La dieta en tiempos de coronavirus

Si bien la alimentación no evita ni cura el nuevo coronavirus, según los expertos sí debemos adoptar una dieta saludable para fortalecer nuestras defensas con nutrientes básicos que, de una forma u otra, influyan en nuestro sistema inmunológico.

“Los mecanismos de defensa y de respuesta ante las infecciones, así como la capacidad de recuperación, están estrechamente relacionadas con el estado nutricional del individuo».

En consecuencia, «un patrón alimentario adecuado es fundamental para fortalecer las defensas naturales y la respuesta de nuestro organismo ante los agentes patógenos que provocan las infecciones», ha dicho la dietista-nutricionista española Alma Palau.

Por su parte, para mantener fortalecido el sistema inmune, el presidente de la Academia Española de Nutrición y Dietética, Giuseppe Russolillo, ha recordado que una dieta “equilibrada, variada y completa” es aquella en la que abundan los vegetales y las hortalizas, las frutas y las legumbres, hay presencia de cereales integrales, carnes magras, pescados, huevos y lácteos, de acuerdo con lo publicado en el sitio web La Vanguardia.

Ello se asocia a una dieta rica en verduras y hortalizas (frescas y cocinadas), frutas preferiblemente enteras, legumbres, cereales integrales y de grano entero, además de probióticos como lácteos fermentados.

“Especialmente interesantes son también los ácidos grasos Omega 3 presentes en el pescado, frutos secos o aceite de oliva virgen extra por su acción antiinflamatoria, que favorecerá una mejor respuesta inmune”, han dicho los expertos.

Además de seguir este patrón nutricional de la dieta mediterránea, Russolillo ha subrayado que el “buen funcionamiento” de las defensas también se beneficia de un horario metódico de comidas, horas suficientes de sueño y descanso, de evitar hábitos como el tabaco y alcohol, de gestionar la ansiedad y el estrés, y de realizar actividad física moderada.

Personas mayores e inmunodepresión

Las personas mayores representan un grupo de población tendente a la inmunodepresión ocasionada por varios factores, entre ellos una pérdida natural de apetito, dificultades para una ingesta correcta por el uso de prótesis o un menor poder adquisitivo.

En esos casos es recomendable que los ancianos hagan varias comidas al día y un menú con un alto potencial nutricional, cuya elaboración se adapte a las posibilidades de ingesta de cada persona. Al igual que para el resto de la población, la bebida preferente ha de ser agua y, en la medida de la posible, mantener algún tipo de actividad física adaptada.

En cualquiera de los casos, los expertos han asegurado que el consejo para personas inmunodeprimidas que quieran reforzar sus defensas a través de la nutrición, es acudir a un profesional dietista-nutricionista.

Luego, todos conconcordamos en que los alimentos no son exactamente medicinas, pero muchos de ellos tienen nutrientes básicos para mantener el organismo en buen estado. Entre otros beneficios contribuyen a mejorar la respuesta del cuerpo ante diversas dolencias actuando sobre el sistema inmunológico y haciéndolo más eficiente.

¿Qué es el microbioma intestinal?

El sistema inmune es complejo y altamente receptivo al mundo que nos rodea, por lo que no es sorprendente que muchos factores afecten su funcionamiento. Lo importante es saber que la mayoría de estos elementos no están codificados en los genes, sino que se ven influenciados por nuestro estilo de vida y entorno.

Uno de los aspectos que puedee controlar de inmediato es la salud de los billones de microbios que viven en tu intestino, conocidos colectivamente como el microbioma. Se conoce que éste desempeña un papel esencial en la respuesta inmune del cuerpo a las infecciones y en el mantenimiento de la salud en general.

Un microbioma intestinal saludable también contribuye a prevenir reacciones inmunológicas potencialmente peligrosas/ Foto: tomada de Internet

Además de ayudar en la defensa contra patógenos infecciosos como el coronavirus, un microbioma intestinal saludable también contribuye a prevenir reacciones inmunológicas potencialmente peligrosas, que dañan los pulmones y otros órganos vitales.

Luego, en vez de consumir suplementos que aseguran «estimular el sistema inmunológico» sin contar con buenas evidencias, en verdad son los alimentos que ingieres los que generan un alto impacto en el rango y tipo de microbios del intestino.

La mejor manera de aumentar esa capacidad es comiendo una amplia gama de alimentos de origen vegetal, que son ricos en fibra, y limitando los alimentos ultraprocesados, incluida la comida chatarra.

Por supuesto,  en ese sentido ayuda comer muchas frutas, verduras, nueces, semillas y granos integrales; grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra de alta calidad; y carne magra o pescado. Si te preocupa obtener productos frescos durante el autoaislamiento o la cuarentena, las hortalizas y otros especies vegetales congelados son tan saludables como sus contrapartes frescos y durarán mucho más que el período de aislamiento recomendado.

Relacionado|| Frutas, sinónimo de salud
Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir