El Guille de la Escuela Provincial del Partido de Cienfuegos

A Guillermo González Arias lo conocí en la lejana década de los años sesenta. Entonces ambos éramos estudiantes de la Escuela Secundaria Básica Hely Pérez Silva, del pueblo villaclareño de Manacas. Desde entonces, el Guille, como cariñosamente lo llamábamos, sobresalía por su responsabilidad como parte del ejecutivo de la brigada estudiantil José Antonio Echeverría.

Aunque por entonces aún no tenía bien definida su vocación, para todos estaba claro que podría ser un buen maestro, como quiera que ante el déficit de profesores, la dirección del centro lo escogió para impartir clases de Matemática a los alumnos de grados inferiores, cuyo desempeño le granjeó el prematuro calificativo de “el profe Guille”.

Luego, los derroteros de la vida se encargarían de enrumbar sus pasos por la docencia. Como era habitual en él, dio el paso al frente cuando a su politécnico llegaron para pedir a los jóvenes incorporarse en cursos emergentes para profesores de Economía. Como tampoco vaciló en formar parte del claustro fundador, en 1976, de la Escuela Provincial del Partido Alejandro Nápoles León, de Cienfuegos.

La génesis del Sistema de Escuelas del Partido (SEP) está en la creación de las Escuelas de Instrucción Revolucionaria concebidas por el Comandante en Jefe Fidel Castro, cuya fecha de fundación data del 2 de diciembre de 1960,entonces con el objetivo de formar y preparar a la nueva hornada de dirigentes de la naciente Revolución.

Apenas 16 años después, González Arias formó parte de los cientos de profesionales que a lo largo de todos estos años han ocupado un puesto en el SEP.

¿Qué ha significado ejercer la docencia en este tipo de enseñanza?

“Se dice fácil, pero son casi cuarenta y cinco años dedicados a la Escuela del Partido; una vida entregada a la docencia en la especialidad de Economía. Por supuesto, la responsabilidad ante la preparación de dirigentes políticos y administrativos me ha obligado todos estos años a una constante superación por diferentes vías.

“¿Mi mayor satisfacción? Pues la gratitud mostrada por los alumnos cuando se sienten satisfechos de los conocimientos adquiridos. Y en tal sentido considero haber contribuido, desde mi perfil, a elevar el nivel de información sobre la situación económica nacional e internacional que han requerido los cientos de cuadros políticos y administrativos matriculados en los diferentes cursos básicos o de postgrado.

“Como también me siento bien recompensado cuando uno de mis compañeros me pide una opinión especializada o tienen en cuenta mis criterios profesionales, y hasta cuando puedo ayudar a la preparación metodológica de los más jóvenes con este o aquel consejo.

“Por supuesto, existe una constante insatisfacción por lo que pudimos hacer mejor. En ese sentido, a pesar de haberle dedicado buena parte de mi vida a la Escuela del Partido, aún me queda por dentro la respuesta incompleta o la duda sobre un tema que no pude esclarecer lo suficiente por falta de documentación”.

Sin embargo, el Guille, como siguen llamándole colegas y alumnos, además de las miles de horas frente al aula y otras tantas dedicadas a la preparación de conferencias, seminarios o clases prácticas, también engrosa en su voluminoso currículum el cargo de subdirector docente, el desempeño al frente del Núcleo del Partido y la sección sindical; las numerosas movilizaciones a tareas agrícolas o el cumplimiento de la misión internacionalista como profesor de la escuela política del Movimiento Popular para la Liberación de Angola.

La jubilación llegó, pero no el retiro, como él mismo afirma. Luego, el Guille continúa contribuyendo, desde la misma trinchera ideológica, tiza en mano y con la maestría pedagógica que le caracteriza, a comprender mejor y profundizar más en la conceptualización de los Lineamientos de la política económica y social de la sociedad cubana, su modelo económico de desarrollo socialista, así como la estrategia actual, incluyendo las nuevas transformaciones sobre el proceso de ordenamiento cambiario y monetario.

A la pregunta sobre el apoyo en tantos años de entrega, Guillermo no vacila en señalar a la familia como el pilar fundamental e imprescindible, por eso prefiere terminar la entrevista mencionando a quienes han figurado entre los principales incentivos: Anita, la esposa, y la hija, Yudith.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir