Español Alemán Francés Inglés Italiano Portugués Ruso
Hora local en Cuba:

Jueves, 01 Agosto 2013 08:13

El “Joe” Miranda: epitafio tardío (+ Audios) Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)
En un reconocimiento al trabajo de toda una vida, el 27 de septiembre de 2011, junto a sus compañeros del INDER y vecinos de la cuadra. En un reconocimiento al trabajo de toda una vida, el 27 de septiembre de 2011, junto a sus compañeros del INDER y vecinos de la cuadra. Foto: Victoria María

Aquí está el Joe Miranda/ el poeta que imagino/ que en el home fue un asesino/ y ahora mata la parranda (Joe Miranda)

Quedé debiéndole una entrevista... Y no fue por cuestiones de olvido, porque él me lo recordaba en cada encuentro; fue quizás por saberlo cercano, presente, localizable en una peña deportiva o en un guateque campesino en el parque Villuendas, de Cienfuegos. Pero adelantó su cita la Muerte, resuelta esta vez a evitar las dilaciones antes sufridas por Francisca, y consiguió del árbitro la exclusiva, esa que yo perdí por subestimación y tardanza.

Juan Jesús Miranda Arribe dejó de existir hace poco más de un año, en la madrugada del 6 de julio de 2012, deteniendo en 70 el recuento numérico de su vida. Más allá de tristezas o póstumos aniversarios, aún persiste como nostalgia de esquinas la presencia del "Joe" Miranda, aquel árbitro que cantaba décimas y strikes con similar destreza.

"Primero fue lanzador -asegura Alberto Quiñones Bárzaga, amigo y responsable de la atención a atletas del INDER-. No era de los más buenos, tampoco de los peores: se defendía bastante bien. Entonces jugaba con los equipos El Eva (una marca de cigarros de antes) y Café el Sol; ya después participó en la Liga Popular y la Azucarera. Recuerdo que su gran hazaña consistió en colgarle nueve ceros a un elenco de Rodas.

"Luego se convirtió en árbitro, primero de Series Nacionales y más tarde alcanzó nivel internacional. Por su presencia en el terreno, Pancho Soriano, el comentarista deportivo de Matanzas, lo llamaba 'el elegante del arbitraje'".

"Siempre resultó muy popular y carismático -añade Juan Vives Vizcay, quien compartió con Miranda el ejercicio de la justicia sobre el diamante-. Era como un niño: el 'Joe' era un niño grande, noble. A veces nos venía a saludar vestido con ropa extravagante, un sombrero, como si llegara de otro país. Eso sí: era excelente en su trabajo. En la actualidad hablan de Raúl Hernández, Pedro Águila y de mí como los más experimentados en el tema de las reglas; pero el 'Joe' iba más allá: él conocía los acápites, incisos a, b, c… Al dedillo.

"Incluso, fue de los pioneros en implantar un nuevo estilo detrás de home: en aquella época éramos muy serios, a la usanza de Amado Maestri, y él, en cambio, cantaba el tercer strike tirándolo para las gradas, exagerando los gestos y cosas así. A lo espectacular: una especie de show".

"El 'Joe' me expulsó de un juego en Villa Clara, esa es nuestra anécdota más cercana -explica sonriente Iday Abreu, mánager de los Elefantes de casa-. Ocurrió en una subserie de Las Villas frente a Serranos: me dieron un jonrón y la pelota salió, supuestamente, de foul. Para sorpresa de todos, él cantó buena bola y aquello terminó en policía, imagínate: discutíamos el pase a los play off.

"Ahora, inspiraba un respeto tremendo, no solo por su tamaño, sino por su decisión. Y eso falta hoy entre los jueces cubanos: son seres humanos y se equivocan, como nosotros al dirigir o incluso en la conducción de nuestras familias; mas precisan decisión para asumir las responsabilidades. El 'Joe' tenía eso: podía señalar un out en una situación de quieto evidente y cuando le protestaba alguien, y hablo de directores de gran nivel en su momento, salía al paso muy enérgico: jugada de apreciación y, por tanto, inapelable.

"Y también trabajaba para la afición: llegaba a un estadio –y me parece verlo ahora mismo- y si nadie se metía con él, él se metía con la gente. Hoy tenemos varios árbitros en un partido y, muchas veces, no conoces el nombre de ninguno. Y no lo veo a mal, pues un buen árbitro es aquel del cual no hablan, mas nunca sucedía tal cual con el 'Joe': no todos los días acertaba, porque lo perfecto no existe, pero sí te aseguro que siempre se hablaba del 'Joe' Miranda cuando caía el out 27. Siempre. Él se las ingeniaba para eso".

Sin entregas a mitad, concluido su repertorio detrás de la máscara, el 'Joe' hizo espacios para los acordes del punto guajiro, su nueva pasión. De loco lo tildaron algunos, y hasta de ridículo otros tantos, sin embargo Miranda se mostró igual de leal a su trayectoria: un hombre que vivió como quiso, a plena complacencia.

"Era un enamorado de la décima -así lo describe Alberto Vega, o Veguita, como le conocen-. Comenzó tarde, y quizás por eso no la defendía a la perfección, amén de su voz timbrada y buena dicción; sin embargo, fue su constante defensor. Y no importa si no era el mejor y otros lo superaran, aunque nadie amó la música campesina tanto como él. Esa es la imagen que conservo".

Trenzó entonces sus dolorosas ironías el destino: para un hombre sobrado en palabras, no alcanzó a nadie una frase en el momento del adiós. Solo el lamento y la sorpresa acompañaron su partida: silenciosa, triste, tan ajena al carisma del ‘Joe’ como el cuerpo sin vida que descendía al oscuro foso.

Nadie mencionó al pie del mármol sus años de servicio, su presencia en 34 países, actuación en eventos internacionales, trayectoria revolucionaria, militancia de Partido, devoción por un dios que él nombró Fidel, anécdotas, sonrisas, complicaciones o la pasión por el béisbol y la tonada… Así, irrespetuosamente callados, dejamos ir al 'Joe' Miranda.

Y tarde llegan estas líneas, un año tarde para un amigo tan pronto en disposición. Y tampoco son mejores que nunca, porque las justificaciones lastiman. Solo la disculpa se traduce en necesidad y queden como mayor consuelo los versos de Ariel Fernández, pues de seguro, esos sí le agradarán:

El Joe tuvo por fe/ donde su mano iba a dar/ la costumbre de llegar/ más temprano que el café/ Respetuoso siempre fue/ desde los pies al sombrero/ y sentía placentero/ la criolla condición/ de tener un corazón/ deportivo y parrandero.

Entrevista al Joe Miranda (corte 1)

Entrevista Joe Miranda (corte 2)

(*) En co autoría con Victoria María Sueiro Rodríguez. Profesora de Historia de la Universidad de las Ciencias Médicas de Cienfuegos

Leer 467 veces Modificado por última vez en Jueves, 01 Agosto 2013 10:42

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar