José Sanjurjo Gómez: la renuncia a un sueño en función de la Revolución

1
302
Sanjurjo Gómez dejó atrás sus sueños y se comprometió con la Revolución y Fidel Castro hasta su triunfo. /Foto: Internet

Lo recordamos en el día de su nacimiento, porque “Pepe” Sanjurjo Gómez nació en Cienfuegos, el 22 de julio de 1905, y aquí hizo renuncia a su gloria deportiva para entregarse a la lucha por su pueblo trabajador.

Él fue fundador y campeón en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y cuando fue elegido secretario general del Partido Socialista Popular en la región de Cienfuegos no lo dudó ni un momento, y en sublime sacrificio abandonó su palmarés deportivo para poder entregarse a tiempo completo a la enseñanza y la ayuda de los trabajadores cienfuegueros y cubanos, y a la lucha contra sus enemigos de clase.

Fue un sacrificio semejante al de Rubén Martínez Villena, que renunció a sus versos, a la poesía, cuando tuvo necesidad de elegir lo mejor para su pueblo humilde.

El fue el primer medallista cubano, de oro, en salto con pértiga, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y fue campeón regional en esa disciplina, y además, fue medallista en jabalina y en carrera de 110 metros con vallas. Todo un deportista con porvenir.

José Sanjurjo Gómez es poco conocido, y sin embargo tuvo influencia excepcional en la formación del proletariado sureño, en la creación de la unidad indestructible entre la clase obrera y los estudiantes, y en la influencia en la formación marxista de otro intelectual cienfueguero brillante, Carlos Rafael Rodríguez. A todo renunció para entregarse a la formación de la ideología del proletariado como dirigente regional del primer Partido Comunista de Cuba, que en un momento se denominó Partido Socialista Popular. Fue un desprendimiento personal enorme de algo muy querido y significativo en su vida personal.

¡Y en qué momento tuvo esa entrega!, precisamente cuando se acentuaba la lucha contra el tirano Gerardo Machado. Y por si fuera poco, volvió a luchar contra un segundo tirano, Fulgencio Batista, con todo lo que tiene de peligros y de renuncias al bienestar y la seguridad, pero siempre por el placer de defender al pueblo trabajador y humilde.

“Pepe” Sanjurjo recibió como regalo, cuando era deportista, en su plena juventud, los tomos de El Capital de Carlos Marx y Federico Engels, y a partir de su lectura se apasionó tanto con las ideas que encontró desarrolladas allí, que buscó más libros sobre la ciencia marxista-leninista e ingresó en el Partido Comunista de Cuba. Durante la lucha contra Machado permaneció preso en las mazmorras de La Cabaña, en el Castillo del Príncipe, y en el Presidio Modelo de la entonces Isla de Pinos. Allí entabló honda amistad con Pablo de la Torriente Brau, con Raúl Roa García y con otros preclaros revolucionarios cubanos.

En la lucha contra Machado, en los años 30, Sanjurjo creó el famoso sóviet (gobierno local popular) del central Hormiguero, hoy  Espartaco, y otros de la región. Y el único sóviet creado en una industria no azucarera en la Isla, el de la henequenera de Juraguá.  Por esos años tomó por las armas la jefatura policial de San Fernando de Camarones para apoyar una huelga azucarera en esa zona.

A la caída del tirano Machado fundó en el local del Frontón donde se jugaba jai alay, en Cienfuegos, un centro de educación obrera para crear cuadros bien preparados culturalmente, y para organizar sindicalmente al proletariado, que fue cerrado por Batista poco después. Resultan proezas, en medio de aquella lucha enconada que expresan su combatividad, creatividad y correcta dirección de masas.  La unidad que Sanjurjo, junto con Carlos Rafael Rodríguez, entonces un joven dirigente del estudiantado secundario sureño, forjaron en nuestra ciudad, entre el proletariado y los estudiantes, sirvió para las victorias y educación de masas que desarrollaron las más notables huelgas generales que paralizaron la ciudad en múltiples ocasiones y alcanzaron victorias nunca antes logradas, que mejoraron la situación de los humildes en el territorio. Estos son hechos notables que no han tenido la necesaria divulgación y esclarecimiento.

Sanjurjo fue elegido Concejal del Ayuntamiento cienfueguero y permaneció en la lucha política en ese entorno hasta el golpe de Estado de Batista en 1952 cuando se negó a firmar los llamados Estatutos Constitucionales y fue expulsado del Consistorio municipal (Ayuntamiento). Entonces combate a Batista desde la clandestinidad y desempeña tareas del Partido en la provincia de Las Villas e incluso va a Realengo 18, en el 0riente cubano a cumplir una misión encomendada por Carlos Rafael Rodríguez que se encuentra ya en la dirección nacional del Partido Socialista Popular.

Los sueños de José Sanjurjo se hacen realidad con el triunfo de la Revolución cubana en 1959, por su contribución e implicación en el triunfo. Fue fundador del Ministerio del Interior, estudió Licenciatura en Historia, fue Jefe de Operaciones Especiales del MININT y estuvo en la Dirección Nacional de Prisiones, hasta su muerte, en 1978, a los 73 años de su fructífera y hermosa vida ejemplar, a quien los cienfuegueros debemos reconocimiento.

1 Comentario

  1. Excelente artículo.
    POr mis estudios de postgrado he trabajado la figura de Pepe Sanjurjo y en verdad es un héroe prácticamente desconocido.
    Aunque tengo 32 años pude conocer a la hermana de Sanjurjo, ella se llamaba María Victoria Sanjurjo Gómez, otra heroina desconocida de la talla de los grandes…

Dejar respuesta