¿Hierba para gatos?

Aunque parezca increíble, no lo es. Existe una especie vegetal de la preferencia de las mascotas felinas. Se trata de la conocida por hierba gatera, Nepeta cataria por su nombre científico, cuyo descubrimiento se produjo por primera vez en Europa, pero desde entonces se extendió al resto del mundo.

Pues resulta que los mininos del campo suelen comer de la citada planta silvestre para purgarse y provocar el vómito. Sin embargo, los pobres animalitos afectivos que viven en el interior de las casas  no tienen esa posibilidad, así que, si quieres ayudarlo en este aspecto, debes disponer en tu vivienda de una maceta alguno de esos ejemplares de la flora.

Misteriosa “danza” gatuna 

En el artículo “Hierba gatera, ¿por qué gusta tanto a los gatos?”, publicado en el sitio consumer.es, su autora, Eva San Martín, afirma que esa planta enloquece a dos de cada tres de los pequeños mamíferos, los que se frotan con ella, la lamen y  mastican con inusual interés, incluso emiten sonidos similares a la de la hembra en celo.

El vegetal libera una molécula que tiene un efecto narcótico sobre los susodichos, denominada nepetalactona. Sin embargo, aquí no acaba la llamativa reacción felina a la yerba. La enzima, sostiene el trabajo, ejerce sobre ellos un efecto narcótico; incluso pueden correr como locos, saltar de un sitio a otro o rascar de pronto sitios que antes no solían hacerlo.

Los expertos, sin embargo, no logran ponerse de acuerdo cuando se trata de explicar por qué unos mininos sienten tanta pasión por la también llamada catnip, mientras que otros se muestran indiferentes a sus encantos.

«No todos responden del mismo modo y las razones no están claras porque no son determinantes ni la raza ni el sexo ni el color del pelaje del animal», afirma el investigador Jeff Grognet en “Usos y efectos de la hierba gatera en felinos”, publicado en la revista científica The Canadian Veterinary Journal.

Ahora bien ¿qué ocurre una vez que la nepetalactona alcanzan el olfato? El componente químico se une a las células encargadas de estimular las neuronas sensitivas. Cuando esto ocurre, la reacción que se desencadena es como si estas células despertaran todas de golpe. La respuesta frente al intenso estímulo en su cuerpo es muy similar a la ceremonia de seducción sexual, y tal comportamiento puede durar hasta diez minutos.

El poderoso efecto que tiene la Nepeta sobre las populares mascotas es utilizado en juguetes y accesorios, con la finalidad de incitar el juego y animarle a realizar actividad física. De este modo, la menta se convierte en un aliado para prevenir la obesidad del animal mientras estimula  también a su mente.

La hierba gatera no tiene por qué suponer un riesgo para los queridos amigos de la familia, aunque se recomienda tomar algunas precauciones cuando el efecto de la planta es demasiado intenso puede descontrolarse y saltar por ventanas o pórticos, o tal vez mostrar un comportamiento agresivo.

No solo para gatos 

Por años a la Nepeta cataria le han reconocido determinados beneficios para el hombre y para la propia planta. Justo, la razón de poseer nepetalactona la hace segregar un olor acre que sirve para ahuyentar insectos, una suerte de escudo protector contra estos indeseables huéspedes.

Tal mecanismo según  Benjamin Lichman, biólogo de plantas de la Universidad de York se debe a un conjunto de enzimas inusuales, tras una reacción en cadena para activar un segundo catalizador. Este doble golpe le da a este componente natural sus potentes poderes.

En tanto, uno de los usos más frecuentes de la yerba está en la medicina homeopática, cuyos promotores reconocen en sus principios activos propiedades como agente relajante, calmante de malestares estomacales, agente para inducir la sudoración y la menstruación, así como curar la diarrea, aumentar el apetito y ayudar a aliviar los síntomas de resfriado común.

Sin embargo, no son estos los únicos beneficios de la hierba gatera. Según criterios  de no pocos agricultores deberían cultivarla en la periferia de sus campos debido al poder polinizador de la misma. Sustentan que las abejas de todas las formas, tamaños y variedades sienten particular preferencia por la catnip.

Y si de rarezas de la naturaleza se trata respecto a la Nepeta, resulta su propensión a mostrar tendencias alelopáticas, consistente en la capacidad de las plantas de suprimir el crecimiento de otras que tienen cerca, en especial las llamadas malas hierbas. Oportuno aclarar que no lo hacen mientras son pequeñas y tienen reducido el sistema radicular, pero cuando crecen y la competencia se convierte en una lucha por el dominio del espacio, nuestra gatera triunfa.

En tanto, el aceite esencial de la especie vegetal que nos ocupa constituye un producto muy caro de comprar, porque el rendimiento durante el proceso de obtención es muy bajo. Sin embargo, los científicos están muy interesados en el producto toda vez que, según sus propias conclusiones, el compuesto puro es más potente que el DEET, nombre común del N-diethil-m-toluamida,  utilizado como repelente de insectos efectivo desde que fue desarrollado por el Ejército de los Estados Unidos en 1946.

Su ubicación botánica

La hierba gatera es un arbusto perenne con tallo grisáceo, velludo y ramificado que alcanza 20-60 cm de altura. Tiene hojas opuestas, pecioladas, cordadas, con bordes dentados y peludas por el envés. Las flores, numerosas, son de color amarillento y rosado manchados de púrpura, y suelen agruparse en una espiga laxa pedunculada. Por lo general, sobre todo ramas y floración, desprende un suave olor cítrico.

Desde el punto de vista etimológico, el nombre de su género Nepeta proviene del latín (nepa) que significa «escorpión», dada la antigua creencia de que con ella podía curar la picadura de los escorpiones.

De acuerdo con la región geográfica, la planta responde a diferentes denominaciones. Así podrías encontrarla si indagas por albahaca de gatos, gataria, gatera, gatera alta, hierba de gatos, hierba gatera o gatuna, mea-gatos, menta de gato, menta gatera, menta gatuna, nébeda, hierba del asmático o yerba ñeta.

Es increíblemente sencillo cultivar la especie a partir de esquejes. Solo tienes que arrancar un trozo de tallo de al menos 5 cm de altura, quitar las hojas inferiores y ponerlo en agua. Echará raíces en un abrir y cerrar de ojos, y entonces podrás ponerla en una maceta o en el suelo.

Si te decides plantar con semillas, debes tener en cuenta que las simientes requieren pasar al menos un día en el congelador antes de intentar germinarlas. Ah, la mayoría de los agricultores recomiendan comenzar a sembrar a finales de invierno o comienzos de la primavera.

Hay quienes opinan ideal la siembra de semillas en macetas individuales o en bandejas de almácigos, para luego trasplantarlas a su lugar en el jardín cuando las posturas hayan alcanzado unos 5 cm de altura. Aunque también puedes hacerlo directamente en el suelo, si lo prefieres así deja una distancia de al menos 40 cm entre cada una para que tengan espacio suficiente en el crecimiento.

Artículos relacionados

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir