Juegos Escolares Nacionales: El taekwondo “pateó” fuerte

0
713
Darío ganó el oro en poonsae individual, dúo y trío. /Foto: Carlos Ernesto Chaviano

El taekwondo cienfueguero resultó una de las disciplinas más destacadas en los recién finalizados Juegos Escolares, debido al enorme salto cualitativo protagonizado por sus representantes.

En 2017 los nuestros finalizaron en el octavo lugar del país, mientras los juveniles se ubicaban en la quinta plaza nacional. Los pioneriles fueron terceros y en la categoría social terminábamos décimos.

Esta vez el taekwondo desarrolló sus acciones en Santiago de Cuba, y allí los escolares de Cienfuegos cumplieron una excelente faena, pues con saldo de cinco medallas de oro, tres de plata y dos de bronce, concluyeron en el segundo puesto.

Rolando Fernández, entrenador de los pequeños, no puede esconder su satisfacción. “Es un resultado que hace años andábamos buscando y creo que lo necesitábamos, en aras de continuar fortaleciendo este deporte en la provincia y el país. La clave del éxito está en la disciplina, tanto de atletas, entrenadores, familiares y hasta de los directivos, que nos han acompañado todo el tiempo en el trabajo, que por cierto, ha sido arduo”.

Por su parte, Néstor Pérez, adiestrador de los juveniles, considera que “la actuación nos levanta emocionalmente, y nos compromete a seguir trabajando cada día más, a la vez que demuestra la necesidad de reforzar el trabajo en la base, para asegurar mayor calidad en nuestra matrícula”.

María Karla Rodríguez, medallista de plata, confiesa que “esperábamos ese resultado, debido a la gran preparación que realizamos durante todo el año. Pienso que podíamos incluso terminar en el primer sitio, pero estoy muy contenta con lo alcanzado”.

Darío Navarro resultó la figura indiscutible de esta disciplina, al agenciarse tres cetros en la modalidad de poomsae y ganar la condición de Mejor Atleta en los Deportes de Combate.

“Representa algo bien grande, no solo para mí, sino para todos mis compañeros de equipo. Fue algo satisfactorio, no tengo palabras, es sentirme cerca de la cima. He dedicado mucho tiempo a la preparación y aquí está el fruto”.

Por su parte, los juveniles descendían a la séptima plaza, tras su cosecha de un título, par de preseas plateadas y tres metales de bronce.

“Nuestro pronóstico era ubicarnos entre el seis y el ocho y terminamos en el siete. Además, también cumplimos la meta en la cantidad de medallas. No obstante, tuvimos algunos problemas técnico-tácticos que debemos superar y

algunas figuras pudieron dar más. Eso conllevará a los análisis pertinentes”, explica Néstor, quien agrega que “nos golpeó el arbitraje, sobre todo porque es inaudito que en este tipo de eventos nos utilizaron el video replay, algo imprescindible para asegurar la mayor justicia posible. A la postre, puede decidir el resultado de los combates y, por ende, el resultado de las provincias”.

Al respecto, Rolando afirma que “la categoría juvenil atravesó por un proceso de lesiones y otros obstáculos que limitaron el resultado, pero los muchachos se crecieron y demostraron las tremendas condiciones que poseen”.

Durante años el taekwondo cienfueguero se ha esforzado por retornar a la élite de la disciplina, y aun carga con lastres que dificultan el perfeccionamiento del trabajo.

“Hemos tenido dificultades con la fuerza técnica. Hoy contamos en la provincia con apenas once entrenadores, diseminados en seis municipios”, nos dice Efrén Álvarez, comisionado de la disciplina.

Néstor agrega que “tenemos que mejorar en la relación talla-peso, y tratar de eliminar el déficit actual en el sexo femenino, donde escasean atletas con buen somatotipo”.

Mientras, Rolando exhorta a “lograr una masividad total, que crezcan las áreas de taekwondo, para incentivar a los más pequeños a acercarse. Que no lo vean como algo agresivo, sino educativo. Creo que todos tenemos la tarea de aportar, para que se mantenga la buena salud de este deporte”.

Luego del alentador resultado, lógicamente crecen las metas y aspiraciones.

“Incrementar la promoción de atletas a los centros nacionales”, apunta el comisionado. “Llegar al equipo nacional y representar a Cuba en eventos de primer nivel”, es el deseo de Darío. “Seguir luchando para el próximo año mantener o superar este resultado y volver a estar entre los tres mejores del país”, son los sueños de Néstor.

Dejar respuesta