Humanos cambios por y a favor del hombre

0
344

El territorio cienfueguero, como todo el país, está viviendo momentos de profundos cambios y transformaciones en la Salud. No por arte de magia y sí gracias al esfuerzo de hombres y mujeres del pueblo, hemos visto con cuánta rapidez y eficiencia constructiva se erigen en nuestros barrios las salas de rehabilitación, símbolo de modernidad y humanismo.

Ya no es necesario llegar hasta los grandes centros asistenciales de la capital provincial, con la esperanza de salvar la vida de los nuestros, sino que allí, en los municipios, se inicia el combate contra la muerte en las nuevas salas de terapia intensiva.

Y qué decir de los equipos de ultrasonido, que en manos de médicos lugareños nos revisan por dentro, allí mismo, cerquita de casa. Ese es el objetivo: aproximar los servicios de Salud a todos, incluso en los más apartados rincones de nuestra geografía. El trabajo ha sido intenso, y lo será más cuando se ejecuten todos los proyectos pensados para perfeccionar y remover las bases del sistema de salud cubano.

Sobre el tema y para ilustrar a los lectores de cuánto se ha hecho, así como de las proyecciones futuras, conversamos con el Dr. Salvador Tamayo, director provincial del sector.

“Las transformaciones que hoy tienen lugar en la Salud eran muy necesarias, y lo más importante es que no se están haciendo desde una perspectiva tecnicista, sino que ha estado acompañada por una interpretación del valor que tiene la salud pública como una estrategia de política. Ya desde el alegato del Moncada se hablaba de cambios de salubridad. Contamos con el principal recurso para la implementación de los programas que es el potencial humano”.

El programa del médico de la familia llenó de expectativas al pueblo en sus inicios. Sin embargo, llegó un momento en que la gente dejó de creer en él. ¿Se avizoran cambios en la atención primaria? ¿Tomará fuerza nuevamente este noble proyecto?

“La Atención Primaria es uno de los principales escenarios de cambios y transformaciones. Se está mejorando la infraestructura: reparación de policlínicos; implementación de nuevos servicios, salas de rehabilitación y de terapia intensiva; desarrollo e introducción de nuevas tecnologías, los ultrasonidos, la renovación de los equipos de electrocardiogramas; otros servicios de apoyo y aseguramiento a los trabajadores del sector, como el programa Aurika.

“El objetivo es poner los servicios lo más próximo posible a los pacientes, sobre la base del análisis de la situación de salud de cada comunidad, lo que constituye el principal método de gestión en la atención primaria. Se tienen muy en cuenta las características de la población, la demografía, la accesibilidad, todos estos parámetros se valoran para diseñar los servicios.

“En cuanto a la medicina familiar se ha revisado, analizado, reflexionado en torno al papel que debe jugar. Ese ha sido el aporte más trascendental de la Salud Pública cubana a su propio desarrollo y a este tema en el mundo. El descrédito en que puede haber caído el programa del médico de la familia tiene que ver con dos aspectos: primero, con los problemas de infraestructura, condiciones del consultorio, no contar con la vivienda, falta de determinados medios para el trabajo, que fueron postergados y en algunos casos no se le dio prioridad; segundo, relacionado con vicios burocráticos que se introdujeron en la gestión del médico de la familia, maniatándolos en esquemas de trabajo puramente técnicos.

“El mejor modelo de este profesional lo tiene el pueblo y por ahí tenemos a muchos que dan fe de ello. Lo que la gente quiere es que estén asequibles a los reclamos de sus pacientes, se entreguen, desarrollen una relación de confianza con la comunidad, que sean los guardianes de la salud del barrio, porque ellos acompañan a las familias en los momentos decisivos de la vida: en los nacimientos, durante una enfermedad, en la muerte.

“En la medicina familiar se están sucediendo cambios y a partir de la ampliación de la cooperación de médicos cubanos en el exterior, se ha estado fortaleciendo. Y cuando mañana esos profesionales regresen, asumirán su responsabilidad en la comunidad, más preparados y con mayor experiencia. Ya los estudiantes de sexto año de la carrera están en los consultorios y la opinión de los pacientes sobre su trabajo es muy favorable. La revitalización de este proyecto tiene hoy una prioridad”.

Recientemente se realizó un estudio estomatológico a la población, ¿hay alguna estrategia para incrementar los Servicios de Estomatología?, ¿se incrementarán los sillones y los materiales?

“Estamos haciendo hoy todo lo posible por dar garantías de atención estomatológica a la población. Esta rama de la medicina va a ser otra y en esto también tendrán que ver los profesionales que regresen de las misiones. Se buscan nuevos diseños para implementarla en función de los pacientes. El estudio se ha hecho para determinar las necesidades reales de la salud bucal de la población. Se está renovando la tecnología, pero será poco a poco, porque estos equipos son costosos, así como la materia prima. Para concluir, puedo asegurar es que se van a producir cambios en los servicios y en su personal, y eso será muy positivo”.

Cienfuegos va por buen camino en lo que a Salud respecta, falta mucho por hacer, y en esto todos estamos implicados: médicos y pacientes, porque debemos cambiar la mentalidad para que todo lo nuevo que hoy se implementa por mejorar la calidad de vida de nuestra gente se concrete.

La vocación de servicio debe ser cualidad esencial en los profesionales del sector, a la vez que el respeto al médico y a su función social, ha de ser tenida en cuenta por enfermos y familiares. Son muchos los cambios que se avizoran, pero el factor humano es indispensable para remover bases arcaicas y continuar estando a la vanguardia.

Dejar respuesta