Inmunizacion pediátrica en Cienfuegos: la esperanza se torna realidad

Este viernes resultó una jornada intensa en los vacunatorios de Cienfuegos, toda vez que se recuperaba a los muchachos que por diversas razones no habían acudido a los vacunatorios en jornadas anteriores; y resultaba la última de la intervención pediátrica con Soberana, para los niños de dos a diez años.

Una representación de las autoridades de la provincia, acompañados de funcionarios de Salud, recorrieron algunas de las instalaciones, en las que pudieron constatar, in situ, su marcha y desarrollo del período más soberano desde el inicio en marzo de 2020 de la epidemia en Cuba. La esperanza de una inmunización pediátrica se concretaba en Cienfuegos.

Nurys Naranjo Sosa, del Área III: “Ha resultado un proceso dinámico, evaluamos previamente a los pacientes con el pediatra del área, y con el consentimiento de los padres se procede a la vacunación. Con posterioridad se le observa durante una hora, y entonces, si no presenta reacciones adversas, pues regresa a casa. La población ha participado de manera entusiasta, con mucha cooperación de las familias y de otros sectores, como Educación, las organizaciones de masas, la gente en el barrio.

Puedo decirte que es como un festival por la salud y la vida, son muy pocos los niños que lloran, han acudido con mucha disposición”.

Foto: Dainerys

Dra. Yaremys: “La familia está alegre por la posibilidad de vacunar a sus niños, ya cerramos la vacunación y entre viernes y sábado estamos recuperando a los pequeños y muchachos que no pudieron acudir antes. Habilitamos cuatro vacunatorios, dos para los de entre 2 y diez años; y dos para los de 11 a 18, dos círculos infantiles, un consultorio y el policlínico, con ayuda de otros factores de la sociedad que han colaborado en la realización del proceso”.

Roy Fernández Bravo, de once años, estudia en la escuela primaria Guerrillero Heroico: «Me siento muy contento con la vacuna, ahora me siento más protegido y hasta más cubano, porque llevo la Soberana; claro, me seguiré cuidando, sin quitarme el nasobuco».

Yoanka Alonso Medina, es una de las madres que acudió al vacunatorio con sus hijos: «Estoy muy contenta con esta vacuna, estamos felices de ya poder vacunar a nuestros niños, que le damos muchas gracias a los científicos».

Lorenses Antonio Guzmán Alonso, once años: «Esta vacuna es para no enfermarme y volver a la escuela, que es lo que más quiero, pero seguiré lavándome las manos”.

Foto: Dainerys

Liz Guzmán Alonso, de ocho años: «Gracias a los científicos. Pronto regresaré a la escuela y con mis amiguitos, a la vida».

Atrás quedaban las caras felices de ellos, los que saben querer, la esperanza del mundo, para quienes los científicos del Instituto Finlay de Vacunas diseñaron y desarrollaron vacunas.

Artículos relacionados

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir