Hatfields & McCoys

4
388
La miniserie representa un alegato a favor del entendimiento entre los hombres.

El Canal Educativo estrenó en Cuba el que probablemente constituya uno de los pocos aportes a considerar de la magra cadena History Channel (hoy día History a secas) a la teleficción anglosajona actual: Hatfields & McCoys (2012), miniserie de tres capítulos inspirada en sucesos verídicos acaecidos durante la parte conclusiva del siglo XIX entre las dos familias estadounidenses en pugna identificadas en el título, cuya conocida rivalidad surgiera al término de la Guerra de Secesión.

Concebida, producida y protagonizada por Kevin Costner, viejo conocedor del western (Danza con lobos, Wyatt Earp, A campo abierto), el género en el cual se mueve, la obra televisiva atraviesa con dignidad los códigos de un universo genérico frecuentado por el medio en piezas como Deadwood (HBO) y Hell on Wheels (AMC), ambas excelentes y superiores a Hatfields & McCoys. No obstante, el vehículo al servicio del actor de JFK cobra cierta estatura artística, debido a su cuidada factura, el correcto montaje, la solvencia de la puesta en pantalla, el rico soundtrack orquestado por John Debney y Toni Morales, la calidad del cuadro interpretativo, la mano serena con que filma aquí un mero artesano industrial como el director Kevin Reynolds, la cadencia de un relato in total crescendo -carente de zonas muertas e inconexiones narrativas- y el muy rentable quehacer fotográfico de Arthur Reinhardt. Su lente en trance de gracia enfatiza con precisión la plúmbea grisura de aquellos universos morales.

La miniserie representa un alegato a favor del entendimiento entre los hombres quienes, cegados a la incomprensión e intolerancia por disímiles causas, pueden favorecer el clima bélico que desencadene episodios tan tristes como los aquí contados. Hatfields & McCoys también discursa en torno a la inutilidad de la venganza; pero principalmente acerca de la fuerza destructora de la violencia en la especie humana.

4 Comentarios

  1. Toledo, de por hecho que veré la serie que manifiesta Delvis. Gracias por sus palabras sobre mis comentarios, éxitos para usted en el nuevo año. Saludos del autor.

  2. Tuve la oportunidad de ver ambas series, me las sugirió precisamente Delvis, y como ha ocurrido otras veces sus sugerencias dieron en el blanco. Las disfruté, y como las guardo en memoria, alguna que otra vez vuelvo a ver escenas que me gustaron. Espero que pueda vencer la asignatura pendiente para leer sus comentarios, siempre instructivos y a veces polémicos, lo cual es magnífico. Saludos y que tenga un buen año.

  3. Delvis: te confieso que no he visto Rising Texas. Ahora la contemplo como asignatura pendiente, gracias por sugerírmelo. Gracias por tu comentario. Éxitos en 2017

  4. Hola otra vez!
    Inmediatamente que vi el póster de la serie en una revista extranjera llamada Censacine! aposté por ella, de eso hace ya tres años.
    La miniserie la disfruté mucho, especialmente por la participación Costner, a quien estimo muchísimo como actor. Sin embargo, la BSO no se quedó detrás; el tema musical principal de la serie con la voz de la preciosa Lisbeth Scott me encantó también.
    En el plano de la trama, todo está dicho: abordar un hecho histórico es sumamente exigente para cualquier teleserie y más aun teniendo como colofón este acontecimiento que constituye un hito para las familias estadounidenses de más avanzada edad.
    Una de mis escenas preferidas fue la matanza de los hijos de McCoy a manos de Devil Anse; la secuencia es espectacular y muy realista, debido a lo atroz de la acción en sí.
    No creo en absoluto que Hell on Wheels o Deadwood sean superiores (hay que definir en qué aspectos primeramente), lógicamente, más ambiciosas sí son, pues constan de más temporadas y personajes más sólidos. Sin embargo, es más una cuestión de abordar los hechos históricos dados.
    Espero que nuestro periodista también le dedique un pequeño estudio a otra serie no igual, pero parecida a Hatfields & McCoys llamada: Rising Texas (2014). Es una producción en la que participan también algunos actores anteriormente tratados, pero demás, la integran además un elenco especial de artistas latinos que también encarnan figuras históricas significativas.

Dejar respuesta