José González Guerra: General cienfueguero

1
501
Brigadier José González Guerra./Foto: Juventud Rebelde

Recordamos en este día la muerte, en 1875, del General del Ejército Libertador, nacido en Cienfuegos, José González Guerra quien se convirtió en uno de los más destacados combatientes sureños de la Guerra de los Diez Años y nunca dejó de causar asombro por sus hechos relevantes.

De origen humilde, fue en su juventud portero de una valla de gallos, ayudante de farmacéuticos, vendedor de agua potable que llevaba envases con el preciado líquido en un carretón, como ayudante de su padre, y desempeñó otras muchas tareas laboriosas. Siempre sobresalió por su amor patrio, su sentido de la disciplina y sus dotes de mando y ascendió rápidamente en el Ejército Libertador al que se incorporó de extraña manera.

Muchos se cuestionaron que un joven de esas cualidades y sentido patriótico se incorporara a las fuerzas de Bomberos Voluntarios españoles. Pero las dudas quedaron disipadas cuando se presentó en la cita de los patriotas villareños el 7 de febrero de 1869, llevando consigo y dirigiéndolos, a un grupo de jóvenes cubanos, Bomberos de ese cuerpo voluntario español, subalternos suyos allí, bien armados y disciplinados. Había ingresado en ese cuerpo para poder atraer a simpatizantes para la causa libertaria mambisa, después de apropiarse de conocimientos necesarios para librar batallas contra los colonialistas hispanos y traer consigo buenas armas para combatir con ellas a los enemigos de la libertad cubana. Con esos hombres y otros que se le sumaron, José González Guerra operó durante dos años por zonas de Cienfuegos y obtuvo resonantes victorias.

Cuando se agudizó la crisis de armas en Las Villas, González Guerra pasó a Camagüey y pronto se distinguió al lado de Ignacio Agramonte que lo ascendió. También Máximo Gómez aquilató los méritos del cienfueguero, y cuando dividió su columna, el Generalísimo tomó una a su mando, y la otra se la encomendó al bravo combatiente sureño, en entrañable prueba de confianza. El Generalísimo hizo permanecer a González Guerra a su lado en los principales combates de la Guerra de los Diez Años, y cuando decide invadir Las Villas, el sureño será uno de sus pilares en la audaz empresa militar. Le ordena que invada su zona natal y aquí volverá a distinguirse hasta que ocurra su muerte. Pero antes el ya General cienfueguero llega con sus fuerzas a territorio matancero: Colón, Cárdenas, Alacranes… y llena de temor a los españoles que ven cómo la guerra se va acercando a La Habana.

El primero de febrero de 1875 las fuerzas del General sureño González Guerra están en Potrero Quiñones, un lugar cercano a Manaquitas, San Fernando de Camarones. Los mambises están bañándose desnudos y bañando a sus cabalgaduras en un arroyo y en ese preciso momento una fuerza enemiga los ataca de improviso. Pero ni bañándose los combatientes cubanos se apartan mucho de sus machetes y al instante González Guerra les ordena montar en sus bestias, desnudos como están, al pelo, o sea, sin monturas, y atacar al enemigo con sus filosas armas. Sorprenden a la tropa española con esa repentina arremetida violenta y en feroz y fulminante contra-ataque le causan 200 bajas al asombrado grupo español. Resultan con su jefe, los Héroes de Manaquitas.

El 10 de febrero, en una acción sin importancia, González Guerra recibe una pequeña herida en un dedo de una mano. Sin hacerle caso continuó su campaña relámpago por la región sureña, pero a los pocos días comenzó a sentirse mal. A fines de febrero ya no podía moverse. Por la pequeña herida de su mano penetró el tétanos mortal y en medio de terribles convulsiones, falleció el último día de febrero de 1875, rodeado de sus hombres que lo admiraban y querían. Aún le debemos a González Guerra su parque y escultura, como se la debemos al General Antonio, pero se le hará cuando existan las posibilidades. Nadie lo duda. Amor no nos falta.

1 Comentario

  1. Gracias Andrés por este corto pero interesante reportaje, desconocía de los días finales de este valeroso mambí. Tuve la suerte en la vida, por razones de estudio, de ver la maqueta de la escultura del general José González Guerra (creada por el escultor cienfueguero “Juanito” en aquel entonces profesor de la escuela de Arte Elemental de Cienfuegos) que mostraba un hombre desnudo cabalgando en gesto de combate, cursaba yo secundaria básica (años 1988-1991) y cuyo final era hacerla a gran escala y que coronara un parque a la entrada de la ciudad de cienfuegos que se construiría en su memoria.
    No hace ya tantos años, ví en este mismo periódico el proyecto 3D del parque, donde por cierto no identifiqué nunca aquella escultura que si mal no recuerdo habia salido ganadora de un concurso convocado para homenajear al cienfueguerísimo mambí.
    Al parque de marras lo ubicaban en la banda izquierda de la “doble via” de entrada de la ciudad, donde al parecer lo más complejo de realizar era un trabajo de canalización similar al hecho en los terrenos de la actual plaza polivalente de la ciudad. Esa zona por cierto muestra una cara bien fea de nuestra incuestionablemente linda ciudad. Los trabajos se comenzaron y…..
    Temo mi querido andrés que si no nos apuramos ni Ud, ni juanito, ni yo veremos el parque construido pues mire ud desde cuando le vengo siguiendo la pista a ese parque!

Dejar respuesta