Juan Garay Amores: “Los europeos queremos estar hermanados con Cuba”

Para el Dr. C. Juan Garay Amores, ministro consejero y jefe de Cooperación de la Delegación de la Unión Europea (UE) en Cuba, la ciudad de Cienfuegos nació para engendrar. Así declaró a la prensa durante la más reciente de sus visitas, ocasión en la que exaltó los valores del territorio para convertirse en referencia de creatividad e innovación dentro del país y el área del Caribe.

“Está en una posición en el tiempo y en la historia como para modelar un ejemplo de conexión de las actividades de la economía (agrícola, industrial y turística) en vínculo con el arte. Es hacer que este invada todos los ámbitos y mejore los aspectos económicos, de modo que beneficie a muchas personas, les ayude a tener un sustento y a cumplir sus roles sociales.

“La meta —dijo— es contribuir a más conocimiento mutuo y cohesión para que la sociedad logre proyectarse a los desafíos del futuro. A través del arte se desnudan las almas y resulta posible, al margen de códigos y fronteras, descubrir retos compartidos. En el actual momento histórico de la humanidad, el de mayor importancia es el cambio climático, y convenimos en la urgencia de inspirar valores que hasta ahora no han sido los dominantes”.

Hoy la UE financia en Cuba unos 70 proyectos de colaboración internacional, por un monto superior a los 140 millones de euros. La soberanía alimentaria y energética son temas claves dentro de los programas que impulsa y, en concordancia con el gobierno cubano, una buena parte del dinero va dirigido a estas áreas de máxima prioridad.

De acuerdo con el máximo representante de la comunidad europea en la Mayor de las Antillas, estos no son fondos que puedan cambiar un país, pero sí contribuyen a innovar. “La UE —apuntó— ha pasado página a una época en que le dio la espalda a Cuba y nos encontramos en un momento de total diálogo, construcción y colaboración. Hemos triplicado nuestra cooperación en los últimos tres años, con la participación comunitaria de todos los actores: estatales, no estatales, académicos, científicos, intelectuales. Esa constituye la base de lo que más apreciamos.

“El proyecto Trazos Libres: la contribución de la cultura y la tradición para el desarrollo socioeconómico de la comunidad —recién presentado en Cienfuegos— es un ejemplo de lo que podemos hacer. Otra manera fluye a través de las universidades, con iniciativas de intercambio para estudiantes y profesores, apoyo a la investigación científica y a los programas de doctorados.

“También entregamos dinero a los bancos de desarrollo para que financien grandes proyectos, como el vinculado al desarrollo territorial de Cienfuegos. Incluso, nosotros ayudamos a realizar los complejos estudios de factibilidad y aportamos luego otros fondos para que el anticipo sea más asequible, con menos intereses, expertos en la dirección del préstamo y subvenciones no reembolsables. Además, ahora mismo evaluamos nuevas garantías bancarias que animen a otro número creciente de empresas a invertir en la nación”, afirmó.

Para Garay Amores, tal es la esencia de la cooperación europea: conectar con la expresión más libre del alma por medio de la identidad común, el mestizaje cultural, la fertilización cruzada con otras realidades. “Si uno elige diez países en el mundo que fascinan a los europeos, casi seguro uno es Cuba. Entonces —sostuvo—, queremos estar hermanados con los cubanos. Y, la verdad, tenemos cooperación para tres o cuatro siglos, y sueños para mucho más”.

Lea además 
Roberto Alfonso Lara

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir