Histórico: Kim Jong-un y Donald Trump se saludan en territorio norcoreano
mié. Jul 17th, 2019

Histórico: Kim Jong-un y Donald Trump se saludan en territorio norcoreano

Donald Trump posa con Kim Jong-un durante su encuentro de este domingo 30 de junio de 2019 en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas. /Foto: Susan Walsh (AP)

Donald Trump posa con Kim Jong-un durante su encuentro de este domingo 30 de junio de 2019 en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas. /Foto: Susan Walsh (AP)

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se convirtió este domingo en el primer mandatario estadounidense que pisa territorio de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) luego de la guerra de 1951-1953, tras cruzar la zona desmilitarizado entre Pyongyang y Seúl para saludar al líder líder norcoreano Kim Jong-un.

“Un apretón de manos con el presidente de EE.UU. en la zona de división de las dos Coreas es en sí mismo un símbolo de cambio”, dijo el líder de la RPDC, quien consideró el encuentro como una muestra de voluntad para avanzar hacia un nuevo futuro.

A su juicio, con este gesto el gobernante norteamericano ilustró su determinación a dejar atrás un pasado marcado por fuertes diferencias.

Por su parte, el mandatario estadounidense dijo estar orgulloso y aseguró fue un honor el cruzar junto a Kim la línea divisoria de ambas Coreas en la zona desmilitarizada.

Trump convidó además al líder de la RPDC a visitarlo en Estados Unidos en algún momento.

Encuentro a puertas cerradas

Ambos mandatarios intercambiaron saludos y breves palabras mientras posaban para las tomas fotográficas, poco antes de iniciar una conversación a puertas cerradas en la fronteriza zona de Panmunjom, donde se les unió el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Tras la reunión Trump señaló a periodistas que formará un equipo de trabajo liderado por su secretario de Estado, Mike Pompeo, para durante dos o tres semanas mantener negociaciones con Corea del Norte sobre la desnuclearización de la península.

Según indicó, quedan muchas cuestiones difíciles por delante, pero confió en poder superarlas en esta nueva etapa de consultas.

Se espera que de este cara a cara se desprenda una tercera cumbre formal entre los dos mandatarios.

Después de experimentar grandes avances en 2018, el proceso de desnuclearización quedó estancado en la anterior cumbre de Hanoi, donde Trump le negó a Kim levantar las medidas de castigo a Pyongyang, que incluso prometió no reanudar las pruebas de misiles balísticos y nucleares.

Gran parte de la comunidad internacional se opone a la imposición unilateral de sanciones, que para el caso de la RPDC solo sirvió para entorpecer los diálogos con Seúl y Washington en el camino a concretar por la vía diplomática la desnuclearización, la paz duradera y el desarrollo de la península coreana.

Enterado por Twitter

Entretanto, el líder norcoreano reveló que se había enterado por la red social Twitter del deseo del presidente de EE.UU., Donald Trump, de reunirse con él en la zona desmilitarizada.

“Mucha gente piensa que organizamos una reunión con el presidente Trump durante el intercambio de cartas, pero me sorprendió mucho cuando leí el mensaje de Twitter ayer por la mañana”, expresó Kim durante el encuentro.

Las pláticas de este domingo tuvieron lugar luego que el presidente norteamericano propusiera en su cuenta sostener un diálogo breve, en el contexto de su actual visita a Seúl, a donde llegó tras participar la cumbre del G20 en Japón.

Trump declaró que quería aprovechar su estancia en Corea del Sur, “solamente para darle la mano y decir hola”. Posteriormente, el mandatario estadounidense subrayó que el encuentro bilateral sería “muy corto”, prácticamente un mero “apretón de manos”, algo que —en su opinión— es un gesto “muy significativo”.

Se trata de la tercera vez que Trump y Kim Jong-un se encuentran en poco más de un año, ahora cuatro meses después de su segunda cumbre celebrada en Hanói, Vietnam, a finales de febrero.

Otras actividades en Corea del Sur

Más temprano, Trump se entrevistó también este domingo con su anfitrión Moon Jae-in, recorrieron juntos la zona desmilitarizada y encabezó un foro de negocios con empresarios nacionales.

Pero su presencia en Seúl desató una marcha de protesta, mayormente de estudiantes universitarios que condenaron el afán del gobernante de agravar las tensiones en la península.

Con ese mismo propósito también se concentraron de forma pacífica frente a la embajada estadounidense. (Resumen de agencias)

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles