La caña santa: bendición de la naturaleza
mar. Nov 19th, 2019

La caña santa: bendición de la naturaleza

La caña santa puede encontrarse en jardines, patios y hasta en solares yermos./Foto: Tomada de Internet

La caña santa puede encontrarse en jardines, patios y hasta en solares yermos./Foto: Tomada de Internet

Desde pequeño escuché a los mayores hablar de una planta bendecida por la naturaleza. Mi abuela la empleaba para diferentes remedios o dolencias que aquejaban a los vecinos de Manacas –pequeño pueblo rural de Cuba– donde nací y crecí. Se trata de una especie vegetal con un nombre sui géneris: la caña santa.

En definitiva estamos hablando de una  hierba perenne, robusta, de hasta un metro de altura, originaria de India y otras regiones de Asia sur oriental. Es muy utilizada como planta medicinal por las propiedades curativas que posee.

Según sus defensores,  al Cymbopogon citratus, por su nombre científico, se le reconocen cualidades antihipertensivas en el sistema cardio-circulatorio, también es antiespasmódica en el sistema digestivo; antiasmática para el sistema respiratorio, y anti fúngica y antibacteriana en su aplicación sobre la piel y mucosa.

Valioso fármaco a la mano

Para bajar la presión arterial se hierve un litro de agua y cuando esté en plena ebullición se le agrega un puñado de hojas frescas y desmenuzadas de caña santa (de unos 10 a 20 gramos). Hay que dejarla en reposo de 10 a 15 minutos, se cuela pero no con un colador metálico, pues las partículas de sílice que se desprenden de las hojas pueden ser nocivas para la pared estomacal. Es aconsejable emplear un paño fino o gasa. Se puede tomar una tacita por la mañana, otra al mediodía y una por la noche, preferiblemente sin endulzar la infusión.

Los tallos y las hojas son las de mayores propiedades medicinales de la caña santa.

A nadie se le ocurre terminarse un frasco de salbutamol en dos días o tomar más ibuprofeno de la cuenta, con la falsa teoría de que “más es mejor”. Pero cuando se trata de un jarabe de orégano o de aloe, las precauciones se relajan, en muchos casos porque piensan (incorrectamente) que “natural” es sinónimo de “inofensivo”.

Por otro lado, se usa en la industria alimentaria y de perfumería: para aromatizar piensos, como fuente de citral, de utilidad en la síntesis de vitamina A y como forraje (después de destilado el aceite).

Otros usos de la caña santa

En la zona oriental del territorio cubano, el famoso pru lleva entre sus componentes un toque de caña santa. Dicha planta le proporciona un sabor peculiar a esa bebida refrescante, muy demandada, tanto por la población de las provincias de esa región, como por todo aquel que la prueba, incluyendo a los turistas de otros parajes del planeta.

Entre sus componentes figuran  el aceite esencial con alto contenido de citral (75-85 %), además de geraniol, linalol, metilheptona, citronelal, limoneno, diterpeno y otras sustancias.

El aceite de caña santa tiene múltiples aplicaciones domésticas e industrial.

Hace un tiempo, la caña santa en Cuba se localizaba, frecuentemente, en patios y jardines. Sin embargo, tras la implementación del programa de la Agricultura Urbana, es común encontrarla en organopónicos, huertos intensivos y fincas de plantas medicinales.

En nuestro país existe una demarcación destinada a ese fin que se conoce como la Finca de Enrique “El Gallego” Otero, ubicada en las estribaciones del macizo montañoso de Guamuhaya, en la provincia centro sur de la Isla, Cienfuegos. Tal denominación responde a un merecido homenaje a ese destacado serrano que consagró su vida y esfuerzos a la aplicación de la medicina natural y tradicional mediante el uso de plantas medicinales.

Para su cultivo debe tenerse en cuenta que se propaga vegetativamente por fragmentos (con parte de raíz) de la macolla o plantón. Se debe plantar directamente en el terreno a 90×30 cm.

Tolera todo tipo de suelos y no presenta grandes exigencias culturales. La primera cosecha de las hojas de caña santa puede realizarse a los 4 meses después de plantada. Para su explotación comercial, cosechas posteriores pueden realizarse cada 3 meses.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share