El hombre que escucha la «voz» del río

Aunque parezca surrealista, no lo es; “Yo escucho la voz del río. Así como lo oye; sobre todo por la madrugada. En el silencio de la noche, el ruido del cauce me indica el comportamiento del fluir de las aguas”, asegura Rolando Santana González.

El octogenario vecino del poblado crucense de Potrerrillo, en la provincia de Cienfuegos, dice conocer palmo a palmo el lecho del “Caunao”, pues “soy nacido y criado muy cerca de sus márgenes y desde niño solía darme mis chapuzones, muchas veces a escondidas de mi padres”, cuenta con una sonrisa pícara jugueteándole en los labios.

Refiere Santana que fue testigo de las últimas crecidas de la corriente y recuerda la de mayor magnitud, cuando en 2005 se desbordó del cauce, alcanzó niveles más allá del metro de altura en el interior de la vivienda y hasta llegó a rebasar el muro del colindante parque Martí.

Desde entonces tuvo la costumbre de marcar con piedras las cotas de la riada. “Así que cuando él comienza con el vaivén característico de las aguas, es síntoma de que llega la avenida. Todas estas mañas las aprendí estudiando a través del tiempo la ‘mansedumbre o fiereza’ de este símbolo natural de los potrerillenses”.

“Toda mi vida ha estado ligada al río Caunao”, asegura Santana. / Foto: Amando Sáez

Siempre que la situación meteorológica anuncia lluvias intensas, los vecinos del asentamiento acuden a Rolando para conocer sus pronósticos acerca del posible aluvión. Luego, tales prácticas se han convertido en una suerte de alerta temprana, tanto para los pobladores como para las autoridades del Consejo de Defensa de Zona.

Empero, el acervo hidrometeorológico de Santana no es tan empírico que digamos. Además de los acuciosos estudios autodidactas del comportamiento del clima, su preparación profesional de ingeniero pecuario y otros perfiles en obras hidráulicas, cursadas en la otrora Unión Soviética, le han pertrechado de conocimientos sobre recursos y manejos hídricos.

El “Caunao” fue el que le despertó la apetencia por la pesca. En sus intranquilas aguas hizo los primeros pininos con pitas y anzuelos. Aprendió a percibir el leve “sobeo” de la boca del pez cerca de la carnada. Hasta aprendió a conocer el tipo de “peje” por la picada.

Luego, en sus años mozos, se hizo del acualón, un poco a lo criollo, para bucear en los charcos hondos y así poder ensartar con el arpón de tener suerte y buena puntería, una hermosa trucha o aplanada viajaca criolla, especies que ahora mismo se perdieron del río.

“Actualmente, con mis 83 años, dice resignado, tengo que conformarme con tirar una que otra vez los nylon, porque eso sí, perro huevero… y esa fue y será siempre mi principal afición… y no crea, de vez en cuando se engancha alguna claria colosal o una tilapia descarriada”.

La última experiencia sobre el pronóstico de una gran crecida fue cuando las intensas lluvias, asociadas a la tormenta tropical Eta, y la amenaza del desborde del río. “Estuve toda la madrugada en vilo cuando oí la ‘voz’ del ‘Caunao’ y comenzó con el vaivén. Me dije, ‘ahora sí hay que prepararse’ , y desperté a algunos vecinos”.

Desde muy temprano se activó el CDZ y se personaron en el Consejo Popular las máximas autoridades del municipio y dirigentes del Buró Provincial del Parido y el Gobierno. Felizmente, todo quedó solo en las medidas preventivas de preservar la vida de más de mil 500 personas residentes en zonas con peligro de inundación, las que fueron evacuadas en casas de familia y un centro habilitado para esas eventualidades, además del aseguramiento de la atención médica y la alimentación.

Ahora solo fue el susto; empero, la alerta de Santana siempre resultó de valiosa ayuda para precaver a tiempo. Y tal como reza en refranero popular, “tras la tempestad llegó la calma”; pero, aún en período de seca Rolando no deja la costumbre de echar un vistazo, de vez en vez, a sus piedras previsoras.

Santana tuvo que ingeniar barbacoas dentro de su vivienda para preservar los bienes ante las inundaciones. / Foto: Armando Sáez

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir