Juan Padrón, una charla en cubano sobre vampiros y mambises (+Video)

 Por Charly Morales Valido (*)

La noticia de la muerte de Juan Padrón (1947-2020) nos ha caído como un mazazo a generaciones de cubanos cuya educación sentimental es deudora de este genio ocurrente y creador, prolífico y jocoso.

Sus personajes, filmes e historietas nos acompañan a muchos desde que nacimos, al punto que expresiones acuñadas en la obra de Padrón son parte fluida e integrada del habla popular cubana, amén de que sus propuestas nunca decepcionaron.

Mi amistad con su hija Silvia fue un salvoconducto para abordarlo par de veces como periodista, pero también para conocer a quien, sin exagerar, es un personaje imprescindible en la historia de Cuba.

Creo que Padrón se merece que lo recordemos con esa alegría que su mostacho quizás enmascaraba, pero que su mirada no lograba ocultar.

Juan Padrón, padre de nuestro amado Elpidio Valdés, genio y figura del mambisado cubano en un animado tan auténtico que se nos hizo real, como escribió en Twitter el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel.
Juan Padrón, padre de nuestro amado Elpidio Valdés, genio y figura del mambisado cubano en un animado tan auténtico que se nos hizo real, como escribió en Twitter el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

Como un modesto homenaje, reproduzco a continuación una entrevista inédita que le hice en diciembre de 2013, mientras La Habana vivía otro invierno sin frío pero abundante cine latinoamericano.

En el Hotel Nacional, Padrón presentaba la segunda parte de la saga novelada de Vampiros en La Habana, una película de culto que uno puede ver una y otra vez, incluso recitando sus parlamentos, y nunca aburre.

Después que fue felicitado, que firmó libros y que logró sentarse, me dedicó unos minutos y empecé preguntándole si algún día tendríamos una tercera parte fílmica de los Vampiros.

Juan Padrón: Estuve un tiempo alejado del dibujo y la animación, pero para el próximo año vengo con ganas, y ya tengo la idea para la tercera película de Vampiros. Será algo que ya escribí en la primera novela, el principio de todo, cómo se formó la Capa Nostra de Chicago, el Grupo Vampiro, los primeros experimentos del tío Werner von Drácula, primero con el perro Adolf y luego con Pepito.

¿Cómo surgieron los vampiros?

«Los vampiros nacieron en un suplemento humorístico de Juventud Rebelde, que se llamaba El Sable. Eran estampas sobre la vida cotidiana de un vampiro que no asustaba, más bien resultaba simpático un personaje así, todo lúgubre con su capa y su onda transilvana metido en el ambiente de los cubanos. Ahí comencé a fabular, a desarrollar historias, y así vino Vampiros en La Habana».

Eres también muy famoso por tu personaje de Elpidio Valdés, un mambí que ‘nació’ en una historieta sobre samurai, Kashibashi ¿Por qué nunca esas historias han sido reeditadas o publicadas en un libro?

«Bueno, ese es uno de mis proyectos futuros, publicar las tres primeras historietas de Elpidio, contra los ninjas, en el planeta Zeltnik, etc. Sería algo así como un volumen ‘Todo Padrón’, que rescate aquellos trabajos que no se han visto jamás, como el personaje de Delfín, casi desconocido, Tapok el cavernícola, o Zip Xerep, un héroe del siglo XXIII».

¿Y Elpidio Valdés?

«Claro, y Elpidio Valdés. A Elpidio quiero dedicarme un poco más, establecer un patrón para que no se desdibuje más y que lo pueda hacer otra persona sin cambiar su estilo. Además, quiero filmar con mi hijo Ian una película de Elpidio con actores reales. No como Asterix, que es un dibujo animado en vivo, sino una película histórica concebida como tal».

Fotograma del clip Homenaje a Juan Padrón.
Fotograma del clip Homenaje a Juan Padrón.

Al principio los animados de Elpidio eran hiperbólicos: él podía salir de un cubo de agua, batear una bala de cañón o sacar una yegua traductora. Sin embargo, la serie comenzó a ser menos fantasiosa, y perdió esa gracia. ¿Por qué?

«Porque cambió su propósito. Al principio las aventuras de Elpidio eran una descarga, pero luego quise que sirvieran para acercar a los niños a la realidad del mambí. Eso entrañó una investigación profunda -plasmada en El libro del mambí– para recrear con rigor qué fue el Ejército Libertador, y ya el absurdo no tenía sentido».

Al recibir el Coral de Honor mencionaste a dibujantes que te inspiraron y ayudaron, como Tulio Raggi o Virgilio Martínez. Pero una fuerza de tu cine son los diálogos, muy cubanos, y con voces peculiares.

«He tenido la suerte de trabajar con gente muy versátil y talentosa, como Frank y Tony González, Manuel Marín, Irela Bravo. Recuerdo cuando estaba en España grabando las voces de Más se perdió en Cuba, los productores españoles me dijeron que se necesitaba un actor para cada personaje, y les respondí que en Cuba tenía gente capaz de hacer ocho e incluso doce personajes si hiciera falta. Deben ser millonarios, me dijeron allá».

Háblanos del erotismo en tu obra

«En la exposición, además de mis cuadros, se está proyectando por primera vez mi serie Erotix. Todo comenzó en Europa, cuando me mostraron unos cortos franceses de Canal Plus, y yo dije ‘Ah, eso yo lo hago mejor’. Hice tres y me encargaron entonces la serie, con mucho énfasis en el humor. ¿Quién dice que no se puede reír en el sexo? Cuando el esquimal va a acostarse con su mujer dice ‘vamos a reír'».

Por último. ¿Qué representó el Coral de Honor?

«Un estímulo muy grande. Pensé en 50 años atrás, en la gente que con mucha paciencia me enseñó a contar historias y a dibujar. Mencioné al catalán Juan José López, el australiano Harry Reeve, a Virgilio y Tulio. En parte soy lo que soy gracias a ellos. Por lo demás, en 2014 quiero volver a hacer historietas y dibujos animados».

(*) El autor es corresponsal jefe de Prensa Latina en El Salvador.

Prensa Latina

Prensa Latina

Agencia de noticias fundada el 16 de junio de 1959 en La Habana, Cuba, por el Comandante Ernesto 'Che' Guevara. Primer proyecto comunicacional latinoamericano de alcance internacional con una visión alternativa de la realidad regional frente a los medios hegemónicos mundiales.

Un Comentario en “Juan Padrón, una charla en cubano sobre vampiros y mambises (+Video)

  • Avatar
    el 25 marzo, 2020 a las 3:40 pm
    Permalink

    Si es una lamentable pérdida,de ese gran personaje q nos brindó por muchos años entretenimientos muy agradable como los q menciono ahora,entre ellos el más popular el Pidio Valdés,q como todos conocemos nos dio muchas hemosiones y alegría,entre otros se encuentran también vampiros en la Habana,entre otros mas.Se fue un gran director de animados,pero se queda su buen trabajo por el trabajo en animados,siempre se recordará y aún q pasen los años se seguirá viendo los animados q para los niños el dejo.mis más sentidos pésame.No seras olvidado ni ahora,ni nuncaaaa.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir