Inalvis, la maestra de la montaña

Inalvis Veitía Suárez llegó a la montaña hace unos 15 años, entonces tenía 22 y terminaba de prepararse como maestra emergente en La Habana:

«Yo soy de Potrerillo, en Cruces, pero me enamoré de estas lomas. Soy maestra de la escuela de El Sopapo, e imparto cuarto y quinto grados. Vengo a caballo todos los días desde casa, porque vivo en Los Tornos, a una distancia de unos 3 kilómetros. En la mañana monto a mis hijos, ellos están en cuarto y sexto.

También soy beneficiaria de la Ley 300, por la que me otorgaron hace cinco años una finca cafetalera, en Los Tornos 1, por lo que trabajo en doble sesión. Allí soy una campesina que le saca fruto a la tierra», dice y sonríe, como la mujer fuerte que es.

Durante la epidemia de Covid-19 se ha mantenido ocupada, apoyando a Salud, en la realización de pesquisas, como mensajera de las personas que no pueden salir de casa, y ahora más reciente, apoya en el proceso de vacunación.

«Acá hicimos una limpieza general en el consultorio, lo dejamos brillando para recibir a los niños en la vacunación, porque esto es como una fiesta».

La Escuela Primaria “Pablo Estévez de La Rosa” se encuentra lista para recibir a sus estudiantes, cuando la situación epidemiológica lo permita; por el momento, se inmunizan con las vacunas soberanas, leen en casa, y miran el camino, ese mismo que desanda Analvis, mientras anhela llegue el día de pizarrón, tiza y pupitre.

Artículos relacionados

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir