Intensifican vigilancia de la bahía

0
947
: Con junio, el CEAC inició la vigilancia ante posibles florecimientos masivos de algas tóxicas en la bahía. Foto: Ismary Barcia
Con junio, el CEAC inició la vigilancia ante posibles florecimientos masivos de algas tóxicas en la bahía. Foto: Ismary Barcia

Expertos del  Departamento de Gestión e Ingeniería Ambiental, del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos, CEAC, iniciaron con junio la vigilancia de las aguas de la bahía, ante un posible florecimiento masivo de algas tóxicas.

“Teniendo en cuenta lo que ocurrió en el verano de 2015, cuando más de un centenar de personas sufrieron lesiones dermatológicas, con frecuencia semanal realizamos inspecciones visuales por la costa para identificar y alertar a tiempo a las autoridades, si ocurriese otro bloom de microalgas”, informó el Dr C. Augusto Comas, investigador titular del CEAC.

Añadida al tradicional servicio estatal sobre calidad de las aguas de la rada, la observación es una técnica empleada por los ficólogos para distinguir cambios de color y nitidez en el agua, uno de los indicadores de florecimientos masivos.

“En este momento, las condiciones de altas temperaturas, escasas  precipitaciones, transparencia en la columna de agua y abundantes nutrientes,  coinciden con las circunstancias descritas internacionalmente, para la aparición de los bloom o mareas rojas”, especifica Comas.

Según especifica la Doctora en Ciencias, Mabel Seisdedos Losa, coordinadora del Servicio Estatal de Bahía en Cienfuegos, recorrer, tomar muestras y analizar en el laboratorio, “poder alertar a las autoridades correspondientes, si aparecieran florecimientos algares nocivos”, es el objetivo de este examen visual, que desde hace dos años complementa la herramienta diseñada en 2012 para evaluar la calidad de las aguas —biológica, bacteriológica, química y físicamente—, de acuerdo con parámetros para ambientes estuarinos.

“Las zonas de más incidencia antrópica, cercanas a drenajes, o de mayores vertimientos residuales, están en el lóbulo norte, donde los resultados de los análisis  muestran aguas de calidad dudosa”, enfatizó la especialista, y coinciden con la ubicación de tradicionales áreas de baño, por ello están bajo la mirada más atenta de los expertos.

MEMORÁNDUM  TÓXICO

 Enrojecimiento, ardor, purulencia, caracterizaron las lesiones —algunas severas en las zonas cubiertas por los trajes de bajo—, documentadas para las ciencias médicas, por su naturaleza inédita.

Fueron originadas por el crecimiento masivo de “un dinoflagelado, microalga marina de actividad tóxica, causantes de las llamadas mareas rojas y de la muerte de peces, moluscos y  crustáceos”, afirmó entonces el Dr C. Comas.

Aunque con antelación, se habían reportado en la bahía —en 2005 y 2009—, se trató de otras especies, sin perjuicios para los seres humanos.

La causante del cierre de las áreas de baño de Punta Gorda durante toda la temporada estival 2015, fue identificada a finales del 2016 como Vulcanodinium rugosum. La clasificación fue autoría del MSc. Ángel Moreira, investigador del CEAC, quien realiza estudios de Doctorado en el Centro de Microscopía Electrónica del Centro Politécnico de la Universidad Federal de Paraná, en Brasil.

Su reporte para la ciencia fue publicado en la revista especializada Harmful Algae News, patrocinada por la UNESCO  y la Intergovernmental Oceanographic Commission.

Dejar respuesta