Júbilo popular ante visita de Díaz-Canel a Cienfuegos (+Fotos)

Los vecinos lo esperaban desde temprano, observando los accesos al pueblo con ansiedad. A algún lugareño hasta le costó agarrar el sueño la noche anterior, porque la visita de Miguel Díaz-Canel a La Parra era un suceso que sus moradores aguardaban como un regalo extraordinario.

Apenas la comitiva encabezada por el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República alcanzó el parque donde estaba reunida la multitud, el entusiasmo fue difícil de frenar. Lágrimas, palabras entrecortadas y vivas a la Revolución, Fidel, Raúl y al propio mandatario –con el apellido achicado a Canel en los vítores-  junto al grito heroico de Patria o Muerte se sucedieron, de forma solo interrumpida por las palabras del mandatario a la población.

El Jefe de Estado, en bello y espontáneo diálogo con el pueblo, explicó que esta primera parte de su recorrido por el municipio de Cumanayagua forma parte de sus visitas a lugares comprendidos dentro del programa de transformación de comunidades y barrios.

«A partir de las necesidades y motivaciones que tienen ustedes como moradores podemos transformar lo que se nos ha acumulado como problema, las heridas que tenemos en cada comunidad y todos los asuntos pendientes que no habíamos podido atender en los últimos años debido a la difícil situación atravesada por el país», les compartió.

Consideró que «lo peor es no hacer nada; por poco recurso que haya, siempre se le puede arrancar un pedacito a cada problema».

En tal sentido, exhortó a lograr «que los mecanismos de representación del pueblo funcionen. Por lo tanto, todo cuanto vaya a ejecutarse debe partir de diagnósticos hechos por los vecinos, quienes precisan decidir cuáles son los problemas a priorizar en la solución».

Para apoyar las transformaciones, se han ubicado empresas estatales; mas estas no vienen a intervenir, sino a apoyar para impulsar y así entre todos vamos trabajando, complementó.

Señaló el Presidente que el elemento del control popular es importante, velar porque lo que se vaya haciendo quede bien y así devolverle a cada comunidad su esplendor.

Vamos a ganar conciencia de que no debemos dejar acumular los problemas y que siempre hay que estar trabajando. Entonces podremos llegar al momento cuando comencemos a hacer cosas nuevas; por ejemplo determinados servicios inexistentes, viviendas… Pero debe ser un trabajo mancomunado, reiteró.

Manifestó su confianza de que a través de la unidad en la consecución de los objetivos saldremos adelante, a pesar de cualquier dificultad y del bloqueo

En una zona eminentemente agrícola, el mandatario exhortó a que «se produzca y bajen los precios, los cuales han subido mucho en los últimos tiempos. Yo creo que hay que hablar con los productores, explicarle la situación. Los precios suben y sin embargo las escuelas no las cobramos, la salud pública no las cobramos. Entonces, entre todos tenemos que aportarnos los unos a los otros para que la vida sea mejor».

Díaz-Canel interactuó con la población y varias personas le manifestaron la satisfacción general de los lugareños por las mejoras en curso.

Durante la conversación con el pueblo, un morador expresó su preocupación por el estado de los viales de acceso a la comunidad y otro vecino consideró que aún es limitado el transporte, pues la guagua entra solo una vez al día a la localidad cumanayagüense.

Díaz-Canel recabó el empleo óptimo del espacio de las asambleas de rendición de cuenta para plantear tales u otros problemas, varios de los cuales tendrán solución, dijo, como muchos la han tenido ya en esta comunidad surgida en 1973 gracias a una idea de Fidel.

Solo cuatro años antes, la loma donde ahora residen más de un centenar de familias era un monte que a nadie se le hubiera ocurrido transformar, hasta que en 1969 tuvo lugar la visita del Comandante en Jefe.

Al observar el valle, él valoró las potencialidades que tenía para el desarrollo del plan lechero del Escambray y la posibilidad de convertir el río existente en una gran presa. Fue cuando también propuso erigir este asentamiento para familias de agricultores y ganaderos.

Los ocho edificios del poblado, cada uno de 24 apartamentos, que suman 192 viviendas, recibieron un mantenimiento integral (pintura, techos, carpintería…), como parte de la reanimación de la comunidad.

La transformación del poblado abarcó, además, la rehabilitación de las calles interiores, el consultorio médico y la infraestructura general de servicios. Resultaron reparados la escuela, el círculo y la bodega.

Díaz-Canel visitó varios de estos sitios y, asimismo, la elevación donde erigen un emplazamiento escultórico liderado por el artista plástico Juan García Cruz, el cual evocará la proyección de Fidel con La Parra.

CÍTRICOS ARIMAO, PROYECTO DE VICTORIA Y DE RESISTENCIA

El segundo momento de la visita a Cumanayagua ocurrió en el polo agrícola Cítricos Arimao, importante enclave productivo en franco desarrollo, el cual debe alcanzar en un plazo próximo las 2 000 hectáreas de cultivos varios para la alimentación del pueblo.

Díaz-Canel ponderó los avances en este bastión del municipio de Cumanayagua; al tiempo que resaltó cómo está de sembrado el enclave agrícola, una iniciativa surgida y desarrollada desde hace tres años en las circunstancias más difíciles de pandemia de la COVID-19 y de recrudecimiento del bloqueo económico del gobierno  norteamericano a Cuba.

Calificó al polo como un proyecto de victoria, de resistencia, porque han sembrado todas las áreas, con cultivos  intercalados, incluso con muchas áreas de secano,  con producciones escalonadas para poder cosechar todos los meses.

«Ustedes llegaron a este buen nivel de producciones; ahora solo le resta consolidar esos conceptos de agricultura sostenible, de rotar cultivos, sellar áreas  y generalizar esas experiencias entre todos los productores. Tienen que instrumentar todos estas medidas y consolidarlo todo», subrayó el visitante.

El ingeniero  Raudel Rubio, director de Cítricos Arimao, explicó cómo ante la afectación de los virus al cítrico la empresa se ha diversificado con la siembra de plátano, yuca, calabaza, boniato y frutales, entre otros renglones.

Informó que ya cuentan con más de 1 000 hectáreas plantadas y seguirán desbrozando áreas para incrementar la producción de alimentos  destinados al municipio de Cumanayagua, Cienfuegos y la capital de la República.

Con el objeto de cerrar ciclos productivos, instalan aquí una minindustria que procesará los excedentes de cosecha y diversificarán  sus renglones.

Cítrico Arimao cuenta además con una finca de semilla certificada para garantizar sus plantaciones y ha logrado exportar carbón, ají picante y mango.

A lo largo del recorrido el mandatario cubano estuvo acompañado por el miembro del Buró Político y Secretario de Organización y Política de Cuadros del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Roberto Morales Ojeda; así como por el viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández; el coordinador nacional de los Comités de Defensa de la Revolución y Héroe de la República de Cuba, Gerardo Hernández Nordelo; la miembro del Comité Central y primera secretaria del Partido en la provincia, Marydé Fernández López; y el Gobernador de Cienfuegos, Alexandre Corona Quintero.

Artículos relacionados

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir