Gimnasia artística por sus fueros

0
321

Doce metros cuadrados. Esas son las dimensiones del tapiz donde Liosmel hará su selección. Limpieza en los movimientos acrobáticos, fuerza, concentración, le pide la coreógrafa del equipo. Una caída, mirada de aprobación para continuar, no se amilana, parece como si bailase.

Eso y más viven los deportistas de gimnasia artística cada día. La doble sesión de entrenamiento es agotadora. No se asombre si le digo que los “príncipes enanos” que conforman el equipo no sobrepasan los 12 años.

Todavía es muy pronto para vaticinar el resultado, pero sus aspiraciones tienen que ver con representar dignamente a Cienfuegos en la competencia más importante para sus categorías: los Juegos Escolares Nacionales.

Según José L. Mejías, entrenador del plantel femenino, “la delegación aspira a mejorar el décimo lugar alcanzado en la última competencia a la que asistieron. Nos enfrentaremos a equipos tan fuertes como los de Santiago de Cuba, Granma, Camagüey -que poco a poco se ha ganado un espacio en el país- y Guantánamo.

“Hace seis años que las muchachas no compiten a ese nivel, y aunque los varones si lo hicieron, no llevaron al equipo completo. Hoy trabajamos con una preselección pero tenemos una buena cantera. Pretendemos que se den a conocer primeramente, alcanzar una medalla sería ya una sorpresa”.

Que estos muchachos subieran hasta el peldaño más alto del podio en las categorías infantiles sería un hecho loable para los cienfuegueros, pero no significa una victoria segura ahora que son atletas escolares.

“Cuando son más pequeños se les mide la técnica y algunas habilidades, una vez que llegan a la categoría de 9-10 años, deben competir en ejercicios obligatorios y opcionales, lo que demanda de ellos el dominio de los giros, agarres, movimientos pendulares, equilibrio a la entrada y salida de los aparatos, entre otros aspectos”.

Por lo pronto esperan poder viajar hasta Sancti Spíritus para enfrentarse a los deportistas de la hermana provincia y hasta Santiago de Cuba, un termómetro por el cual medirán la preparación.

Con una delegación completa, este equipo podría convertirse en la esperanza de la gimnasia artística cienfueguera, porque de seguir en el deporte, estos atletas transitarían por las diferentes categorías hasta llegar a mayores. Y entonces Liosmel recordará que prefería la barra fija y manos libres, Javier el caballo de salto y Landy los arzones.

Dejar respuesta