le hizo en el 2007 a esta obra de Tolstói. Si embargo, si todos nos quejamos de la ausencia del idioma ruso; imagínese, yo que ¨por oficio¨de autoflagelación me tragué aquel producto doblado al español de España. Creo que Tóstoi lo merecía, lo que no merecía ni merece es que se sigan televisando sus magnas obras desde fuera del contexto ruso y con ausencia total del lenguaje tolstoniano.

    Respuesta
    • Avatar
      el 21 septiembre, 2017 a las 1:32 pm
      Permalink

      Ostias tío, ¡joder!, de seguro la habrás pasao de puta madre.

      Respuesta
      • Julio Martínez Molina
        el 21 septiembre, 2017 a las 4:06 pm
        Permalink

        Delvis, no puedo con el español de España pero tampoco con el español neutro que nos venden para Latinoaméricana. Odio doblajes y subtítulos. Gracias por tus comentarios. En la rara ausencia de Diego, eres el principal comentarista de esta sección. Saludos.

        Respuesta
      • Julio Martínez Molina
        el 21 septiembre, 2017 a las 4:09 pm
        Permalink

        Gallego, deja la chanza anda, que España no está para jueguitos, yéndose en picada con Rajoy y negándole la independencia a Cataluña. Abrazos insulares de la Cuba de Raúl, más comunista que nunca luego del mensaje depredatoriamente imperialista del dictador Trump en la ONU.

        Respuesta
        • Avatar
          el 22 septiembre, 2017 a las 10:36 am
          Permalink

          ¡Hombre!, no lo tome a la tremenda que no es para tanto. Me dio gracia el via crucis de su fiel lector tirándose a Tolstoi a golpe de gilipolleces. Nada más, así que a Deivis, repite, que a la tercera ya estarás hablando como nojotros.
          En cuanto a la Espasña, sí que anda patas arriba esta Madre Patria nuestra, porque aquí amigo, sí que dan con la manga al codo, no importa si «socialistas» o pepecistas como el Mari-Ano. En lo tocante a este servidor, me decanto por el referendum catalán. Y también gozo mirando como les tiemblan los ‘collons’ a esta partida de mamadores del Gobierno, cagaos por la posibilidad de que la Catalonia se les salga del rejón y se arme la de San Fermín. Me placen muchísimo esos abrazos suyos desde la Cuba de Raúl, tierra comunista que no destiñe ni con Trump ni así le pongan en la presidencia a un toro de Pamplona, aún cuando sus estrechones vengan precedidos de aires de reconvención y regaño por usar una chanza. Ojalá Deivis la tome a bien. Para todos, desde Navarra, mis más sinceros afectos. A la orden, Ramón,

          Respuesta
          • Julio Martínez Molina
            el 1 octubre, 2017 a las 4:52 pm
            Permalink

            Gracias, Gallego, en este día duro para España. Saludos desde Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir