Español Alemán Francés Inglés Italiano Portugués Ruso
Hora local en Cuba:

Sábado, 23 Enero 2010 02:00

Manuel Sanguily: patriota de prosa y acción

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

Manuel Sanguily, descollante en las letras y su amor por Cuba / Fotos: InternetEl 23 de enero de 1925 Cuba lamentó la muerte de uno de sus hijos, un hombre que con vigor y elegancia la sirvió en el campo de batalla, la oratoria y las letras: Manuel Sanguily y Garritte.

Había nacido el 26 de mayo de 1848, en La Habana, y cursó estudios en el Colegio El Salvador,
una verdadera cantera de patriotas, dirigido por José de la Luz y Caballero. Con muy corta edad, aquel muchacho de sorprendente inteligencia, palabra enérgica y conducta ejemplar, dio muestras de singular facundia y destreza en la palabra escrita.

Estalló la Guerra de los Diez Años y el joven Sanguily dejó atrás estudios, comodidades y la promesa de un futuro brillante, para consagrarse a la causa redentora. A las órdenes de Ignacio Agramonte, Máximo Gómez, Calixto García, Vicente García y Henry Reeve, participó en acciones que lo elevaron al rango de coronel.

Entre tanto, colaboraba con publicaciones insurrectas como La Estrella Solitaria, El Cubano Libre y Boletín de la Guerra. Sin embargo, el hecho de alternar este desempeño con las misiones revolucionarias le impidió concentrar sus energías en el quehacer intelectual durante aquella etapa y, por tanto, éste se hace más evidente en periodos posteriores.

El Pacto del Zanjón lo sorprendió en Nueva York. Decepcionado y pobre, decidió entonces continuar los estudios universitarios en Madrid, donde obtuvo el título de Licenciado en Derecho Civil y Canónico, en enero de 1880. No obstante, cuando regresó a Cuba rehusó ejercer la carrera antes de tener que prestar juramento de fidelidad a España.

La Guerra del '95 encontró una vez más en el coronel Sanguily a un fervoroso combatiente. Desde los Estados Unidos, colaboró con su verbo e influjo con la causa independentista, mientras gestionaba la libertad para su hermano, el Mayor General Julio Sanguily, preso desde el inicio de la contienda por su labor conspirativa a favor de Cuba.

Desconcertado ante el aborto de la revolución frustrada y por la intervención norteamericana, realzó su voz como pocos en aquel momento, con energía y contundencia, para denunciar el verdadero carácter de la injerencia yanqui en la Isla: "Con las armas americanas pretenden impedir que seamos cubanos. Con la lengua de los americanos pretenden que ni lo queramos siquiera...", alertaba.

Por tales razones, participó de manera activa en la Asamblea Constituyente y se opuso después al Tratado de Reciprocidad Comercial suscrito en 1903 entre Cuba y Estados Unidos, pues consideraba no traería consigo ventaja alguna al pueblo de la Mayor de las Antillas.

El ilustre orador y patriota desempeñó también cargos políticos relevantes durante los primeros años de la República. Fungió como Presidente del Senado, delegado ante la Conferencia Internacional de La Haya y secretario de Estado. Pero, caracterizado siempre por la austeridad, el patriotismo, la honestidad, el valor y la justicia, al sentirse defraudado se alejó de la política.

Manuel Sanguily: patriota de prosa y acciónIncluso en el último artículo que publicó, meses antes de su deceso, Sanguily daba constancia del afán incesante por despertar el entendimiento de sus compatriotas ante la realidad de la mediatización, así como de su fe en la palabra como elemento esclarecedor.

Más de siete décadas vivió el insigne patriota y ninguno de sus trabajos literarios estuvo exento del tema "Cuba". Firme en la oratoria; elegante en la prosa, colaboró con profusión en la prensa diaria. Realizó reseñas y críticas sobre figuras de talla universal como Zola, Tolstoi y Taine; sin olvidar a otras de renombre nacional como José de la Luz y José María Heredia, a quien dedicó numerosas páginas.

"Había en su voz un acento de seguridad, de confianza, que captaba enseguida no sólo el respeto, sino la simpatía de quien se acercaba más que a hablarle,(...) a oírle, a recibir su consejo sabio, cargado de benevolencia y de tolerancia", escribiría sobre él José María Chacón y Calvo.

No siempre bien ponderado, Manuel Sanguily pervive en la  memoria nacional por su prosa y amor a la patria.

Leer 1176 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Enero 2010 14:36

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar