Inmunes

Crisis generan oportunidades, he oído decir; y esta parece ser tierra fértil para los oportunistas, porque nadie puede negar que cobrar cinco pesos por un trayecto en coche de dos kilómetros (como máximo) es un comportamiento totalmente abusivo.

Y aunque la crisis del transporte no es noticia nueva, se sumó en estos últimos meses la reducción del plan estatal para los portadores energéticos. Venía de antes, pensarán algunos, sin embargo este ha sido el escenario oportuno para extender la práctica, especialmente en las rutas más críticas y en los horarios picos, o sea el mediodía y a partir de las cuatro de la tarde.

En el municipio Cienfuegos se han otorgado 847 licencias para coches y físicamente existe casi el doble de equinos; por eso ganan terreno poco a poco entre los ciudadanos, como una opción, cada vez menos, alternativa, porque muchas veces es la única.

Ante la inquisición de sus clientes, el gremio (los cocheros) se escuda tras la “omnipresente” ley de la oferta y la demanda y yo me pregunto cuántos, de quienes llevan desde el carromato las bridas del caballo, conocen realmente sus interioridades. En la práctica son ellos mismos quienes determinan el precio que mejor les convenga, porque son “particulares”, e incluso te retan: “si no te conviene, no te montes y ya”.

Según un diccionario económico online la mencionada ley “refleja la relación que existe de un bien en el mercado y la cantidad del mismo que es ofrecido en base al precio que se establezca”. Es decir, un aumento de la demanda provoca escasez del producto y, por tanto, la subida del precio.

Por ejemplo, en la piquera del parque Villuendas, una de las ocho existentes en la cabecera provincial, el coche (oferta) destino a Buenavista llega y desde la segunda mitad de la cuadra espera para que la cola de potenciales clientes (demanda) aumente, mientras muy pocos de estos medios de transporte se incorporan a la fila. ¡Qué manera de manipular los indicadores de la economía de mercado! Mientras encuentren quien les dé los cinco pesos, el abuso continuará.

Indagando en el trasfondo del asunto, el aumento del precio podría hasta resultar paradójico, pues precisamente en el 2016 esta figura del cuentapropismo pasó del régimen general al simplificado, en lo que a impuestos se refiere, significativa reducción pues al establecer una cuota mensual de 110 pesos se les exime de abonar el diez por ciento de las ganancias y del fisco al finalizar el año.

¿Acaso no fue precisamente la cuantía del pago a la Onat la excusa utilizada por estos transportistas para subir el pasaje a dos pesos hace ya unos años? ¿Y muerto el perro…? ¿Aumentó la rabia?

Son legales los alquileres, sí, pero roza los límites de la moralidad el parquearse a la caza del alquiler mientras la población requiere de sus servicios, entre ellos médicos, profesores, abogados, o incluso dependientes gastronómicos; oficios y profesiones de las que también hacen uso los cocheros.

Diana Serpa Díaz, secretaria del Consejo de la Administración Municipal (CAM), nos cuenta: “el pago del fisco era uno de sus mayores reclamos; además del tema de los ilegales y ya les estamos poniendo chapas a quienes tienen patente, solo estos podrán ejercer la actividad, en otro momento se quejaron de las calles por las cuales circulan, como Gloria, y la asfaltamos también”.

Al parecer, las mismas concesiones fueron creando en ellos la creencia su inmunidad, pues no solo cambian el costo de su viaje, también se sienten dueños de las calles al manejar sus “carruajes” y en las piqueras hablan en el tono y con el vocabulario inadecuado, palabras obscenas incluidas, importunando a los vecinos de la zona. Y no pasa nada.

Nadie ha encontrado el talón de Aquiles de los susodichos, quienes a sabiendas de la situación del transporte todavía por resolver, se sienten superiores, intocables, como quien lleva las riendas de la situación, nunca mejor dicho. Válida también la aclaración: no todos actúan de igual manera, sin embargo los malos ejemplos dejan el mal sabor y opinión por la generalidad.

“El CAM tiene la potestad de solicitarle a la Onat un estudio personalizado de aquellos que cobran a cinco pesos, pues se están enriqueciendo a costa de la ciudadanía y no aportan al Estado como deberían y se les puede subir las cuotas”, aclara Serpa Díaz sobre las posibles soluciones, quedó claro: apelar a la conciencia es ya un mecanismo agotado para con estos trabajadores no estatales.

Personalmente todavía me quedan las reservas con el método de los impuestos, pues la historia tiende a repetirse y a costa de la medida quizás se extienda el nuevo precio de cinco pesos para cualquier día, ruta y horario. Por mi experiencia con los “particulares” cuando los precios suben, no vuelven a bajar.

Artículos relacionados

Rosa M. Díaz Hernández

Lic. Periodismo Graduada de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas 2012

4 Comentarios en “Inmunes

  • el 12 octubre, 2016 a las 12:00 pm
    Permalink

    Rosa María, Uds. los periodistas son titanes, ya que denuncian todos estos actos que afectan al pueblo. Bueno, yo no vivo en Cuba, pero soy de Cienfuegos. Si los organismos tuvieran la voluntad que tienen ustedes los periodistas, sería algo muy especial. Hay tanta corrupción que todo es normal, soy testigo del crimen del pasaje por que lo viví, por una carrerita corta te quieren cobrar como si fueras a la luna, y sí es un problema del gobierno, que esta obligado a regir los precios. Y en todos los países del mundo los gobiernos rigen los precios, pero como esta papa se lanzó en terreno de nadie, nadie ahora tiene ni quiere esa responsabilidad.

    Respuesta
  • el 5 octubre, 2016 a las 7:24 am
    Permalink

    Es al Ministerio de Transporte a quien corresponde accionar en este caso, pues ellos tienen a los inspectores de tráfico para eso, pero nuevamente sale el tema del incumplimiento del papel de las instituciones, del que tanto hablamos. ¿Quién le pone el cascabel al gato? Bueno entonces le corresponde al Gobierno tomar cartas en el asunto para proteger al pueblo.

    Respuesta
  • el 4 octubre, 2016 a las 2:08 pm
    Permalink

    En otras provincias del país el gobierno ha utilizado su autonomía para topar los precios de varias figuras cuentapropistas dedicadas al transporte. Ha faltado en Cienfuegos la utilización de tales potestades.

    Respuesta
  • el 4 octubre, 2016 a las 12:58 pm
    Permalink

    ¡Es que hay tantos robando con el pasaje! Creo que es el Gobierno el único responsable por todas estas atrosidades, ya que no ha puesto un freno a todos los carros de pasajes y principalmente a los taxis, que antes eran del Gobierno. ¿Por qué no se llaman las cosas por su nombre: falta de control estatal?

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir