¿Insulina sin pinchazo?

Según las estadísticas, en el mundo se reportan casi 350 millones de personas que padecen de Diabetes Mellitus (DM), como consecuancia de la cual muere un número considerable de pacientes cada año. Hasta ahora el único tratamiento efectivo para ese padecimiento es el suministro inyectable de la insulina, una sustancia obtenida por síntesis química artificial, con las mimas propiedades de la hormona producida por el páncreas.

Pero como la madre natura es tan sabia, entre las diversas y variadas especies del universo botánico existe la planta de insulina, cuyos estudios revelan que el consumo de sus hojas han disminuido los niveles de glucosa de manera adecuada, controlando, además, el número de triglicéridos, la disminución de LDL (lipoproteínas de baja densidad), VLDL (lipoproteína de muy baja densidad) y el aumento de colesterol HDL (colesterol bueno).

ALARMA Y PRECAUCIÓN

La DM es un trastorno endocrino asociado con la disminución o depleción total de insulina, daño a nivel de las células β del páncreas, alteraciones en el metabolismo de hidratos de carbono, lípidos y proteínas, con incremento en el riesgo de complicaciones cardiovasculares.

Luego, datos de los organismos internacionales de salud dan cuenta de que esta enfermedad es la tercera causa principal de muerte debido a su alta incidencia de morbilidad y mortalidad, después del cáncer y los trastornos cardiovasculares.

Según investigaciones realizadas el consumo regular de las hojas de la planta de insulina, junto con otras modalidades de tratamiento como la insulina y terapia oral, son efectivas para el control adecuado de la glicemia en pacientes diabéticos, evitando así las complicaciones causadas por glicemias elevadas; sin embargo, los especialistas coinciden en la importancia de continuar con estudios más amplios y profundos para evaluar de mejor manera los beneficios y efectos adversos de la planta.

En muchas regiones del mundo, la tradición en el uso de la farmacopea popular aconseja tomar de dos a tres hojas un par de veces al día, para el tratamiento de la diabetes; dos en la mañana e igual número por la noche durante una semana. Los médicos naturistas recomiendan masticarlas bien antes de tragarlas. Después de que se concluye la semana se toma una hoja en la mañana y otra en la noche por espacio de 30 días más.

No obstante, a esta planta no solo se le atribuyen beneficios en cuanto al descenso de la glicemia; los médicos alopáticos también la recomiendan en el tratamiento del asma, bronquitis, fiebre, etc., por lo que se han realizado diversos estudios en animales y en seres humanos, reportando los beneficios obtenidos.

Según la bibliografía consultada, en 2010 se realizó un estudio en la India con el objetivo de evaluar el efecto de las hojas de la Costus igneus, por su nombre científico, en la hiperglicemia inducida por dexametasona en ratas machos.

El experimento tuvo en cuentase toman una hoja en la mañana y otra en la noche, cada uno contenía 6 ratas, de los grupos mencionados uno fue el grupo control y los cinco restantes recibieron del día 1ro al 20 dexametasona a una dosis de 10mg/kg/día; desde el día 11 al 20 cuatro grupos recibieron dosis de 100, 250 o 500 mg/kg/día del polvo de las hojas de Costus igneus diluido en agua destilada o glibenclamida 500 µg/kg.

SIMILARES, PERO DIFERENTES

Ahora bien, existen dos plantas que se conocen como insulinas vegetales, ambas resultan muy distintas, por lo que vamos a tratarlas un poco por separado, para que sepas bien cómo es una y cómo es la otra.

La Chamaecostus cuspidatus, por su nombre científico, es una planta carnosa originaria del este de Brasil. Crece hasta alcanzar una altura de 70 centímetros, sus hojas están dispuestas en espiral y son simples, enteras, de color verde. Las flores, por su parte, son naranjas y miden unos dos centímetros.

En tanto, la Cissus verticillata es una especie trepadora perennifolia originaria de la Florida hasta Bolivia, Paraguay y Las Antillas. Puede crecer hasta alcanzar una altura de 6-10 metros gracias a que desarrolla zarcillos.

Los tallosse muestranflexibles, y de ellos brotan hojas oblongas, aovadas, o con forma de corazón. Las flores se agrupan en inflorescencias ramificadas y cimosas de color amarillo-verdoso, blancuzco o púrpura. Las bayas son subglobosas u obovoides y negras.

Las propiedades medicinales de la planta resultan muy buenas para quienes no producen insulina. Y es que solo hay que coger algunas hojas y ponerlas en infusión después de consultar con un médico.

Si te animas a hacerte de un ejemplar de la planta insulina, te recomendamos que lo ideal es tenerla siempre que se pueda fuera de casa, en un rincón protegido del sol directo. En el caso de decidirte por el interior de la vivienda, debe ser en una habitación luminosa, lejos de las corrientes de aire y con una alta humedad ambiental.

Como planta ornamental esmuy decorativa. Tanto si es época de floración como en los momentos que solo tienen hojas, pues resultan elegantes, ideales para cultivar en rincones protegidos del jardín, balcones sombreados, terrazas o patios pequeños.

Mientras, si nos atenemos a su uso medicinal debemos considerar que una delas particularidades de la Cissus verticillata es que tiene una alta contención de proteínas, hierro y antioxidantes, ácido ascórbico a-tocoferol (vitamina C), β-caroteno (vitamina A), flavonoides y esteroides.

Además de ello, posee alcaloides, esteroides ergasterol, fibras, saponinas, taninos y terpenoides; de igual forma, contiene calcio, cobre, potasio y zinc. Las hojas poseen compuestos fenólicos, esteroles y quinonas; en tanto, los frutos son ricos en azúcares, alcaloides, aminoácisos, delfinidinas, esteroles, flavonoides, cianidinas, lactonas sesquiterpénicas, saponinas, taninos, sales de calcio, fósforo, magnesio, manganeso, silicio y potasio.

Si se extrae la savia que se encuentra dentro del tallo, se puede usar como un medicamento para el alivio de los síntomas reumáticos y hemorroidales. Tomar infusiones de la hoja también puede servir como un potente antibacteriano que combate a dermatosis, afecciones digestivas y respiratorias; de la misma manera es muy efectiva para controlar el gonococo.

Además, consejos de abuelos recomiendan cocer los tallos y las hojas, cuyo cocimiento puede servir para hacer uso de un sudorífico, últil en aliviar los síntomas del resfriado y la gripe. Además de ello, puede servir como un diurético especialmente bueno para organismos que retienen líquidos.

Si te decides por el néctar de las flores, caliéntalo un poco con los rayos del sol y mezcla con aceite de almendras; puede servir como un ungüento o pomada para el alivio de los dolores en los músculos y reumáticos. En el caso de querer macerar las hojas y usarlas luego como una cataplasma, resulta un magnífico antiinflamatorio tópico externo su uso.

Para desinfectar heridas abiertas, se puede emplear la decocción de las flores maceradas, a modo de cicatrizante, así que esta combinación es perfecta para curar las lesiones y evitar infecciones.

En algunos lugares del mundo, la planta de insulina la han empleado como suplemento adicional para alimentar al ganado. En el caso de sus raíces aéreas, pueden ser utilizadas por algunos de los pueblos indígenas de Centroamérica para la creación de cesterías y cordelería.

Por otro lado, comunidades indígenas brasileras provechan los frutos de esta planta en crear una especie de tintura muy similar al índigo. Además de ello, las hojas maceradas las recomiendan en el lavado de telas o la ropa en general.

Ojo, estas plantas de insulina no pueden ser ingeridas en ninguna de sus formas por mujeres que estén o sospechen estar embarazadas, las que se encuentran en período de lactancia, los niños o personas físicamente débiles debido a algún tipo de trastorno fisiológico.

Siempre es aconsejable que antes de realizar cualquier tipo de consumo de esta u otra especie medicinal, lo primero es acudir a un médico y que sea él quien dé el visto bueno para su ingesta, pues debe recordarse que no siempre un mismo vegetal hace bien a todos, especialmente aquellos que se encuentran bajo algún tratamiento facultativo.

Artículos relacionados

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

2 Comentarios en “¿Insulina sin pinchazo?

  • el 14 septiembre, 2021 a las 3:25 am
    Permalink

    pf donde puedo conseguir esa mata aquí en cfgos.

    Respuesta
  • el 18 abril, 2021 a las 3:01 pm
    Permalink

    En Cuba, donde se cultiva la mata llamada Insulina.
    Que tratamiento. Natural se conoce para tratar la Neuropatia Diabetica.

    Les agradecería, publicarán estudios realizados con integrantes de la flora cubana.

    Muchas gracias

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir