José Antonio Echeverría: Heraldo de victoria

El 16 de julio de 1932 nació en Cárdenas, Matanzas, José Antonio Echeverría Bianchi, el protagonista de los sucesos del 13 de marzo de 1957. Como estudiante de Arquitectura era líder de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y hoy sus ideas cristalizan en la organización que lideró desde el Directorio Revolucionario, la cual en la actualidad es resorte principal del país en el enfrentamiento a la covid-19 y en el desarrollo de diversas tareas sociales que corren a su responsabilidad.

El aviso de Fructuoso Rodríguez de que la alocución de Radio Reloj había sido interrumpida, no pudo truncar su hazaña. Aquel mediodía del 13 de marzo de 1957 las balas levantaron para siempre la insurrección en las calles de la capital, y al intrépido líder José Antonio Echeverría se debió el apoyo a la lucha de la Sierra. Sus últimas palabras informaron al pueblo de la audaz acción.

Mientras su caída, junto a más de veinte jóvenes, era el preludio del paso a la eternidad, los estertores del monstruo presagiaban el fin de la ancestral ignominia.

José Antonio fue fundador, con otros compañeros, del Directorio Revolucionario, y se convirtió en el brazo derecho de la FEU. Suscribió con Fidel la Carta de México. Fue detenido, golpeado y encarcelado en varias oportunidades.

José Antonio está siempre; cada día comprobamos que el anuncio de Fructuoso fue solo un fugaz infortunio. Sacar del aire a “Manzanita” no logró cercenar la victoria, pues ahora fulgura en la organización que lideró, en los miles de jóvenes que hacen suyas sus ideas y su ejemplo. Este 2020 el quehacer estudiantil de la FEU patentiza durante el combate a la covid-19 y otras tareas, que cristalizó su ideal de justicia social.

Imponderables trascendieron aquellas palabras inconclusas, pero imperecederas, que más allá del éter perpetúan su voz, como símbolo del paradigma, del dirigente devenido combatiente que un día desafió la historia. 

Dagmara Barbieri López

Dagmara Barbieri López

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir