Juez lego: Participación ciudadana en la justicia

0
270
José Cosme Labrada Díaz, con sus 83 años ejerce como juez lego en Cienfuegos./ Foto: Dagmara Barbieri
José Cosme Labrada Díaz, con sus 83 años ejerce como juez lego en Cienfuegos./ Foto: Dagmara Barbieri

Existe una correlación semántica entre justicia y democracia, el eslabón que cohesiona tal equivalencia son los jueces no profesionales o legos, ellos “legan paz”, aporta la etimología, lo cierto es que nutren a los tribunales de vivencias cotidianas, a fin de permear de humanismo todo proceso.
Así nos cuenta José Cosme Labrada Díaz, quien ejerce ese oficio en el Tribunal Provincial Popular aquí:

“Comencé en 1998, esto tiene muchas aristas, trabajamos todas las salas: Penal, Civil y Laboral, nuestra misión es complementar desde la experiencia de la calle, el profesional tiene elementos jurídicos y preside el juicio, nosotros ofrendamos la investigación social, yo tengo 83 años, cuanto he vivido.

“Nos consultan criterios desde que acaba la vista oral, eso me agrada mucho, somos oidos en la toma de decisiones”

¿Cómo comenzó?

“Me jubilé en el año 2000, trabajaba en el sector forestal y fui propuesto dos años antes del retiro, por los Comités de Defensa de la Revolución, nunca me limitaron en el trabajo para esta tarea voluntaria”

¿Qué lo motiva?

“La necesidad de justicia y el amor a la patria, esto para mi es muy importante y lo considero muy necesario en la sociedad cubana actual”

¿Momentos difíciles?

“Que alguien a quien yo le haya juicio visite mi casa, el código de ética no lo permite y así se lo digo, pese a la contrariedad, pues esto conlleva disciplina”

La investidura de jueces legos es aprobada en Cuba por los órganos de gobierno y no es una copia de prácticas foráneas, aunque su origen data de épocas remotas de la historia universal.

Entre los anales aquí figura la ejercitación durante la etapa de la metrópolis española y se enraizó en el contexto de nuestras gestas emancipadoras, en la segunda mitad del siglo XIX.
Es la lógica del pueblo, sencilla e implacable, como la definió el comandante en jefe Fidel Castro Ruz, en su alegato “La historia me absolverá”. El argumento erigió esa exposición como documento programático, por tal razón este ocho de junio, la justicia cienfueguera rinde tributo a ese jurista mayor.

Dejar respuesta