Construir una Cuba mejor desde la enseñanza de la Historia

Acorde con los nuevos cambios en el país, también deberá estar la conciencia de cada joven que desde el conocimiento de la historia nacional, comprenda y contribuya a la construcción de una Cuba mejor…

“…no se concibe una revolución sin una gran revolución también en el campo de la educación; es decir que revolución y educación son dos cosas casi sinónimas”.

Acercar a los estudiantes a la historia, que la entiendan, la aprehendan y la sientan con el corazón, es un reto constante en el quehacer cotidiano de maestros y profesores de la enseñanza cubana. Un propósito de país que bien supo trasladar a la pantalla, la recién finalizada telenovela cubana Entrega, mediante un creativo profesor que fue capaz de calar en el alma de sus alumnos al abordar a José Martí u otros próceres, así como significativos segmentos de nuestra raigambre, devenido ejercicio de cubanía.

Las clases del profesor Manuel –personaje que interpretó el actor Ray Cruz- llaman a la reflexión desde la didáctica. “La historia debe enseñarse como un proceso que ayude a entender la realidad. No se trata de hacer un cuento, hay que verla como un proceso donde intervienen factores económicos, internacionales, las luchas internas, además de la expresión cultural”, puntualizó en noviembre del pasado año el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en reunión con profesores de Historia de la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona”.

Y es que la enseñanza de la Historia cada vez más desempeña un papel fundamental para que las nuevas generaciones fortalezcan su pensamiento en cuanto a la identidad nacional y conozcan las luchas de un pueblo durante siglos para primero alcanzar y luego preservar su soberanía.

Acorde con los nuevos cambios en el país, también deberá estar la conciencia de cada joven que, desde las aulas, comprenda y contribuya a la construcción de una Cuba mejor, lo que es un reto no solo para el sistema educacional, sino también para la familia, núcleo fundamental de la sociedad.

¿Por qué es importante la enseñanza de la historia de Cuba?

Seguros de la importancia de la enseñanza de la historia de Cuba, un foro donde se aborda el particular constituye una oportunidad para que los cubanos, donde quieran que se encuentren, expongan sus criterios y soluciones para mejorar lo que ya hemos calificado de primordial y determinante en formación de ciudadanos más comprometidos.

“La historia es la memoria viva del pasado en el presente”, reconoce uno de nuestras foristas quien se nombra Sara.

Por su parte, El naranja VCL entiende que la enseñanza de la historia de Cuba, simplemente ayuda a crear valores patrios y comprender las razones por las que un día un puñado de cubanos emprendió la lucha hacia la liberación nacional. Ayuda a pensar como país y a tener sentido de pertenencia sobre el mismo.

Le interesará saber qué entendemos por Pensar como país

Por supuesto que, en un entorno mediado por las tecnologías de la información y la comunión, no faltaron comentarios como el de heribe29 quien propone “llevar la historia también a los dispositivos móviles, con aplicaciones entretenidas, ya que esa es la vía por la cual las nuevas generaciones hoy tienen acceso a la información. Deberán llevarse los planes de estudio a estas plataformas y así impartirlas en las escuelas. Por otra parte, museos e instituciones relacionadas con temas de la historia y la cultura deberán tener un mayor protagonismo en las redes sociales e interactuar en tiempo real con la juventud, creando debates interesantes”.

Particularmente, Yosbel nos recuerda que, “desde el triunfo de la Revolución, Cuba ha insistido en la necesidad de enseñar su historia en los diferentes niveles de enseñanzas. Este esfuerzo por enseñar, no se traduce necesariamente en aprendizaje, de ahí la necesidad de que los estudiantes la aprehendan y la sientan. Saber la historia, entre otras cosas, nos dice de dónde venimos y hacia dónde vamos; nos da una razón por lo cual luchar y resistir; la historia se convierte en lecciones; y sobre todas las cosas, marca derroteros. La historia se convierte en la manta que te protege del agresor y te hace fuerte ideológicamente”.

La historia debe traducirse ante las nuevas generaciones no como algo del pasado, sino como fuertes elementos para desentrañar el presente, nos comenta el usuario Enrique. Por ejemplo, la figura de “Martí debe ser traído ante los jóvenes, no como algo que pasó hace ya muchos años, sus ideas deben expresarse en hechos de la vida cotidiana. Cobra tanta vigencia el pensamiento martiano cuando hablamos de antimperialismo en el siglo XXI”.

El hecho de que los profesores conozcan al dedillo la Historia de Cuba no garantiza el contar con estudiantes sobrados en la materia. “El profesor de la asignatura, además de estar muy bien preparado, debe hacer de su clase un espacio vivo, dinámico. Enseñar la historia es hacer el cuento de nuestras vidas. ¿Quiénes somos? ¿Dónde estuvieron nuestros abuelos un día?”

Recomendamos el texto || “Tiza de oro” para el profesor Manuel

Otra vez frente a la pregunta inicial: ¿Por qué es importante la enseñanza de la historia de Cuba? podemos alegar que los que olvidan su historia están obligados a repetirla, y como dijera el General de Ejército, Raúl Castro Ruz, no sobreviven al error.

Nuestra historia, nuestras tradiciones son la base de nuestro patriotismo, nuestro antiimperialismo, nuestra solidaridad, es nuestra esencia. Las nuevas generaciones deben nutrirse de nuestra historia en la lucha contra siempre perenne por la soberanía.

Texto tomado de Cubahora

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir