Huellas para el futuro

1
1332
El desafuero econ贸mico de las naciones del primer mundo acabar谩 por aplastar el planeta si no se adoptan medidas urgentes.
El desafuero econ贸mico de las naciones del primer mundo acabar谩 por aplastar el planeta si no se adoptan medidas urgentes.

En ocasiones la econom铆a no ha considerado los l铆mites de los recursos naturales. De esa forma no siempre se plantea un enfoque ecol贸gico que tome en cuenta cu谩nto se pueden explotar los recursos materiales y energ茅ticos, sin causar alteraci贸n de los ecosistemas.

El equilibrio entre crecimiento econ贸mico, sostenibilidad ambiental y equidad social es el centro de atenci贸n de la Econom铆a Ecol贸gica (EE), una ciencia independiente, cuyos instrumentos son utilizados por un grupo de profesionales de la Universidad de Cienfuegos con el fin de proponer medidas encaminadas a proteger los recursos naturales disponibles.

Eduardo L贸pez Bastida, al frente de las investigaciones, se帽ala c贸mo 鈥渟on estas herramientas para evaluar y proponer medidas encaminadas a disminuir ese efecto negativo sobre la Tierra y aumentar la calidad de vida de las personas dentro de las posibilidades reales del pa铆s, sin convertirnos en una sociedad consumista.

Dr. C Eduardo Julio L贸pez Bastida, profesor universitario e investigador cienfueguero, obtuvo el galard贸n de la XII edici贸n del Premio Pensar a Contracorriente. /Foto: Darilys Reyes
Dr. C Eduardo Julio L贸pez Bastida, profesor universitario e investigador cienfueguero, obtuvo el galard贸n de la XII edici贸n del Premio Pensar a Contracorriente. /Foto: Darilys Reyes

鈥淒esarrollamos indicadores que desgraciadamente casi nadie conoce, como la huella ecol贸gica, ciclos de vida, procedimientos para lograr matrices energ茅ticas sostenibles, planes de producciones m谩s limpias, normas de gesti贸n ambiental y energ茅tica adaptadas a contextos espec铆ficos, programas para manejo integral de zonas costeras, agr铆colas e industriales, etc.鈥.

Pudiera parecer entonces, a simple vista, que se trata de conocimientos te贸ricos sin resultados concretos, sin embargo, la correcta aplicaci贸n de esos instrumentos no solo beneficia la econom铆a y la naturaleza, sino adem谩s la calidad de vida de las comunidades.

En tiempos actuales, para hablar de econom铆a medioambiental muchas veces es preciso traducir en n煤meros y datos los perjuicios a la naturaleza, de otra manera muchos no entienden los da帽os a los ecosistemas.

La investigaci贸n del Grupo de Econom铆a Ecol贸gica y Producciones m谩s

Limpias, con casi 200 colaboradores, centra de esa forma su atenci贸n en el equilibrio entre crecimiento econ贸mico, sostenibilidad ambiental y equidad social.

HUELLAS ECOL脫GICAS

Para muchas personas en el mundo, el modelo de sociedad exitosa es el estadounidense, sin embargo, se necesitar铆an ocho planetas para soportar la carga consumista de la naci贸n norteamericana.

As铆 lo expone su huella ecol贸gica, una medici贸n que desde hace alg煤n tiempo indica la demanda de la humanidad sobre la naturaleza y la sobreexplotaci贸n del ser humano sobre esta. El t茅rmino indica el 谩rea de tierra requerida por una persona para vivir, la cual se compara con la capacidad de carga del planeta (cu谩nto puede soportar la naturaleza).

Pero, 驴cu谩les son los indicadores de Cuba? 驴Vivimos en la Isla acorde a los 铆ndices de desarrollo sostenible?

La huella cubana indica que cada uno de nosotros necesita 1,6 hect谩reas para vivir y esa 谩rea de tierra se reparte entonces en indicadores energ茅ticos o huella de carbono (cantidad de 谩rboles a sembrar para disolver el CO2 consumido), la de alimentos, la de pastoreo para fomentar prote铆nas animales a consumir, de bosque (para el sustento de madera, le帽a, papel, etc.), de pesca, y de superficie construida.

Cuba figura entre los pa铆ses con desarrollo sostenible, un indicador cuya suma combina alto 铆ndice de desarrollo humano y baja huella ecol贸gica.

Aunque nuestra naci贸n es de las pocas que tiene una huella ecol贸gica casi igual a la capacidad de carga, con un 铆ndice de desarrollo humano alto por los niveles de escolarizaci贸n y salud fundamentalmente, existen muchas cuestiones a煤n por debajo de los par谩metros ideales, como la agricultura y la energ铆a.

鈥淎lrededor del 98 por ciento de la generaci贸n de electricidad y el 80 de la matriz energ茅tica total se logran a partir de combustibles f贸siles鈥, con tanto bagazo, viento y sol para aprovechar鈥, reconoce el profesor L贸pez Bastida.

鈥淗ay una pol铆tica definida con el fin de alcanzar en 2030 un 20 por ciento de energ铆a renovable, pero en la actualidad solo tenemos un 6 por ciento. Existe la intenci贸n, pero nos falta hacer mucho todav铆a鈥, a帽adi贸.

鈥淚gual pasa en la agricultura, donde cultivos como la ca帽a, el caf茅 y otros, exhiben significativos niveles de atraso con respecto, incluso, a naciones no tradicionalmente productoras鈥.

El grupo, adem谩s de determinar la huella ecol贸gica de estos alimentos y otros como el huevo, tambi茅n lo hizo de los municipios de Cienfuegos, e incluso el sector del turismo, resultados presentados a las m谩ximas autoridades de cada territorio.

Asimismo, la huella h铆drica determin贸 que el consumo de agua de los nacionales, para no tener grandes jardines o carros como en la sociedad estadounidense, es similar a los de esa naci贸n norte帽a, por tanto est谩 desproporcionada.

Por ello 鈥渉ay que enfocarse en la juventud, para que comprenda cu谩nto se puede vivir bien sin tener por qu茅 consumir m谩s鈥.

El doctor en Ciencias ejemplifica que no podemos aspirar a que cada cubano tenga un carro, pero s铆 a que haya un transporte eficiente y eficaz, porque el camino del consumismo es insostenible.

鈥淟a sociedad cubana ha cambiado y a muchos j贸venes les interesan los sistemas consumistas: tener el 煤ltimo modelo de celular, por ejemplo, aunque no sepan ni puedan hacer nada con muchas de sus prestaciones鈥.

A pesar de los esfuerzos de este grupo de investigadores, queda mucho todav铆a por hacer para lograr una mayor conciencia ecol贸gica, tambi茅n en las materias vinculadas a la econom铆a.

Datos alarmantes en cuanto al uso irracional de los recursos naturales, demuestran que actualmente la Tierra tarda 17 meses en regenerar los recursos utilizados en un a帽o, de ah铆 la importancia de vincular tales indicadores de la econom铆a ecol贸gica a los procesos de cada pa铆s.

La humanidad necesita lo que la naturaleza le proporciona, pero estudios como estos permiten entonces saber cu谩nto utilizamos y modificar conductas de acuerdo a cu谩nto debemos utilizar.

Mientras a muchos podr铆a no importarle el futuro del planeta por no avizorar en el tiempo la escasez de sus recursos, a otros les preocupa el mundo que quedar谩 para su descendencia.

驴Dejamos hoy una huella hacia la sostenibilidad o el desastre? Sensato es, entonces, aplicar a nuestra econom铆a conceptos ecol贸gicos y a la postre modificar nuestra impronta ecol贸gica, antes que desaparezca la Tierra y no quede siquiera, nuestra rastro.

mapa-huella-mundial

1 Comentario

  1. Cuba debe tener una estrategia de transporte p煤blico, bicicletas el茅ctricas y el menor n煤mero posible de autos y carreteras, que destruyen el bosque, y pedraplenes, que destruyen el sistema costa-mar. Otro aspecto es cuidar que la inversi贸n extranjera se haga en industrias ecologicamente aceptables o amigables. Otro aspecto es desarrollar investigaciones sobre bancos de semillas adaptadas al cambio clim谩tico y sembrar cortinas rompevientos en los bosques, ya que estamos expuestos a megaciclones como el Matthew, que dej贸 un “paisaje lunar” en Maisi. No existe a煤n en Cuba, ni en el ICRT y otros medios, ni en las emisoras locales, un enfoque estrat茅gico sobre qu茅 medidas espec铆ficas, en cada localidad, se deben adoptar para enfrentar el cambio clim谩tico. Ni este problema, del que se habla en general, sin una base cient铆fico matem谩tica, se ense帽a en las escuelas. No creo que podamos culpar a la poblaci贸n de inconciencia ante el problema, si la propia superestructura no la tiene ideol贸gicamente. Analice las informaciones sobre cambio clim谩tico que aparecen en la prensa de Cuba y ver谩 que son intemporales y vac铆as de contenido cient铆fico objetivo, no le dicen nada a nadie, ni son capaces de movilizar masas hacia un objetivo dado. Este art铆culo es el primero que veo que cita cifras objetivas y enfoca algunos aspectos espec铆ficos del problema. 驴Acaso, cada localidad de Cuba cuenta con una reuni贸n de factores y especialistas para analizar el cambio clim谩tico y c贸mo lidiar con el problema o escenario localmente?

Dejar respuesta