IV Clásico Mundial de Béisbol: EEUU será el rival de Puerto Rico en la final

Estados Unidos derrotó a Japón dos carreras por una en el Dodgers Stadium, de Los Ángeles, y accederá este miércoles, frente a Puerto Rico, por primera vez a una final en la historia de las cuatro ediciones de los Clásicos Mundiales de Béisbol.

De tal suerte, tendremos un duelo por el título de la cuarta versión entre conjuntos del hemisferio occidental, y no de ambos mundos, como suponían algunos ante la evidencia de los números: Estados Unidos nunca antes había accedido a esta instancia.

Pero lo hizo, y es lo que cuenta. En un choque de bates fríos, tal vez por la lluvia que cayó sobre la majestuosa instalación desde la tarde, es verdad. Sin embargo, los norteños sacaron provecho de los errores de la defensa japonesa y se aseguraron enfrentar a Puerto Rico por la corona de estas lides.

El equipo del viejo zorro Jimmy Leyland se ganó el honor de jugar por primera vez por el título, una condición que tendrá esta vez nuevo dueño, porque República Dominicana, campeona de la edición anterior, no pasó esta vez de la segunda ronda.

Los boricuas se impusieron la víspera –Regla Schiller mediante– a una escuadra de Holanda que le dio brillo a la lid, pero que desaprovechó demasiadas oportunidades en el partido por el pase a la final.

En el choque de este martes, la primera carrera de los estadounidenses la anotó Cristhian Yelich, quien en la cuarta entrada llegó a la intermedia por garrafal pifia del camarero Riosuke Kikuchi. Desde allí se le abrieron las puertas del plato a Yelich por cañonazo al izquierdo de Andrew McCutchen.

Y por aquello de que donde las dan las toman, dos entradas más tarde el camarero nipón, hombre de poder en sus muñecas, se la despidió por encima de las bardas del prado derecho al relevista Nate Jones para subir la paridad a la pizarra.

Sin embargo, en la octava, nuevamente un parpadeo a la defensa volvió a pasarle factura a los japoneses. Kodai Senga abrió la entrada ponchando a Stanton, pero acto seguido admitió en línea sencillo de Brandon Crawford y biangular al central de Kinsler.

Con hombres en tercera y segunda Adam Jones falló con inocente rodado a tercera, pero a pesar de que el corredor más adelantado salió en corrido suicida para el plato, el antesalista Nobuhiro Matsuda optó por sacar en la inicial a Jones permitiendo así que Estados Unidos tomara el mando, ya de manera definitiva.

De cualquier manera, los asiáticos fueron duros rivales y pelearon cada out de principio a fin de una lid en la cual son dueños de dos de las tres coronas entregadas hasta el momento, luego de conquistar las primeras dos ediciones del evento en el 2006 y el 2009.

Japón, un país conocido por dominar los fundamentos del béisbol, sufrió en dos lances defensivos que al final marcaron la diferencia en el partido. «Fueron dos jugadas», dijo el manager de la selección japonesa, Hiroki Kokubo. «Honestamente, se cometieron errores y se anotó una carrera. Pero construí nuestro equipo a base de buenas jugadas también».

Sobre la posible incidencia de la pertinaz llovizna en el resultado, Kokubo fue claro:»Fue lo mismo para ambos equipos», expresó el piloto. «El equipo que comete errores pierde. Pero tampoco puedo echarle mucha culpa por eso».

Después de anotar más de 40 carreras en sus primeros seis juegos del Clásico en Japón, el equipo asiático sólo pudo pisar el plato el martes con un jonrón solitario de Kikuchi. El equipo no «ligó» sus batazos como lo había hecho en las primeras dos rondas. Y las dos veces en las que quiso jugar la «pelota pequeña» tocando para avanzar a un corredor a segunda con un solo out, el hit oportuno nunca llegó.

«Son jugadores talentosos, pero no pudieron darle a la bola por el medio terreno», manifestó Kokubo acerca de sus pupilos. «Fue difícil».

Las condiciones el martes en el Dodger Stadium fueron bien distintas a las de los primeros seis partidos de Japón en este Clásico. La selección nipona barrió aquellos encuentros en el Tokyo Dome bajo techo, contra una competencia inferior a una selección estadounidense de puros ligamayoristas. Además, las lluvias tuvieron que haber incidido de alguna manera.

«Con la misión (de ganar el título), llegaron hasta este punto», dijo Kokubo. «En un sentido han cumplido y quiero rendirles mi respeto.

«La realidad es que no pudimos ganar».

Los jugadores estadounidenses festejan el acceso por vez primera en la historia de los clásicos a la instancia final.

Los jugadores estadounidenses festejan el acceso por vez primera en la historia de los clásicos a la instancia final.

numeritos finales

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir