Historias del Mar: Aposento de la Dama Azul

0
662
El insomne guardián de la bahía cienfueguera siempre recupera lo que borra el tiempo a su paso por muros centenarios./Foto: Igorra.

El Castillo de Jagua nos habla hoy de aquella √©poca en que el oficio de bandido de mar era remunerador, y la indefensa isla de Cuba, blanco de sus fechor√≠as. En 1762 se erigi√≥ en una peque√Īa altura la fortificaci√≥n que proteg√≠a nuestra bah√≠a de tales acechos y constantemente es remozada, para recuperar lo que ha borrado el tiempo, a su paso por muros centenarios.


√önica de su tipo en el centro del pa√≠s y tercera en importancia luego de los morros de La Habana y Santiago de Cuba, la fortaleza recibe el nombre de Nuestra Se√Īora de los √Āngeles de Jagua, mote sugerente de seres celestiales, asociado en extra√Īo sincretismo con el m√≠stico √°rbol siboney.

La primera restauración de este portento arquitectónico fue concebida en 1989 por los especialistas Daniel Taboada e Irán Millán, y se han materializado otros mantenimientos en 1992, 1998 y 2003. Todas han estado encaminadas a preservar presupuestos estilísticos patrimoniales de esta plaza, actualmente convertida en museo histórico.

La reparaci√≥n de balcones, el puente levadizo √ļnico en Cuba, escaleras de acceso y vigas de los techos han sido objetivos primordiales de los proyectos restauradores. Tambi√©n han sustituido los soportes y columnas con vigas de hormig√≥n, mucho m√°s duraderas, por ser m√°s resistentes a la acci√≥n de la corrosi√≥n marina.

Marisol Otero √Ālvarez, directora de la instituci√≥n hace catorce a√Īos, explica que actualmente terminaron de reponer el piso de la sala No. 2:

‚ÄúDurante el remozamiento realizado entre 2009 y 2014, los materiales reposaron en ese piso, que est√° encima de la b√≥veda del polvor√≠n, por eso tal suelo result√≥ da√Īado y decidimos reforzarlo‚ÄĚ.

Agregó que están en la construcción del Centro de Gestión e Interpretación del patrimonio inmaterial:

‚ÄúComo parte del plan, en el segundo semestre del a√Īo incorporaremos los pescadores a este proyecto, pues el v√≠nculo comunitario es nuestro principal prop√≥sito‚ÄĚ.

As√≠ el insomne guardi√°n de la bah√≠a perlasure√Īa podr√° continuar su caudal de historias y leyendas, entre las que sobresale el famoso avistamiento de la Dama Azul, que se desprende precisamente de sus muros.

Esta tradici√≥n oral tiene quiz√° por origen el castigo de alguna dama que vivi√≥ reclusa entre aquellos parapetos y que tal vez la pr√≥diga imaginaci√≥n tropical visti√≥ su recuerdo con el colorido del aleda√Īo mar.

Lo cierto es que la popular mujer proseguir√° su bregar en estos lares, gracias al empe√Īo de sus moradores por perpetuar el lugar con su historia y encantadores espejismos.

Dejar respuesta