La Aristoloquia y el mito del alumbramiento

0
231
La forma peculiar de la flor de esta planta recuerda una trompeta

Según una tradición muy antigua en países del viejo mundo, para favorecer el parto se usaban las hojas de una planta conocida por Aristoloquia. Precisamente, etimológicamente hablando, su nombre científico deriva de los vocablos griegos aristos, útil, y lochería, nacimiento.

Sin embargo, existen cualidades muy curiosas de esta especie perteneciente al género de las Aristolochia baetica. Por ejemplo, llama mucho la atención la morfología de sus flores de forma tubular y alargada, ligeramente curveada por la base, cuya presencia recuerda a una trompeta.

Las características descritas anteriormente responden a la función reproductiva de la planta, pues ella permite la autofecundación. Bueno precisar que la floración se da durante la mayor parte del año, desde octubre hasta mayo, básicamente a finales del otoño, el invierno y en la primavera.

El acto de fecundación resulta bien interesante. Veamos por qué. Las flores son hermafroditas, esto es, en una misma flor se encuentran presentes los órganos masculinos y femeninos, que sin embargo, en este caso, no se desarrollan al mismo tiempo.

Flor preparada para la fecundación

Cuando las moscas llegan atraídas por las sustancias aromáticas que desprenden las flores, traen consigo polen procedente de otro individuo. Debido a la suavidad de su superficie, cuando el insecto llega a esta parte de la planta, resbala hacia la base de la misma, donde se encuentran los órganos femeninos maduros, que son fecundados por el polen presente en las paticas del portador.

Una vez dentro el animalito intenta salir, pero se lo impiden una serie de pelos rígidos que hay en el interior del tubo. Cuando se forma la semilla, se desarrollan los órganos masculinos (estambres), que comienzan a producir polen, y al mismo tiempo, los pelos pierden su rigidez, por lo que la mosca puede salir impregnada de polen y lista para polinizar otro individuo.

Agregar que cada especie tiene prácticamente en la flor su huella digital, su perfil, y allí concentran la mayor cantidad de características evolutivas, probablemente debido a una selección natural determinada por los polinizadores que las visitan.

El misticismo envuelve

Alrededor de la Aristoloquia existe una aureola de misticismo y superchería. Algunos la han usado en rituales destinados a desatar las ligaduras mágicas que algunos brujos hacen para lograr la impotencia masculina, y  que los hombres no puedan realizar el acto sexual con una mujer determinada o con ninguna. Estos embrujos son muy comunes.

Según la creencia popular es muy útil hacerse una limpia de infusión de Aristoloquia antes de ir a un juez a solicitar justicia, o presentar cualquier denuncia o reclamación. También se emplea para deshacerse de los sentimientos de culpa que no dan tregua.

Conocimientos por llegar

Puede decirse que la Aristoloquia Bética ha sido una planta no estudiada aún lo suficiente. Luego, su composición resulta poco descrita y muchos de sus usos medicinales se conocen más bien por tradición, por lo que siempre es aconsejable consultar al médico antes de cualquier ingestión en cualquiera de sus formas de preparación.

Entre sus beneficios, se le atribuyen propiedades emenagogas, las que provocan la menstruación en las mujeres y ayudan a regular tanto el sangrado como el tiempo. También la farmacopea popular la recomienda como antifebril, a fin de contrarrestar todo tipo de calenturas y fiebres.

Corte de una flor

Hay quien le reconoce un ligero efecto analgésico, que puede ayudar a aliviar dolores variados. A semejanza de la valeriana, algunos coinciden en señalarle acción calmante y sedante, por eso no faltan los que la aconsejan para atacar el histerismo.

Pueden existir diferentes modos de elaboración. En infusión, por ejemplo, se prepara a partir de un trozo de la raíz que se pone a hervir en un litro de agua. Una vez frío el líquido, se filtra y está listo para beber a lo largo del día. Si se quiere puede mejorar su sabor con azúcar o miel.

A manera de cocción se toma una taza de agua hirviente y se le coloca un trozo de tallo. En esta modalidad sirve para bajar la fiebre y atenuar dolores leves. Recordar que su efecto analgésico es muy limitado. Una vez más insistir en que el suministro de cualquiera de estos brebajes debe hacerse bajo prescripción facultativa.

Ahora bien, especialistas del tema aseguran que su uso medicinal está prohibido alrededor del mundo por los daños irreversibles que genera en los riñones y el hígado de los seres humanos, debido a sus peligrosos compuestos. No obstante, a pesar de estas advertencias, la planta se sigue usando para tratar diferentes dolencias.

Otros criterios autorizados

La Familia Aristolochiaceae en general y el género Aristolochia en particular tienen un par de sustancias, los ácidos Aristolóquidos I y II, y se ha comprobado que producen alteraciones renales, carcinomas uroteliales y fibrosis renales (con necrosis y fallo renal).

Curiosamente también se ha comprobado que estas sustancias se encuentran en algunas especies de insectos que se alimentan de dichas plantas (Método de defensa de los insectos frente a predadores).

Forma curiosa

Por parte, de la medicina oriental, se han utilizado algunas especies asiáticas en preparados adelgazantes, para tratar eczemas y dolores abdominales inespecíficos. Por lo que hay que tener cuidado y no consumir preparados de en los que figuren nombres comunes chinos de “Mu tong”, “Fangji” o “Fan Ji”.

Se ha comprobado que se suelen confundir las especies a utilizar; se quiere utilizar Stephania tetrandra (con uso medicinal) y sin embargo se utiliza Aristolochia fangchi, que es nefrotóxica; pero tiene el mismo nombre común en chino que la anterior.

Dejar respuesta