Impuestos: todos contamos..., ¿todos aportamos?
sáb. Ago 24th, 2019

Impuestos: todos contamos…, ¿todos aportamos?

Firma de la declaración jurada de impuestos sobre ingresos personales. /Foto Ilustrativa

Firma de la declaración jurada de impuestos sobre ingresos personales. /Foto Ilustrativa

La obligación de pagar impuestos se inició en Cuba con la conquista española, justo cuando no quedaba en pie ni el más escuálido bohío y se había ido a bolina aquel sistema de colectividad aborigen. Siglos más tarde los cubanos trenzan a sus discursos cotidianos los vocablos tributos, contribuyente, Declaración Jurada…, pero ello no garantiza que la historia de la tributación en el país sea lo suficientemente conocida para muchos.

En la actualidad no pocos esquivan sus deberes tributarios, mientras otros los adulteran…, una realidad para nada exclusiva de la nación, pero aquí quizás se acentúa porque durante años tales prácticas resultaban ajenas a la mayoría. Por ello, se lleva a cabo en el país un proceso de actualización de normas y mecanismos vigentes durante este 2019 y así perfeccionar el sistema tributario cubano y captar eficientemente los impuestos, tanto en personas naturales como jurídicas.

Una voz autorizada

Suany Jiménez González, subdirectora provincial de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) en Cienfuegos. /Foto: Juan Carlos Dorado
Suany Jiménez González, subdirectora provincial de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) en Cienfuegos. /Foto: Juan Carlos Dorado

Hablar con Suany Jiménez González, subdirectora provincial de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) en Cienfuegos, es asistir a un seminario condensado sobre la materia, es recibir una montaña de información que solo el tibio café de la tarde permite diluir a solas. No puede obviar su Máster en Educación, una y otra vez pregunta y responde, aclara y ejemplifica, habla y mira a los ojos en diálogo franco con el periodista.

“Si entendemos que los tributos son pagos que exige el Estado mediante la ley y lo recaudado por este concepto, independiente de quien los pague, se ingresa en el presupuesto estatal; entonces la participación y el conocimiento ciudadano son imprescindibles: como mecanismo de control y como parte de una obligación social.

“Esta es la manera en que los ciudadanos contribuyen a financiar las actividades públicas —salud, educación, deporte y defensa, entre otros. Cada cual paga desde su capacidad contributiva, es decir, en dependencia de sus posibilidades, de forma que quien más tiene, contribuye con mayores sumas que luego se revierten en beneficios colectivos. El estado ideal sería que este proceso fluyera de manera natural, a partir de la concientización que puedan tener nuestros contribuyentes. En Cienfuegos se ha ganado mucho, pues en las diferentes campañas que asumimos por etapa, se evidencia una mayor disciplina y cultura”, alega en los primeros momentos del diálogo.

Universo amplio y diverso

En la provincia existe un total de mil 006 contribuyentes jurídicos y más de 49 mil  personas naturales. Dentro de los últimos se aglutinan 23 mil 835 trabajadores por cuenta propia, donde se incluyen transportistas, arrendadores, trabajadores contratados y las actividades aprobadas para ejercer formas no estatales de gestión. El municipio de Cienfuegos es el que agrupa la mayor cantidad de contribuyentes, al representar el 54,4 por ciento del total.

La recaudación de ingresos totales al Presupuesto del Estado, al cierre de junio, rebasa los 977 millones de pesos. No cumplen el plan previsto para la etapa, los municipios de Cienfuegos y Cruces.

“Quizá del que más información escuchamos es del impuesto sobre ingresos personales, dado su importancia y el número de personas con la obligación de pagarlo que aumenta cada año; pero el Sistema Tributario cubano incluye 19 impuestos, tres tasas y tres contribuciones.

“Los tributos que se deben pagar son determinados por el Estado a través de leyes, una garantía ciudadana, ya que únicamente la ley puede determinar cómo se paga, quiénes lo hacen, cuánto se debe pagar y cuáles son las obligaciones de los contribuyentes. En Cuba las entidades autorizadas para ejercer ese cobro son el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), la ONAT y la Aduana General de la República (AGR). Los tributos también pueden ser fijados por la Ley Anual del Presupuesto del Estado y por otras leyes que establezcan tributos específicos o los complementen.

Facilidades a los contribuyentes

“En la provincia ha existido un aumento de las facilidades de pago para los contribuyentes con la integración de los sistemas bancario, postal y telefónico. Además, un interés de mejorar las condiciones de trabajo del personal que labora en nuestras oficinas e incluimos el estudio de un régimen de incentivos basado en el incremento de la recaudación. No hemos parado, la ONAT ha evolucionado y se ajusta a los nuevos tiempos, a la sociedad cubana moderna”, agrega Jiménez González, y en sus manos sostiene una decena de hojas con información que nunca mira, pues sabe de cuanto habla, como si estuviera calcando la imagen de su empresa.

Negarse a cumplir con las normas tributarias puede traer consigo sanciones de tipo administrativas, recogidas en el Capítulo X. Ley No. 113 del Sistema Tributario; y en los artículos del 118 al 135, Capítulo VIII del Decreto No. 308/12 Reglamento de las Normas Generales y de los Procedimientos Tributarios. En estos marcos normativos se explicitan multas, la pérdida de beneficios e incentivos fiscales, y el cierre temporal o definitivo de establecimientos comerciales, así como la retirada temporal o definitiva de la licencia otorgada.

En el caso de la sanción penal, el Delito de Evasión Fiscal, recogido en el Artículo 343 de la Ley No. 62  Código Penal, incluye sanciones que van desde las propiamente económicas, hasta la privación de libertad de dos a cinco años.

Adeudos y deudores

“Lo más complejo de la deuda es que una misma figura puede tener incumplimientos de varios conceptos, por tanto, puede ser deudor de varios tributos. Hay personas que deben la seguridad social de varios años, que no han pagado el 10 por ciento. También sucede que la ONAT tiene cinco años para actuar con sus contribuyentes, quienes de manera inmediata se identifican, pero no puedes llegar a todos al mismo tiempo.

“Todavía quedan deudores y la cifra no es pequeña, por ello hemos creado un grupo provincial de enfrentamiento a la deuda, donde se incluye la Policía Nacional Revolucionaria, para incidir más en su eliminación”, esclarece Jiménez González.

Lea también: Transportistas privados: cobran más pero siguen pagando lo mismo

Al cierre de junio de 2019, entre los organismos estatales de la provincia en los que se concentra la deuda, figuran la Empresa Provincial de Transporte, con 3 millones 509 mil 100 pesos; y la Empresa de Gastronomía de Cumanayagua, con 2 millones 268 mil 800 pesos, ambas en convenio de aplazamiento.

Según explicó a los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos, Mary Blanca Ortega Barredo, jefa de la ONAT, aunque los ingresos tributarios han mantenido una tendencia creciente con respecto a los ingresos totales del Presupuesto, todavía persisten manifestaciones de evasión fiscal e incumplimientos en los pagos.

Frente a la evasión de impuestos, más control

Con el propósito de revertir esta situación, dijo, en octubre pasado se aprobó, por el Consejo de Ministros, un programa dirigido a perfeccionar y modernizar la gestión de la ONAT, y que tuvo como base un grupo de limitaciones identificadas en el trabajo de la Oficina. Reconoció que los impuestos asociados a las compraventas de viviendas y vehículos de motor constituyen los de mayor indisciplina y evasión, a lo que se suman las dificultades para su enfrentamiento.

“En el caso de Cienfuegos, hemos creado estrategias con mucha fuerza para enfrentar las reservas de ingreso que tenemos, reservas de ingreso que al aplicar las herramientas disponibles en nuestras oficinas (fiscalizaciones, auditorías…), hemos determinado que no siempre se aporta lo que verdaderamente se debe y esto se aplica a jurídicos y naturales.

“Hoy sabemos que existe un potencial importante de reservas de ingresos, pues a partir del estudio de algunas figuras han salido números significativos. El trabajo no se detiene y nuestro objetivo es recaudar para el bienestar de todos”.

En los últimos tiempos se ha ejecutado el proceso de reinscripción en la provincia, el cual es complejo, pero que se ha venido desarrollando de manera favorable, “y de ahí significar entre lo novedoso, que cinco actividades debieron abrir sus cuentas bancarias fiscales, tema un tanto polémico en sus inicios”, agrega Jiménez González.

La Administración Tributaria en Cuba está inmersa en un proceso de perfeccionamiento, a fin de garantizar niveles suficientes de recaudación para respaldar la sostenibilidad de crecientes inversiones sociales. Los cambios obedecen a un proyecto de mayor alcance y dimensión, encaminado a actualizar el modelo de desarrollo económico y social del país, donde todos contamos y aportamos.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles