Jiang para el Yang o cuerpo de cuerno

0
739
Raíz muy demandanda por la cocina universal

Mucho se ha especulado sobre los beneficios que le proporciona el jengibre al hombre. Tal es así que los propios especialistas no dudan en calificar su raíz de extraordinaria, por las múltiples cualidades, tanto en el campo de la medicina natural y tradicional, como en la culinaria para aderezar alimentos.

Según los estudiosos en la materia, el jengibre es considerado una medicina universal por el gran poder que posee en el tratamiento de un número considerable de trastornos, desde el punto de vista preventivo y terapéutico también. Tiene mucha afinidad con los sistemas digestivo y respiratorio, sobre los cuales actúa de forma directa.

Así las cosas, al jengibre le atribuyen excelentes propiedades expectorantes, digestivas, analgésicas, carminativas (anti gases), tónico y estimulante para el sistema nervioso, así como función afrodisíaco y antimético (anti vomito), luego deviene opción útil cuando vamos a viajar, por ejemplo tomando un té de jengibre entre 2 a 3 horas antes de comenzar el viaje. En lo que se refiere a esta cualidad también es una opción natural para aliviar las náuseas propias del embarazo, especialmente durante los primeros meses de gestación.

Y como si fuera poco, no faltan los que la reconocen de especie de Sattvica, o de alta pureza espiritual. “Sus favores en nuestro cuerpo físico y energético –sostienen algunos- se extienden mucho más allá de nuestros niveles de conciencia”.

Cualidades y beneficios

El jengibre o kion, cuyo nombre científico es Zingiber officinale, pertenece a la familia de las zingiberáceas. El tallo subterráneo es un rizoma horizontal muy apreciado por su aroma y sabor picante. La planta llega a tener 90 cm de altura, con largas hojas de 20 cm.

Crece en todas las regiones tropicales del mundo. Las variedades más caras y de mayor calidad generalmente proceden de Australia, India y Jamaica; mientras que las más comercializadas se cultivan en China y Perú. Su nombre proviene del indoeuropeo: en sánscrito se decía shringavera, que significa “cuerpo de cuerno”.

Forma peculiar del rizoma

Entre sus características sobresales la presencia de aceite esencial como monoterpeno, canfeno, citral, pineno, cineol, borneol, ninceno, limoneno, felandreno. sequisterpenos, anforfeno, cariofileno, farnaseno, zingibereno y bisaboleno. Alcoholes sesquiterpénicos: nerolidol, elemol, bisabolol y zingiberenol.

Además, contiene hidrocarburos, aldehídos, cetonas, felandral, neral, garaniol, y corva tanacetona. También posee principios picantes entre los que se destacan gingeroles sobre todo en el rizoma fresco, almidones, ácido fosfatídico, lecitina, proteínas, vitaminas y minerales.

Quizá los nombres científicos de sus componentes no le digan mucho, pero sepa que los compuestos del jengibre estimulan la producción de los jugos gástricos, fortalecen los músculos intestinales e incrementan las contracciones musculares en el estómago, lo que ayuda a que los alimentos se muevan por el organismo con mayor facilidad.

Esto no solo reduce las molestias asociadas a la indigestión, sino que también favorece la mejor absorción de nutrientes y eliminación de desechos del organismo, lo que evita el aumento de peso.

Por otro lado, ayuda a favorecer y mejorar la circulación sanguínea, una cualidad que se traduce en que es útil para la prevención de accidentes vasculares al fluidificar la sangre. Por ejemplo, ayuda a disolver los trombos que se hayan formado en las arterias a la vez que es un remedio excelente contra el colesterol, siendo ideal para reducir los niveles elevados de grasas en la sangre.

Es una opción natural única para enfermedades del corazón, dado que es un preventivo natural eficaz contra las anginas de pechos y los ataques cardíacos, además de evitar la formación de trombosis y coágulos.

Además, investigadores daneses descubrieron que el condimento puede bloquear los efectos de la protasgladina, sustancia que causa una inflamación en los vasos sanguíneos del cerebro que puede provocar migrañas. Por lo que reduce estos padecimientos y los previene.

Gracias a su contenido en cineol, el jengibre puede ayudar a procurar una sensación de calma, ayuda a disminuir la ansiedad por lo que se convierte en un complemento ideal para días ansiosos o temporadas en las que las emociones fluctúan demasiado hacia abajo.

De historia se trata

Existen escritos que dan cuentan del uso del jengibre desde la antigüedad. En la época de 3000 a.C., el emperador chino Shen Nung redactó la compilación de Pen Tsao Ching (Clásico de las hierbas) en la que esta raíz ya se vio en un lugar destacado.

El filósofo chino Confucio (551-479 aC), por su lado, también escribió acerca de sus múltiples beneficios. Más tarde, en el año 77 d.C., Dioscórides abundó sobre su capacidad para calentar y suavizar el estómago.

Luego, fue en el gigante asiático donde más se popularizó su empleo con diferentes fines. La bibliografía consultada refiere el consumo del llamado jarabe verde durante el siglo XV.

En la medicina china tradicional el jengibre es conocido como Jiang, que significa “defender”. Luego, sus cualidades la sitúan de planta para defender el cuerpo de la humedad y el frío. Estimula el Yang, la energía Qi, y calienta el pulmón, tonifica la energía con una afinidad por el estómago, bazo, corazón, pulmón y los riñones (fuego central).

Sembradío de jengibre

Sin embargo, no era solo privativo de los pueblos de ojos rasgados, pues se conoce que era utilizado por griegos y romanos. Cuentan que tras la caída del imperio de los césares, fueron los árabes los encargados de comercializar el jengibre, aunque también lo hicieron en los países europeos, en menor medida.

Existen multitud de escritos históricos sobre las virtudes del jengibre. Dioscórides se refirió a sus virtudes afrodisiacas. En el libro árabe de cuentos Las mil y una noche se hace mención del jengibre sobre ese supuesto efecto sexual.

Pero volviendo a Confucio, describe el jengibre con una gran virtud para hacer la digestión. En tanto, el propio Dioscórides reafirmaba las virtudes como tonificante estomacal y digestivo en su obra “De materia médica”.

Muy relevante y más acá en el tiempo, resultan reveladores los escritos de Marco Polo y Vasco de Gama sobre el cultivo del jengibre, escritos basados en su propia observación.

Fueron los descubridores de las Américas quienes exportaron y comenzaron a cultivar la planta de marra en el continente americano. Muy significativos resultan los cultivos en Jamaica, y otras islas del Caribe y en Centroamérica. En la actualidad los principales países productores de jengibre son China, Indonesia, Nigeria y Tailandia.

Cómo perder peso con la raíz de jengibre

Según algunos entendidos en la materia, el jengibre acelera nuestro metabolismo y mejora la digestión, a la vez que favorece la absorción de nutrientes y eliminación de desechos del organismo, lo que evita el aumento de peso.

Una de sus propiedades

El deseo de mantener nuestro peso bajo control no responde solo al interés por vernos mejor, sino que es un factor muy importante para conservar nuestro organismo limpio y libre de enfermedades. Es importante llevar una vida activa, ejercitarse con regularidad y cuidar una dieta equilibrada. Y un ingrediente que puede ayudarnos a evitar el sobrepeso es el jengibre.

Aunque puede consumirse de muchas formas, ya sea en dulces o como ingrediente en comidas preparadas, el té de jengibre también es una forma muy popular, aunque algo más suave, de consumir esta raíz. A continuación, aprenderás cómo prepararlo y cómo te ayudará a perder peso.

Buen té de jengibre

Preparar esta deliciosa infusión es muy sencillo. Todo lo que necesitas es un poco de jengibre y agua hirviendo. Si deseas, puedes agregar también algún tipo de endulzante; en ese caso, te recomendamos utilizar alguno de origen natural, como la miel.

Preparación:

• Poner a hervir tres tazas de agua
• Lavar y escurrir alrededor de 90 gramos de raíz de jengibre
• Pelar el jengibre; y posteriormente, cortarlos en trozos pequeños
• Colocar el jengibre en una tetera o algún otro recipiente similar con tapa
• Agregar el agua hirviendo y dejar reposar la mezcla, tapada, durante aproximadamente 10 minutos
• Colar el té y servir

Este brebaje favorece el control y la pérdida de peso de diferentes formas. Algunas investigaciones, por ejemplo, sugieren que el jengibre reduce la inflamación y promueve la sensibilidad a la glucosa; factores que intervienen en la pérdida de peso.

Además, se piensa también que la raíz interviene en el aumento de los niveles de serotonina, un neurotransmisor que, entre otras funciones, interviene en el control del apetito, por lo que su consumo nos causa una sensación de saciedad que evita que continuemos comiendo.

Las famosas galletas de jengibre

Finalmente, dos componentes presentes en el jengibre, el gingerol y el shogaol, mejoran el metabolismo, al estimular el incremento en el gasto de energía y la oxidación de las grasas. Así, al igual que durante el ejercicio, el consumo de jengibre incrementa el calor corporal y quema calorías, lo que facilita y acelera la pérdida de algunas libras de más.

Dejar respuesta