Keiko Fujimori vuelve a buscar retorno al poder en Perú

La candidata presidencial peruana Keiko Fujimori intentará por tercera vez el domingo próximo volver a disfrutar de las mieles del poder que tuvo durante 10 años como hija del hoy encarcelado exgobernante Alberto Fujimori.

Antes de cumplir los 20 años entró en la actividad política tras el divorcio de sus progenitores al reemplazar a su madre como primera dama y compartir viajes y diversas actividades con su padre, hoy encarcelado por crímenes de lesa humanidad cometidos durante su decenio de gobierno.

La postulante del partido Fuerza Popular fracasó en sendas segundas vueltas, en 2011 frente al nacionalista Ollanta Humala y en 2016 ante el neoliberal Pedro Pablo Kuczynski, en este caso pese a que en la primera lo había derrotado con casi el doble de los votos de su rival.

Para llegar a la presidencia lo intentó todo, desde trocar su duro discurso neoliberal por uno más centrista y distante del estilo de mano dura de su padre hasta prometer en 2016 que, a tono con lo que reclamaba la mayoría, de ser elegida no indultará a su procreador.

En la actual campaña afirma que dará la libertad a su progenitor por consideración humanitaria y volvió a integrar a su entorno a los sectores duros del fujimorismo a los cuales había apartado, en busca de votos, en la campaña de 2016.

Hasta hace menos de dos semanas aparecía relegada en las encuestas, afectada por el estigma de la derrota y del señalamiento de ser culpable de una continua crisis política por no resignarse a su fracaso e imponer su sólida mayoría parlamentaria hasta obligar a renunciar, por un escándalo de corrupción, a Kuczynski.

El electorado fujimorista, ante la falta de éxito de Keiko Fujimori se dispersó y se sumó a las filas de los también derechistas y neoliberales Hernando de Soto y Rafael López Aliaga, pero al perder estos popularidad, parece retornar a la tres veces candidata presidencial, según analistas electorales.

En su campaña, Fujimori plantea la defensa a ultranza de la Constitución neoliberal de su padre de 1992, en especial de su capítulo económico privatizador, y busca desacreditar las propuestas de cambio que plantean la izquierda y amplios sectores sociales.

Igualmente, propugna autorizar la importación particular de vacunas contra la COVID-19 y dejar de lado las restricciones decretadas para evitar contagios, así como acentuar el favorecimiento a las empresas privadas.

(Fuente: Prensa Latina).

Artículos relacionados

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir