Hortalizas en el techo de “Guamuhaya”

0
719
El uso de materia orgánica forma parte del programa agroecológico. Fotos: Efraín Cedeño
El uso de materia orgánica forma parte del programa agroecológico. Fotos: Efraín Cedeño

Juan Alberto Gallardo García jamás imaginó su vida desvinculada del cultivo del café. Los primeros pasos los dio prácticamente bajo la sombra de los cafetales, los mismos que el padre atendía en la agreste zona de El Mamey, zona de la serranía de Cienfuegos donde el macizo montañoso de Guamuhaya exhibe elevaciones de más de 500 metros sobre el nivel del mar.

Empero, la fuerza de la costumbre en las tradiciones familiares no siempre se sale con la suya. Por eso al joven productor de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Hermanos Hurtado lo embullaron en cambiar los aperos propios del grano por los útiles afines a los cultivos varios.

Después de subir por terreno escarpado, llegamos a un pequeño valle intramontano. Una grata sensación de frescor y humedad nos indicaba un microclima distinto. Atareado en medio de la parida tomatera en una hectárea sembrada, encontramos a Juan Alberto, mientras sus diestras manos se encargaban de deshijar las empalizadas ramas del vegetal.

La finquita de Juan Alberto Gallardo es un buen ejemplo de cómo se transforma el polo productivo
La finquita de Juan Alberto Gallardo es un buen ejemplo de cómo se transforma el polo productivo

“En 2012 me inicié en el cultivo del tomate, comenta sonriente. Por supuesto, entonces no tenía ni el conocimiento ni el respaldo material en insumos y otros recursos necesarios. Por lo pronto, este año espero entregar a ‘Frutas Selectas’ no menos de 600 quintales”, y ya para entonces había cumplido con las 21 toneladas de cebolla contratadas.

Interviene Omar Bermúdez Sánchez, director general de la Empresa Procesadora de Café Eladio Machín, de Cumanayagua. “El país hoy demanda para el turismo unas 500 toneladas de tomate, cifra que muy bien se puede acopiar en primavera entre los 50 productores dedicados a esta hortaliza en 45 hectáreas asentadas en el lomerío. Además de El Mamey, se aprecian resultados similares en las zonas de Crucecitas y El Nicho”.

Agrega el directivo que entre los aseguramientos materiales cuentan con paquetes tecnológicos, semilla de alto potencial genético y telas para los umbráculos destinados a los semilleros. A todo ello se suman nuevos precios de acopio que estimulan al agricultor.

Además de Gallardo García, la “Hermanos Hurtado” cuenta con 66 socios más. “Si bien nuestro principal rubro productivo es el café —explica su presidente Yasiel Álvaro Rodríguez—, desde hace varios años alternamos con los cultivos varios, y gracias al microclima obtenemos hortalizas de gran aceptación en el turismo por la excelente calidad de renglones como cebolla, col y ají pimiento”.

Aclara el titular de la CCS que han sido celosos guardianes de la preservación del medio ambiente, a tenor del programa agroecológico en consideración al empleo de medios biológicos para el control de plagas y enfermedades, además de la conservación de suelos con el uso de la materia orgánica y creación de las barreras vivas y muertas, requerimientos muy bien remunerados por el Ministerio de la Agricultura.

“Por así decirlo, nuestra Cooperativa se vanagloria de ser la que más le ha metido el pecho a este empeño productivo y podemos decir con satisfacción que marchamos de punteros en todo el lomerío cumanayagüense. Pienso que a ello contribuye el entusiasmo entre los productores, que ven un apoyo estatal como nunca antes”, argumenta Álvaro Rodríguez.

A la vera del asentamiento en El Mamey, otra fructífera tomatera descubre la intervención de manos y mentes hacedoras. Un rostro de mujer sobresale entre los nutridos racimos del vegetal. Los frutos pintados por los colores, desde el verde hasta el rojo, son sostenidos por perfectas hileras de balizas.

Dania Gómez trocó el manejo de los libros por los aperos de labranza
Dania Gómez trocó el manejo de los libros por los aperos de labranza

Un buen día, dos años atrás, Diana Gómez Chávez dejó de acariciar los desgastados libros de la biblioteca donde trabajaba para convertirse en poco tiempo en una de las mejores productoras de tomates y cebollas de la Unidad Básica de Producción Cooperativa El Mamey.

“Como yo son muchas otras las incorporadas al cultivo del café y las hortalizas, ya sea porque son familiares de usufructuarios o por contratación, dice la consagrada montañesa. Comencé hace dos años en estas labores. Nos iniciamos como el resto, a la manera del campesino, con más maña que conocimientos, pero sobre la marcha, y a base de preguntar mucho sobre esto y lo otro, hemos ido aprendiendo para obtener mejores resultados… ¿Secretos? La atención del día a día y ponerle, con mucho amor, lo que lleva en cada momento”.

El nuevo centro de acopio viabilizará la gestión comercial
El nuevo centro de acopio viabilizará la gestión comercial

No muy lejos del lugar, en un punto conocido por Mina Carlota, está listo el Centro de Compra para la Atención al Turismo. Con esta nueva instalación, la Empresa de Frutas Selectas mejora el almacenamiento de los productos del agro y a la vez viabiliza la gestión comercial entre los agricultores. En breve está prevista la incorporación de un moderno equipo de transporte para el acopio en la zona.

Así, poco a poco, el agreste paisaje del macizo montañoso de Guamuhaya se va transformando. Los renovados cafetales, lejos de reñir con los cambios agrarios, armoniza con otros cultivos bendecidos por las feraces tierras y el favorable clima que la naturaleza regala en esta parte de la geografía cienfueguera.

Dejar respuesta