Infecciones intrahospitalarias

0
398

Recientemente se desarrolló en Cienfuegos el III Taller Internacional de Prevención y Control de Infecciones con Recursos Limitados en Instituciones de Salud, encuentro al que concurrieron especialistas del patio que se dedican a esta vital función, así como delegados de otros países.

El objetivo primordial del evento fue mantener actualizado al personal de Salud que se dedica a la labor de controlar y prevenir las infecciones que se producen dentro de los hospitales, a través del intercambio de experiencias entre instituciones del país y especialistas de Suecia, Perú, Bahamas, Antillas Holandesas, Chile y Brasil, entre otros.

Durante tres días hubo intensas jornadas de trabajo y a través de conferencias y mesas redondas se retroalimentaron sobre la implementación de nuevos métodos para reducir el porcentaje de ocurrencia del fenómeno. “Retos y estrategias del control de infecciones”, “La investigación epidemiológica en el control de estas”, “Experiencias en el sistema de Vigilancia Epidemiológica”, y “Uso de Antimicrobianos y resistencia”, fueron algunos de los tópicos analizados y discutidos por los participantes.

A propósito del tema, conversamos con el Dr. Zambrano, jefe del Programa Nacional de Control y Prevención de las Infecciones Intrahospitalarias. ¿En qué consiste específicamente el trabajo de vigilancia epidemiológica en los centros asistenciales?

“Esta actividad tiene que ver con múltiples factores relacionados con las características del paciente, la gravedad de las enfermedades por las que ingresan, su estado general y procedimientos a los que se someten, como por ejemplo las intervenciones quirúrgicas; en todos estos casos existen riesgos de desarrollar enfermedades infecciosas dentro del hospital.

“Para ello existen equipos en las provincias (también uno a nivel de país) y en cada una de las instalaciones, que tienen la responsabilidad de ejecutar acciones de prevención que permitan disminuir la ocurrencia de estas patologías. Comparativamente con otras regiones, Cuba tiene resultados en esta rama; incluso, muchos países europeos exhiben tasas mayores que las nuestras”.

¿Cómo se comporta Cienfuegos en esta importante rama de la Medicina y cómo evalúa el desempeño aquí de la actividad?

“Creo que el hecho de ser los anfitriones del evento no es casualidad, sino que se lo han ganado por el trabajo desarrollado en el control y prevención. Cuentan con equipos muy sólidos y bien preparados, tanto a nivel provincial como en cada una de sus instituciones hospitalarias, y llevan adelante el Programa con excelentes resultados”.

El Sistema de Salud cubano tiene implementado en los centros hospitalarios con más de 100 camas un Departamento de Epidemiología que desarrolla acciones locales necesarias para prevenir la ocurrencia de estas infecciones; existen, además, comités de expertos que se fundamentan en evidencias científicas para solucionar cualquier problema. Están garantizados todos los recursos para la prevención.

En Cienfuegos, el Hospital Universitario Dr. Gustavo Aldereguía Lima (GAL) es de los más avanzados del país en esta rama. Moisés Santos Peña, vicedirector de Epidemiología de la institución, y secretario de la Sociedad Edoidemiológica Hospitalaria aquí, nos ilustra sobre la ejecutoria de la actividad en el centro.

“Hoy el GAL exhibe las tasas más bajas de infecciones en Cuba, las que no superan el 2,3 por ciento de los pacientes ingresados. Realizamos alrededor de 12 000 intervenciones quirúrgicas mayores electivas, en las que mostramos indicadores más bajos que los internacionales en las heridas quirúrgicas limpias; así como cobertura profiláctica del ciento por ciento con antibióticos para las sepsis. En nuestra institución se realizan más de 5 000 partos anuales con los mejores índices de calidad en el área materno-infantil a nivel nacional.

“La vigilancia epidemiológica en el GAL es permanente las 24 horas del día. Es necesario que los pacientes conozcan que las infecciones no se adquieren en el hospital por el ambiente ni por las condiciones de los salones, sino porque las personas tienen los microorganismos dentro y pasan de una cavidad a otra. Eso es lo que tratamos de evitar en cada uno de los procederes, donde es importante el estado inmunológico del individuo, las condiciones con que se manipula el paciente, y el cumplimiento de una medida universal que es el lavado de manos de todo el personal sanitario y del enfermo”.

¿Qué mensaje de seguridad trasmitiría usted a aquellas personas que temen contraer infecciones en los quirófanos?

“Primero, que nuestro Hospital, aunque como la mayoría de los del mundo tiene recursos limitados, cuando un paciente es sometido a una operación se están vigilando, extremando y controlando todas las medidas. El riesgo siempre existe, pero deben tener presente que las medidas que le indican los facultativos a los pacientes deben ser de estricto cumplimiento por estos. Para eso está allí nuestro equipo, hombres y mujeres que velamos porque todo se desarrolle correctamente”.

Dejar respuesta