Imponen en Cienfuegos Medalla 60 Aniversario de las FAR a combatientes de Girón | 5 de Septiembre.
vie. Ago 23rd, 2019

Imponen en Cienfuegos Medalla 60 Aniversario de las FAR a combatientes de Girón

El acto de imposición de la Medalla 60 Aniversario de las FAR a 399 ex integrantes de los batallones cienfuegueros 339 y 326, tuvo lugar hoy en el parque Martí de la ciudad de Cienfuegos. /Foto: Efraín Cedeño

El acto de imposición de la Medalla 60 Aniversario de las FAR a 399 ex integrantes de los batallones cienfuegueros 339 y 326, tuvo lugar hoy en el parque Martí de la ciudad de Cienfuegos. /Foto: Efraín Cedeño

Justo a 56 años de la proclamación del carácter socialista de la Revolución, a pocas horas antes de producirse la invasión mercenaria por las arenas de Playa Girón, a un numeroso grupo de combatientes de aquella gesta les fue impuesta hoy la Medalla 60 Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), en acto solemne efectuado en el parque José Martí, de la ciudad de Cienfuegos.

El alto estímulo, conferido a tenor del Decreto Ley 319 del Consejo de Estado, le fue otorgado a 399 ex integrantes de los gloriosos batallones de milicias 339 y 326, de los primeras agrupaciones combativas en enfrentar la agresión, organizada, financiada y respaldada por el imperialismo yanqui para derrotar la naciente Revolución cubana.

A más de medio siglo de los históricos acontecimientos, Luis Marino Torres Torrens recuerda: “Nuestro Bon 339 se encontraba acuartelado en el central Australia, de Matanzas, pues se esperaba un ataque enemigo por un punto del país que se desconocía entonces”.

La máxima autoridad política de la provincia coloca la Medalla 60 Aniversario de las FAR en el pecho de Luis Marino Torres, integrante del glorioso Batallón 339 de Cienfuegos. /Foto: Efraín Cedeño
La máxima autoridad política de la provincia coloca la Medalla 60 Aniversario de las FAR en el pecho de Luis Marino Torres, integrante del glorioso Batallón 339 de Cienfuegos. /Foto: Efraín Cedeño

Rememora el entonces miembro de la plana mayor y chofer del jefe del “339” que en horas de la madrugada del día 17 de abril de 1961, una escuadra de comunicaciones de ese mando informó del desembarco por Playa Larga. De inmediato se dio la orden de marchar al lugar de los hechos y enfrentar a los invasores.

Fue muy duro recuerda Torres Torrens, no teníamos ni la preparación necesaria ni el armamento requerido para combatir a hombres equipados con blindados, camiones artillados, morteros, ametralladoras calibre 50 y apoyados, además, por la aviación y paracaidistas. Pero, a pesar de la las bajas iniciales que nos causaron y la superioridad en efectivos y medios, resistimos hasta que llegó el refuerzo”.

Luis Marino calla por un momento. Un manojo de anécdotas y vivencias revolotean en su memoria. Piensa en compañeros que quedaron tendidos a su lado o en otras posiciones; de pronto sus ojos brillan y dice: “Fueron momentos gloriosos, sobre todo saber que al frente de las tropas estaba el Comandante en Jefe Fidel Castro, como siempre, sirviendo de ejemplo en el lugar de mayor peligro, en la primera línea de combate”.

Al decir de Lidia Esther Brunet Nodarse, primera secretaria del Partido en la provincia, la sangre de los caídos en las arenas de Playa Larga y Playa Girón fue simiente abonada por el sentimiento patriótico, heredados de generaciones de cubanos dignos. Precisamente, 28 cienfuegueros ofrendaron sus vidas allí.

La también miembro del Comité Central resaltó el significado del acto, en el propio escenario testigo de importantes acontecimientos para los cienfuegueros. Mencionó entre ellos la gesta popular del 5 de septiembre, en 1957; el encuentro del pueblo con Fidel, al frente de la Caravana de la Libertad, el 6 de enero de 1959; y más reciente, el póstumo tributo de despedida al invicto líder de la Revolución cubana, cuando el armón que transportaba la urna de cedro con sus cenizas circunvaló la principal plaza de la ciudad.

Al rememorar la efeméride, la dirigente política se refirió a los antecedentes previos a la invasión. El preludio fue el ataque a las bases aéreas de San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad, en la capital, y al aeropuerto Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, el 15 de abril de 1961. A propósito, en una de esas acciones murió el joven artillero cienfueguero Eduardo García Delgado, el mismo miliciano que perpetuó con su sangre el nombre de Fidel.

A Girón, según palabras de Brunet Nodarse, se fue con la convicción de defender a la Patria socialista, carácter proclamado un día como hoy, 56 años atrás, por el Comandante en Jefe Fidel Castro durante el sepelio de los caídos en el artero ataque a las bases aéreas.

Entonces, como ahora, nuestros enemigos desconocieron que en los grandes acontecimientos de la humanidad son los pueblos, y en especial los jóvenes, los principales protagonistas de la historia”, recalcó la primera secretaria del Partido en la provincia.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles