Historias del Mar: Elegante arquitectura costeña

0
301
Hotel Encanto Palacio Azul./Foto: Tomada de Internet

Símbolo de opulencia y eclecticismo son las emblemáticas edificaciones de la barriada de Punta Gorda, cercanas al mar.

Un ejemplo es el hoy hotel Encanto Palacio Azul, construido en 1921 por el italiano, oriundo de Roma, ingeniero Alfredo Fontana Giugni, para residencia del asturiano natural de Gijón, don Emilio Menéndez Acebal, quien lo vendió en 1947 a la ranchuelera doña Consuelo de la Trinidad Verónica. Hoy, convertido en hostal turístico, un bar interior conserva el apelativo de Chelo, como homenaje a esa dama.

Al lado, el club náutico Cienfuegos, otrora Cienfuegos Yacht Club, es Premio Nacional de Restauración de Monumentos.

Antiguamente radicaron en ese lugar el Círculo Vocacional Deportivo (CVD) para enseñanza escolar y el Círculo Social Obrero Félix Edén Aguada. Estuvo alguna vez dormido en el tiempo con instalaciones clausuradas, como la piscina, inicialmente inaugurada en el verano de 1953 y reabierta el 15 de julio de 2012.

Regatas en el Cienfuegos Yacht Club. / Fotos: Cortesía de Félix E. Otero

Fue diseñado y construido por los cienfuegueros Pablo Donato Carbonell (arquitecto) y Francisco Otero Cossio (ingeniero), duque de Estrada. La primera piedra fue colocada el domingo 18 de noviembre de 1918 y lo inauguraron el 28 de agosto de 1920; allí tuvieron lugar múltiples actividades sociales, así como numerosas regatas.

También fulgura en la zona de La Punta el Palacio de Valle, símbolo de la ciudad que sugiere una mirada exótica a lejanas culturas árabes.

Revela la historia, que el catalán don Celestino Caces comenzó la construcción de esa quinta morisca, posteriormente adquirida por Acisclo del Valle como regalo de bodas.

Fue este último quien terminó el palacio en 1917. La fastuosa edificación posee una mezcla de estilos con predominio del mudéjar o hispanoárabe.

Por el frente sur, la escalinata da acceso a un amplio espacio de estilo gótico primitivo y a un salón comedor. La escalera de mármol de Carrara va al segundo piso y está adornada por un cuadro de los Tres Reyes Magos,  perteneciente al pintor cienfueguero Vicente Gelabert. En la segunda planta, entre ocho habitaciones, destacan las del señor y la señora Del Valle, las cuales solo se diferencian por los colores verde y rosado.

El tercer nivel del palacio remata el edificio con tres torres, una de ellas es de influencia gótico romana y representa la fuerza; la segunda, de estilo hindú, simboliza el amor; y la tercera es un minarete árabe y encarna la religión.

El Máster Arquitecto Irán Millán Cuétara, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos (OCCC), opina: “Las habitaciones de los señores están bellamente decoradas e impera el estilo gótico primitivo, representado no solo en salones perimetrales, sino en la destreza de los artesanos, algunos llegados de otras naciones.

“Participaron el tallista español Antonio Bárcenas y los cienfuegueros Frank Palacios y Miguel Lamoglia. Aquí también estuvo Alfredo Colli, quien se unió con Pablo Donato Carbonell e hicieron obras maravillosas”.

Así adornan el entorno marino estos elegantes símbolos de la ciudad.

Solo en este llamado “baño de mujeres” podían entrar las féminas del Yacht Club, allá por 1935./ Foto: Cortesía de Félix E. Otero

Dejar respuesta