Imposición y cobro de multas en Cienfuegos: para no caer en la impunidad

No es nuevo el tema de la imposición y posterior cobro de las multas que se aplican en la provincia por diversas causas, todas asociadas al incumplimiento de lo establecido en los diferentes decretos y decretos-leyes vigentes en el país.

Lo ideal sería que no hubiera necesidad de utilizar tales correctivos, pero la realidad dista mucho de ese deseo, pues a diario los organismos impositores—aquellos con facultades para poner multas—acumulan una cifra nada despreciable.

Pero, ¿qué sucede luego de que los infractores son notificados con una penalidad?

El camino va en dos sentidos: unos acuden a las oficinas habilitadas y pagan, como debe ser, lo que adeudan; sin embargo, otros se hacen de la vista gorda, se demoran, “olvidan”, y entonces caen en la clasificación de multas en apremio. Hay quienes de tanto infringir la legalidad son penados con más de una contravención y se vuelven reincidentes o multirreincidentes; no pocos se “esfuman” y se vuelven ilocalizables; algo difícil de comprender en un país como el nuestro, donde existen tantos sistemas para mantener el debido control.

Para los que transitan por el sendero del impago, se concretan acciones diversas en Cienfuegos, las cuales han dado algún resultado, pero aún no se resuelven del todo las dificultades. Por ejemplo, al cierre de septiembre existían en territorio perlasureño una veintena de personas con diversas multas con cuantías de consideración. Incluso, aún a estas alturas, están pendientes de cobro algunas relacionadas con el período más intenso de la pandemia.

Es vital no dejar de la mano el cobro de las multas; una de las razones se sustenta en que no se puede coquetear ni mucho menos dejar brechas a la impunidad; otra razón está asida a que los ingresos, aunque indeseados en el argot especializado, que se generan por el cobro de multas, van directamente a engrosar el presupuesto del Estado y luego se revierten en favor de todos.

Con insistencia las autoridades provinciales han llamado a multiplicar el quehacer, a incrementar la eficiencia en el cobro de las multas, a unir fuerzas de todos los que intervienen en ese sistema.

“(…) se han dado pasos; ya los protocolos de trabajo con la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y las oficinas de control y cobro de multas están funcionando y se tiene una mayor evaluación de este asunto, pero es preciso ser más resolutivos. Hay que acabar de resolver el problema con los que son reincidentes y tienen multas sin cobrar; incluso algunos con cuantías altas (…)”, ha afirmado en reciente análisis Alexandre Corona Quintero, gobernador de Cienfuegos; razonamiento que suscribo y debe tener oídos receptivos y acciones mucho más concretas, en aras de desterrar de la Perla del Sur el impago y la impunidad.

Tay Beatriz Toscano Jerez

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir