La calidad del médico que se forma en Cuba es incuestionable

Descalificar al personal de Salud cubano forma parte de la campaña del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, para implosionar el programa Más Médicos; un argumento insólito por su falsedad

0
231
Estudiantes de la escuela cubana de Medicina. /Foto: Yander Zamora

Las mujeres y hombres que estudian Medicina en Cuba no lo hacen, como es usual en el resto del mundo, enfocados en curar enfermedades, sino en preservar la salud de la persona, la familia, la comunidad y hasta del medio ambiente; y por eso dondequiera que llegan se ganan el respeto de la gente, por su humanismo.

Así lo enfatizó el Dr. Jorge González Pérez, director nacional de Docencia del Ministerio de Salud Pública (Minsap), durante la primera emisión del programa especial Más que Médicos, de la televisión cubana, transmitido en la noche de este miércoles.

El reconocido especialista añadió que el impacto de las misiones médicas en el exterior se debe precisamente a esa visión diferente de la atención, centrada en la prevención y no anclada en lo hospitalario; que permite descubrir problemas más generales de los lugares, como, por ejemplo, que sea la calidad del agua la que esté afectando a los habitantes.

Doctor Jorge González, director nacional de Docencia del Ministerio de Salud Pública (Minsap), de Cuba. /Foto: Tomada de Internet

González Pérez recordó que tal perspectiva responde a la concepción de Fidel sobre la Medicina; la misma que garantizó la existencia de una red de universidades accesibles a los jóvenes de toda la geografía nacional, con el mismo programa de enseñanza, iguales exámenes finales y rigor.

Esa visión explica el éxito de nuestra medicina y el reconocimiento que tiene a nivel mundial, señaló, en un escenario de malestar en la mayor de las Antillas, ante el cuestionamiento del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, a la profesionalidad de los galenos incorporados al programa Más Médicos del país sudamericano.

Bolsonaro adelantó condicionamientos y lanzó amenazas contra esos profesionales, a quienes dijo obligaría a revalidar su título y a la contratación individual, lo cual llevó al Minsap a decidir que Cuba no participará más en el programa creado en 2013 por la entonces presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Tradición de casi tres siglos

También el doctor en Ciencias Médicas Luis Alberto Pichs avaló la calidad de los galenos de la isla, quienes han dejado sus huellas de respeto, cariño y admiración en más de un centenar de países, con misiones de alta complejidad como la lucha contra el ébola en África y el cólera en Haití, y la presencia en situaciones de desastres en Pakistán, Perú, Indonesia, Venezuela y otras partes del planeta.

El rector de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana explicó que los estudiantes aquí obtienen durante seis años además de la preparación teórica, una fuerte vinculación práctica.

Doctor en Ciencias Médicas Luis Alberto Pichs, rector de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. /Foto: Tomada de Internet

Para el doctor Pichs, el trabajo en condiciones reales desde el inicio de la carrera es una garantía, sobre la base de 290 años de tradición de enseñanza médica. “Todo el Sistema Nacional de Salud es un escenario de formación. Solo en la capital están asociados al trabajo educativo 54 hospitales, 82 policlínicos, 17 centros de investigación y todas las unidades de atención primaria; y hay más de 12 mil 600 estudiantes”, comentó el Rector.

Dijo también que el aumento de la matrícula está relacionado con el desarrollo de los centros de estudio –no uno solo como existía al triunfo de la Revolución–; pero aunque todos tienen el derecho y la oportunidad de optar por Medicina, solo el 70 por cientMinisteriode quienes aspiran lo logra. Deben aprobar los exámenes de ingreso, y los territorios establecen su demanda de recursos humanos. Y luego requiere mucho sacrificio mantenerse. La mayoría solicita la carrera entre su primera y segunda opción.

¿Qué se hace en el mundo y no en Cuba?, es una pregunta que, refirió el doctor González Pérez, se hacen con frecuencia desde el Minsap, para garantizar los altos estándares de la Salud doméstica. De tal forma, en los últimos años se introdujeron 44 tecnologías que antes debían utilizarse en el exterior, como algunas asociadas a padecimientos cardiovasculares o al procedimiento de fecundación in vitro; y se convoca a los mejores expertos internacionales para capacitar al personal cuando resulta necesario.

Ese modo de actuación, donde se combinan investigación y sacrificio, en un escenario de cruento bloqueo económico, tal y como describió el experto, constituye otro de los pilares por los que Cuba tiene médicos de primer mundo vestidos de sensibilidad. (Versión resumen de Granma y Prensa Latina)

Graduación 39 de Ciencias Médicas: Profesionales desde la humildad

Dejar respuesta