Gratitud al pueblo de Cuba por su obra en enfrentamiento a la Covid-19

Tomasa Sarría Quintana*

Ante la presencia del nuevo coronavirus y el bloqueo impuesto por Estados Unidos a la Isla, el sol no ha dejado de brillar, y donde la solidaridad, el altruismo, el humanismo y la unidad siguen contagiando a cada uno de los que en ella habitamos y a aquellos que prefieren visitarla  por su seguridad y belleza natural.

Este virus ha dejado en el mundo miles de muertos y más de 7 millones de contagiados, sin embargo,en Cuba se han adoptado un grupo de medidas para enfrentar la pandemia, las cuales son colegiadas, chequeadas y evaluadas diariamente por nuestro presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez  y su equipo de trabajo, que con total transparencia dan a conocer a nuestro pueblo por los diferentes medios de difusión masiva con el objetivo de garantizar el bienestar los cubanos.

Esto solo es posible en un país que destina gran parte del presupuesto a la salud, para garantizar asistencia médica a todos sin diferencia alguna y de forma gratuita, poniendo la ciencia en función de cada una de las enfermedades, para que científicos e investigadores desde sus ensayos clínicos, búsqueda de referencias y modelos, aporten por las mejores decisiones que irán dando respuesta a este desafío que ahora enfrenta la ciencia contra el nuevo coronavirus. Es una garantía vivir en un país como este, donde lo más importante es la vida del ser humano y su derecho a ella.

Entonces como dice el profesor Calviño, creo que vale la pena unir al aplauso de nuestro personal de salud, un reconocimiento a nuestros dirigentes del Estado, el Gobierno, el Partido y los consejos de defensa, especialmente al ministro de Salud, por las horas de descanso dedicadas a la evaluación y monitoreo de las medidas trazadas, al seguimiento, evolución y resultado de cada tratamiento aplicado, con el objetivo de salvar vidas tanto dentro como fuera de nuestro país. De igual forma, a las autoridades de la provincia de Cienfuegos por adoptar medidas que dieran respuestas a las condiciones concretas de la localidad, lo cual hizo posible los resultados que hoy muestra la provincia ante la pandemia. Eterno agradecimiento a nuestro inolvidable Fidel Castro Ruz, quien nos enseñó a ver la luz en medio de las tinieblas, a luchar y no rendirnos, a confiar, a ser solidarios, disciplinados, creativos, unidos, responsables, pero sobre todo, humanistas.

Qué decir de la entrega, certeza y solidaridad del personal de los laboratorios, responsables de los resultados de cada una de las muestras tomadas, que posteriormente pasan a un equipo de especialistas,dentro de ellos los encargados de llevar la estadística a gráficos, modelos, esquemas de números que causan alegría unos, y otros dolor, cuando se trata de nuevos casos positivos, y aunque en cifras muy reducidas, los fallecidos, resultados que están muy lejos de los de otros países ante la misma pandemia.

Reconocer al  Dr. Durán, al que admiro grandemente por su transparencia en cada conferencia de prensa, por su amor a la profesión, sentido humanista, profesionalidad, entrega y disposición cada mañana para dar a conocer la situación epidemiológica del mundo y de nuestro país. Aplausos para ese excelente profesor, porque su información no se separa de la metodología de una clase, su explicación oportuna alcanza cualquier nivel escolar, así como el esclarecimiento de cada término médico que pudiera no ser comprendido por quienes diariamente lo escuchan; su motivación para  encontrarnos al  día  siguiente al referir que la población se mantiene actualizada y tiene mucha cultura en materia de salud. Todo ello sin dejar de mostrar en su rostro el dolor por las cifras de muertos y contagiados en otros países del mundo y aunque en números muy pequeños las nuestras también.

A nuestros periodistas, por asumir el riesgo y llegar hasta los centros de aislamiento para ofrecernos el más mínimo detalle acerca de la atención y evolución de cada paciente y persona en aislamiento, y de los laboratorios donde se estudian las muestras tomadas. A los trabajadores de la producción y los servicios, quienes se han mantenido laborando en la producción de alimentos, artículos de primera necesidad y en trámitesimpostergables, así como por aplazar términos y utilizar otras vías de comunicación para mantener el aislamiento social; a los trabajadores de la cultura por sus innumerables iniciativas para llevarnos alegría y aliento; a los  del turismo, que han diversificado sus servicios para contribuir con la alimentación de nuestro pueblo.

Relacionado || En Cienfuegos: Periodismo, periodistas y la Covid-19

A los telecomunicadores, por habilitar nuevos servicios en los centros de aislamiento e instituciones de salud para informar y mantenernos informados; a la radio por su labor en pos de la prevención, siempre oportuna y actualizada, y a la televisión por su variada programación en estos días que parecen tener más de 24 horas.

A nuestros niños, cuya inocencia no les permite medir la magnitud de lo que está sucediendo, sin embargo sin resistencia alguna, cambiaron la escuela por la casa, sus compañeritos de aula por sus padres y hermanos y a los conocidos maestros por los que hoy imparten las teleclases  junto al equipo de Cinesof, como también se privaron de jugar con sus amiguitos en la cuadra, en los bajos de los edificios, en los parques, donde se reunían diariamente.

A quienes laboran en los diferentes medios de transporte que trasladaron responsablemente las muestras tomadas hasta los laboratorios y hospitales, a turistas y viajeros  hacia hoteles, centros de aislamiento, aeropuertos, hospitales, a los que en cada localidad trasladan las personas que por razones necesarias se encuentra trabajando. A los miembros de la PNR, las FAR y la Fiscalía, quienes sin dejar de velar por el cumplimiento del orden y la ley también cuidan de nuestra salud. A los trabajadores del MINREX, del Ministerio del Interior, Inmigración y Extranjería por su control exhaustivo en las entradas y salidas a nuestro país por puertos y aeropuertos.

A los dirigentes del Inder por su estrecha comunicación con los deportistas que se encuentran, tanto fuera como en Cuba, para conocer de su seguridad y estado de salud; a las federadas y cederistas por la confección de nasobucos, la distribución de alimentos a los ancianos que viven solos y por los aplausos a las nueve de la noche en honor a nuestros médicos y sus familiares, para enviarles aliento, fuerza, amor, agradecimiento, pero sobre todo, el orgullo de saber que podemos contar con ellos. A los psicólogos que nos brindan las herramientas para enfrentar esta situación de aislamiento en viviendas donde convergen hasta tres generaciones, para que reine la paz, el amor y la comprensión en cada uno de sus miembros.

Sirva también esta pandemia para sentirnos orgullosos de ser cubanos, valorar cada día más lo que tenemos, ser mejores seres humanos, para encontrar en cada una de las noticias e imágenes vividas por otros países los argumentos para entender por qué tenemos que mantener nuestras conquistas, por qué debemosestar unidos aportando desde el lugar donde nos encontremos lo mejor de nosotros.

Compatriotas se trata solo de pensar como país. En fin, llegue el reconocimiento a todo nuestro pueblo que, desde el aislamiento social, pero unidos a todos estos héroes, agradece despertar cada mañana y desde casa ver la luz del sol, hasta que llegue el día en que todos juntos demos un aplauso por la vida, satisfechos por haber ganado otra batalla: la del nuevo coronavirus.

*Profesora de la Universidad de Cienfuegos.

Recomendamos leer || Orgullosos de ser cubanos
5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Un Comentario en “Gratitud al pueblo de Cuba por su obra en enfrentamiento a la Covid-19

  • Avatar
    el 18 junio, 2020 a las 3:51 pm
    Permalink

    ¡Excelente artículo!
    Los resultados que hoy exhibe Cuba en el enfrentamiento a la COVID-19, demuestran que en el país se gobierna para (y con) el pueblo.
    Nuestra felicitación a todos los que han estado en la primera trinchera del combate contra en esa terrible enfermedad.
    ¡Gratitud eterna a Fidel por todo!. En este minuto, por su genialidad al delinear la estrategia de la salud y la ciencia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir