Histeria colectiva en enfermedad que afecta a diplomáticos de EEUU

La histeria colectiva pudiera ser una de las causas de las enfermedades no probadas que padecen diplomáticos de Estados Unidos, según refleja hoy una amplia valoración del diario The New York Times.

¿Es el ‘síndrome de La Habana’ un ‘acto de guerra’ o una ‘histeria colectiva’?, es el sugerente título del informe publicado en la versión digital del Times que aborda la historia, o ciencia ficción, de cómo a finales de 2016 y principios de 2017, 21 diplomáticos estadounidenses destinados en Cuba empezaron a informar de síntomas neurológicos graves.

Esa narrativa sirvió al presidente Donald Trump para expulsar a 15 diplomáticos cubanos de Washington y arreciar las políticas de bloqueo a la isla, las cuales se mantienen, pese a las evidencias científicas que muestran los ataques solo están en la mente de los afectados.

En la actualidad más de 200 diplomáticos y personal estadounidense en el exterior informan ser víctimas, sin embargo, la causa sigue rodeada de misterio, especulaciones y dudas, algo que puede parecer como ‘sacado de una película de James Bond’, sugiere el Times.

James Bond y el Síndrome de La Habana
James Bond y el Síndrome de La Habana

En 2018, la prestigiosa revista Journal of the American Medical Association (JAMA) publicó un estudio sobre los 21 diplomáticos, dirigido por Douglas H. Smith, director del Centro para la Lesión y Reparación Cerebral de la Universidad de Pensilvania, que fue rechazado por varios científicos al vincular la acción con una conmoción cerebral.

El Times desgrana una tras otras teorías que se vertieron sobre el tema. ‘No conozco ningún efecto acústico que pueda causar síntomas de conmoción cerebral’, dijo a The Times el Doctor Jürgen Altmann, físico y experto en acústica.

En diciembre de 2020, la Academia Nacional de Ciencias ofreció una explicación alternativa que atribuía la enfermedad no al sonido sino a la luz, en forma de microondas.

A principios de la década de 1960, Allan H. Frey, un neurocientífico, documentó que las microondas podían engañar al cerebro para que ‘escuchara’ sonidos que en realidad no existen, un descubrimiento que llevó a una especie de carrera armamentística entre la Unión Soviética y Estados Unidos para crear armas de microondas.

Pese a todos los argumentos justificativos o los en contra, el propio Departamento de Estado subrayó, sin embargo, que ‘cada posible causa sigue siendo especulativa’. No se han encontrado pruebas de tal arma, y Cuba y Rusia niegan estar detrás de tales ataques dirigidos.

Relacionado 👉 Vinculan a la CIA con supuestos ataques acústicos en Cuba

Muchos científicos argumentan que la teoría del arma de microondas es inverosímil. ‘La idea de que alguien pueda proyectar enormes cantidades de energía de microondas sobre la gente y que no sea obvio desafía la credibilidad’, dijo a The Times Kenneth Foster, profesor emérito de bioingeniería de la Universidad de Pensilvania.

El estudioso de la teoría de Frey dijo burlonamente que ‘también se podría decir que los hombrecillos verdes de Marte lanzan dardos de energía’.

Cheryl Royfer, antigua química del Laboratorio Nacional de Los Álamos, opinó que ‘ningún defensor de la idea ha esbozado cómo funcionaría realmente el arma. No se ha ofrecido ninguna prueba de que tal arma haya sido desarrollada por ninguna nación’.

“El daño ya está hecho” en las relaciones entre Cuba y EEUU
“El daño ya está hecho” en las relaciones entre Cuba y EEUU

Cuando Robert Baloh, profesor emérito de neurología en la Universidad de California, Los Ángeles, recibió el manuscrito de JAMA para su revisión recomendó su rechazo y describió sus afirmaciones como ‘más parecidas a la ciencia ficción que a la ciencia.’

Las enfermedades psicógenas masivas, que antes se llamaban histeria de masas, ahora también se denominan enfermedades funcionales porque ponen en entredicho la dicotomía médica convencional entre el cerebro y la mente, señaló en su análisis el Times.

Por otra parte, cita el Times, hay funcionarios como el senador Marco Rubio de Florida, quien acusó a los escépticos de la teoría de los ataques con microondas de ser ‘agentes de influencia’ pagados por potencias extranjeras, que buscan retaliaciones como fue el caso contra Iraq y sus ‘imaginarias armas nucleares’.

Pero, como dicen miembros de la Academia de Ciencias de Cuba el ‘síndrome misterioso’ es parte de la narrativa que Washington utilizó como justificación para suspender los servicios consulares en la isla caribeña y retirar gran parte de sus trabajadores en La Habana durante el gobierno de Trump.

Artículos relacionados

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir