Hipertensión arterial: peligroso enemigo de la madre y el niño

1
1078
En Cienfuegos ha aumentado la incidencia de la Enfermedad Hipertensiva en el Embarazo (EHE). Foto: Dorado
En Cienfuegos ha aumentado la incidencia de la Enfermedad Hipertensiva en el Embarazo (EHE). / Foto: Juan Carlos Dorado

Cuando le diagnosticaron por primera vez un cuadro de hipertensión arterial, Susana tuvo miedo por su embarazo. Pero el temor se disipó tan pronto los médicos la pusieron bajo los respectivos cuidados, gracias a los cuales su estado de gravidez tuvo un feliz desenlace.

Con el transcurso del tiempo, la Enfermedad Hipertensiva en el Embarazo (EHE) aumenta su ocurrencia a nivel mundial, y constituye una de las principales causas de muerte materna. Así lo afirman los doctores José Manuel Varela, ginecobstetra, y Alain Morejón Giraldoni, especialista en Medicina Interna, de la Universidad de Ciencias Médicas Raúl Dorticós Torrado, de Cienfuegos.

De acuerdo con Varela, aun cuando la identificación de las fisiopatologías no están claras todavía, se sabe que constituye una enfermedad capaz de traer efectos fatales para la madre y para el niño. “La EHE es un proceso caracterizado por la elevación de la tensión arterial, pero relacionado con el hecho del embarazo, el momento del parto y el puerperio. Representa la tercera causa de muerte materna. Alrededor de 50 o 60 mil mujeres en el mundo fallecen debido a esta dolencia, responsable también de un alto índice de mortalidad fetal, el cual alcanzó el 33 por ciento en la provincia durante 2016. A ello es necesario añadir su incidencia en la cifra de ingresos en terapia  intensiva”, informa el galeno.

Si bien la EHE se manifiesta solo en ese momento de la vida de las féminas, existen elementos que predisponen su aparición, como son las enfermedades  renales, la hipertensión crónica, la diabetes o los embarazos múltiples. “De ahí la necesidad de tomar acciones con prontitud. No es posible eliminarla, pero sí podemos identificar factores de riesgo para atenuar los daños que nos pueda ocasionar”, considera.

“Apelamos a recursos como el Ultrasonido (UTS) Dúplex a la arteria uterina desde el inicio del embarazo, al seguimiento a la embarazada y la evaluación sobre si existe mayor resistencia del flujo sanguíneo, al UTS de crecimiento fetal…También tenemos la suerte de disponer del test para diagnosticar la  preeclampsia (Test de Roche) que nos da una predicción en las mujeres de 26 a 32 semanas de gestación complicadas con factores de riesgos. Esta prueba nos ofrece un margen para saber en qué tiempo podemos dar término al embarazo”, puntualiza el ginecobstetra.

Según afirma, el 31,8 por ciento de los nacidos con menos de mil 500 gramos se debe a la Enfermedad Hipertensiva en el Embarazo. Tal condición influye, asimismo, en la calidad de vida de los niños. Por tanto, el mencionado test arroja luces sobre el momento más oportuno para sacar a la luz a esos pequeños con el menor daño posible.

Aunque Cienfuegos no es una provincia con altos índices de mortalidad materna, sí se observa con frecuencia el fenómeno de la EHE sobre el cual, acentúa el facultativo, la parte genética influye de manera significativa: la hija de una mujer que la desarrolló tiene muchas probabilidades de padecerla; igual la hermana, e incluso, los hijos de una que hizo una preeclampsia, tiene altas posibilidades de padecer hipertensión en la infancia o adolescencia.

No obstante, es posible controlar ciertos factores de riesgos desde la comunidad, asegura Valera. “Es una enfermedad que no duele mientras no pasa y muchas se despreocupan. Pero urge hablar en los barrios con quienes son proclives. Por ejemplo, explicarles sobre la cantidad de complicaciones que pueden presentar y convencerlas de atenderse precozmente en el consultorio para hacerse los distintos análisis, entre otras medidas”.

Coincide con él su colega Alain Morejón Giraldoni, especialista en Medicina Interna. “La hipertensión, señala, es un problema de salud que en los próximos tiempos se puede agravar por una cuestión fundamental: las mujeres en Cuba han postergado la edad del embarazo.

“Sin embargo, esa postergación ha traído consigo otros problemas. En los últimos años ha aumentado el grupo de casos de hipertensión en mujeres en edad fértil. Por tal motivo, cada vez hay más mujeres hipertensas que buscan tener un embarazo a término feliz. Ello lleva una serie de medidas importantes, como acudir a las consultas de planificación familiar, existentes en todos nuestros policlínicos. Ahí se determina cuál es su mejor momento.

“A toda mujer hipertensa, al embarazarse, automáticamente se le cambia su forma de tratamiento, porque el medicamento utilizado en la no embarazada presenta riesgos fetales. Entonces requiere una intervención médica desde momentos tempranos de la gestación. No obstante, cuando desconocen que son hipertensas y se embarazan, aparecen cifras elevadas de hipertensión arterial antes de las 20 semanas, hacer cambios de tratamiento y tomar otras conductas”.

“En la EHE no está determinado el papel que juega la sal, pero en la hipertensión crónica sí, por eso esta persona cuando espera un hijo debe cuidar la dieta, realizar ejercicios físicos bien orientados y usar  medicamentos profilácticos como la Aspirina”, puntualiza Morejón Giraldoni.

Si bien en teoría la hipertensión es susceptible de desaparecer con el nacimiento del bebé, otras veces asoma durante el puerperio o permanecer como dolencia crónica en aquellas que sufrieron una EHE. Por tal razón, resulta imperativo mantenerse vigilantes ante sus señales, llevar estilos de vida y alimentarios saludables para que la espera de un nuevo ser sea siempre un acontecimiento feliz.

1 Comentario

Dejar respuesta