El ateje: la gomina de mi infancia

0
425
LLamado también ateje amarillo o blanco

De niño, se me ocurrió embadurnarme la cabeza de ateje. Pretendía someter mis cabellos rebeldes y peinarme al estilo de Rodolfo Valentino y Carlos Gardel. Mas, la inocente aventura tuvo sus consecuencias cuando llegué a la casa y mis padres notaron la tiesa cabellera: la reprimenda se la puede imaginar el lector.

De antemano conocía las propiedades adhesivas de aquel fruto. Era común entre la chiquillada del barrio emplear esa especie de pegolín natural para fabricar las coloridas catanas o papalotes, como también los llamábamos en el pueblo. También era el pegamento ideal para fijar las forros de las libretas escolares.

Ofrenda para Oshún: ateje amarillo

Entre las deidades del panteón Yoruba es Oshún una de las más conocidas y queridas por los cubanos. En la religión católica es la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de la Mayor de las Antillas, con una interesante historia surgida en la época del colonialismo español en la Isla.

Pues sepa que de las tantas ofrendas tributadas a la venerada imagen cuenta el ateje amarillo, también conocido por uva gomosa. El fruto de esta planta es popularmente utilizado para pegar, y no faltan adolescentes que lo usen para untarse en el cabello, a modo de gel, tal y como se me ocurrió hacer de niño.

En cuestión, se trata de un árbol de mediano tamaño, de abundantes ramas, de hojas redondeadas, alternas y dentadas, cuyo nombre científico es Cordia alba, y perteneciente a la familia de las Borragináceas. Flores en panojas blanco amarillentas.

El fruto del ateje es una drupa globosa, blanca, casi transparente, en racimos, sabor azucarado, mucilaginoso y que contiene además mucho tanino. Sus frutos y las hojas tienen propiedades expectorantes, emolientes y antidiarreicas, por lo que han sido utilizados como remedios caseros. También los primeros son una buena fuente de alimentos silvestres, en especial para cerdos, palomas, gallinas y otras aves.

Ateje rojo

La madera del tronco es de color carmelita de peso medio, y no durable. En ocasiones ha servido para interiores y la construcción. Ha crecido alrededor de las casas como árbol de sombra y en cercas. Es utilizada para múltiples remedios caseros.

Como pariente cercano está el llamado ateje común, variedad más abundante de la familia y se encuentra en toda la Isla de Cuba en muy diversos terrenos, sobre todo en los calcáreos y particularmente en los rojos. Comúnmente le dicen nada más que ateje, aunque algunos le dicen ateje colorado, por el color de sus frutos, a diferencia de la uva gomosa.

Según la farmacopea popular, su raíz en tisanas, sirve para la hidropesía y contra la presión alta.

Como dato adicional debemos decir que las Cordia sirven de alimento para larvas como la Lepidoptera. En la India, la fruta de especies locales se usan a manera de vegetales, en cocidos, pickles, con varios nombres, entre ellos, lasora en hindi. Cordiadichotoma, y gunda en hindi.

Dejar respuesta