Agenda Bicentenario: La casa del arco

2
685
Foto: cortesía de Lilo Otero y la OCCC.

El Palacio de Blanco, fuera de la capital del país, es uno de los más valioso exponentes de la arquitectura doméstica cubana del siglo XIX y una de las más bellas residencias. Su construcción fue iniciada en 1871 por el sacarócrata José Quesada, y se concluyó en 1878 por Manuel de Blanco, luego de la muerte del primero. Ubicado en un sitio cardinal de Cienfuegos hoy mantiene su majestuosidad gracias a las labores de restauración allí realizadas. La planta baja del edificio, desde su fundación, tuvo varias funciones. En un pequeño espacio se encuentra ubicada la tienda Casa Arco, recientemente intervenida también como parte de las labores de reanimación con vísperas al bicentenario de la ciudad.

Según un documento confeccionado por los directivos del propio Palacio y que recoge la historia de este, la tienda, sita en San Fernando 137, fue inaugurada en la década del 50; sin embargo, las investigaciones de Lilo Otero ubican su fundación en el año 1939 como sitio de venta de confecciones masculinas. No obstante, a partir de la década del 20 del pasado siglo, se recogen las siguientes transformaciones en la planta baja de este inmueble:

“Existieron allí el Banco Español, la Librería Cervantes, la Casa Record, un depósito de leche, una farmacia, la Casa Arco, Tienda de Tejidos La Perla, la Dirección Provincial de los CDR, la Asociación Católica Caballeros de Colón, la notaría de Federico Laredo Bru, la Filial Universitaria y más recientemente el Centro de Desarrollo Comunitario de Cultura y el Consejo de Artes Plásticas”.

Heidi López Figueroa, subgerente de Imagen y Desarrollo de la Sucursal ARTex, conversó sobre el perfeccionamiento que lidera esta casa matriz para cambiar sus marcas y logos. “Cada línea de negocios mantendrá determinados colores identificativos y slogans, así mismo para el caso de la red de tiendas. En el mes de marzo ya tuvimos el primer cambio de imagen —aunque pretendemos que no sea el último— con el trabajo en la Casa Arco”.

“La readecuación en la tienda —afirma Ricardo González, inversionista de la Sucursal ARTex— se realizó a partir del diseño aprobado por nuestra empresa, la cual abarca la imagen y el concepto de cómo queremos que sean nuestras tiendas y centros culturales. Este proyecto comprendió, prácticamente, todo el cambio de la fachada, así como el del interior del inmueble. Por ello se trabajó con las paredes, el techo, el falso techo y el mobiliario, el cual se readecuó obedeciendo al mismo cambio de imagen.

“La obra la ejecutó Corema, una cooperativa no agropecuaria de La Habana, con la cual ya habíamos hecho un trabajo previo. El valor de la construcción y el montaje excedió los 45 mil dólares, ello, junto al proyecto de imagen y al equipamiento ubicado allí, alcanzó, aproximadamente, los 60 mil dólares por concepto de ejecución y el montaje total de la obra”, informó Ricardo González.

El inversionista de ARTex opinó que el rediseño de la Casa Arco “fue novedoso, entre otros motivos, gracias a la marquesina realizada en el lugar, al adosamiento del pladur a las paredes, a la colocación del piso de cerámica y al proyecto de luces para ambientar la tienda. La fachada también se intervino pues hacía muchos años que no se restauraba. “Comenzamos resanando algunos descorches que tenía la pared, pero entonces nos dimos cuenta de que la acción debía ir más allá y tuvimos que descarnar hasta el ladrillo para sanear la pared y luego revestirla; todo respetando la arquitectura original”.

*En coautoría con Judith Pérez Rodríguez.

2 Comentarios

  1. Querida Susana, no se hace necesario que el título, estrictamente, sea idéntico al contenido. Por supuesto que la tienda se llama Casa Arco. El título puede contener ideas o no, puede ser poético o metafórico, en fin, tantas opciones que me parece un poco fuera de lugar su pregunta. En espera de que comprenda, Melissa.

Dejar respuesta