Joan Manuel Serrat: trovador barcelonista

1
999
Foto: / Internet
Foto:/ Internet

Mi Primo El Nano, así se llama la canción que dedicó Joaquín Sabina a Joan Manuel Serrat: (…) saca, cuando menos te lo esperas, /palomas de la paz de su chistera/ Y cuando canta, le tiembla el corazón en la garganta. / (…) Y cuando gana el Barza cree que hay dios y es azulgrana. / (…) Ese alquimista de las emociones/ que cura las heridas con canciones. Y tal vez nadie pudiera definir mejor que Sabina a este gigante de la canción, a este compositor catalán que constituyó la banda sonora de la vida de muchos cubanos.

Cuántos no conocieron los versos de Antonio Machado: Caminante no hay camino, a través de los acordes de Serrat, quien entonó las letras de tantos otros bardos como Miguel Hernández e, incluso, se acercó al continente latinoamericano con el disco El sur también existe. En dicha producción, Joan Manuel musicalizó una selección de poemas de Mario Benedetti, entre los cuales se encuentran: Defensa de la alegría y Una mujer desnuda y en lo oscuro.

Como un ladrón acechan detrás de la puerta/ Te tienen tan a su merced como hojas muertas/ Que el viento arrastra allá o aquí/ Que te sonríen, tristes y/ Nos hacen que lloremos cuando nadie nos vea; de esta manera el Nano describió las pequeñas cosas de la vida en una de sus canciones, dando cuenta de por qué ha sido galardonado con varios doctorados Honoris Causa por diferentes universidades del mundo, debido a sus aportes a la música y la literatura españolas.

“Yo me dejo llevar mucho. No estudio demasiado técnicamente la correspondencia que puede haber entre la letra y la música. Me llevo por un instinto que no es bueno, pero tampoco es malo. El camino puede ser cualquiera, creo que hay artistas que han usado todo tipo de mecanismos, lo que importa es que el resultado final pueda conmover al autor”, comentó en entrevista al conductor Gonzalo Rozín.

En esa ocasión, Serrat narró uno de los peores momentos que pasó en un escenario: “Fue un día que desgraciadamente hubo un cambio de temperatura. Me dio un golpe de frío y una pequeña fractura en una cuerda vocal. Empecé a cantar y a la tercera canción me quede absolutamente mudo, entonces le expliqué a la gente que no podía seguir y que se retiraran. Obviamente se les iba a devolver el dinero, pero no se fue nadie y siguieron gritando. Dije ‘voy a tratar de seguir’. El cuarto tema lo cantó la gente y yo dije… ‘Si cantaron cuatro, cantarán cinco’.”

1 Comentario

  1. Magnífico exponente de la música hispánica junto a Sabina: soy un gran admirador también de la excelente Ana Belén, quien lanzó un CD recientemente en el aparecen duetos antológicos con ambos cantautores.
    El disco es una maravilla! Invito al joven periodista y al resto de los lectores a conseguirlo y cantar temas en directo archiconocidos como “Y sin embargo” o “A la sombra de un león” entre muchos otros.

Dejar respuesta