¿Garra o hacha?, lo sabremos hoy

1
218
Alexander Ayala fue el líder a la ofensiva por los Leñadores. (internet)
Alexander Ayala fue el líder a la ofensiva por los Leñadores. (internet)

El pronóstico de este redactor estuvo a punto de cumplirse, pero “a punto” no existe en el deporte, y con otra remontada épica, los Leñadores igualaron el Play Off y obligaron a un séptimo encuentro para definir el retador de Granma en la gran final de la Serie Nacional de Béisbol.

El choque, como se esperaba, resultó un verdadero campo de batalla, donde se vieron (y protestaron) jugadas de todo tipo, algunas de ellas poco repetidas en nuestro clásico de las bolas y los strikes. Y es que la postemporada es otra cosa, sobre todo para aquellos equipos acostumbrados a estar presente en estas decisivas fases.

Los Industriales hicieron de todo en pos del éxito, conocedores de lo que representaba darle vida a sus rivales en sus predios del “Julio Antonio Mella”. Por eso, las palmas para el intento de Yorbert Sánchez de impedir un doble play con su mano, y la astucia de Malleta para poner out en primera a Quiala tras el tiro de Frank Camilo, y luego, su deslizamiento que trató de evitar que una bola escapada entrara en el banco de Las Tunas.

Desde el montículo, el duelo entre el zurdo Misael Villa y el diestro Vladimir Baños fue intenso en las primeras cinco entradas, las cuales finalizaron con ventaja de los locales de dos carreras por cero, ambas inmerecidas, por cierto.

Pero en el sexto Víctor Mesa sacó una de sus cartas de la manga, y el veterano Eriel Sánchez cumplió con su rol de emergente, al desaparecer la esférica para poner a los suyos delante 3-2.

Lo mejor estaba por suceder, y ello llegó en el octavo acto. Primero, a los azules no les acompañó la suerte madero en ristre, pues el estacazo de Malleta dio encima de la cerca y, caprichosamente, regresó al terreno de juego, y luego, Stayler bateó par de veces para doble play (la primera decretada foul).

Villa se mantuvo en el montículo, pero cuando le abrieron con indiscutible, el manager de los Industriales volvió a confiar el relevo (con Freddy Asiel en el bullpen) en el avileño Vladimir García, que otra vez no pudo responder y recibió castigo. Alexander Ayala (de 4-3) trajo el empate, Viñales despertó y propulsó la ventaja, mientras otro “dormido”, Yordanis Alarcón, empujó las dos que sentenciaban el desafío.

Del resto se encargó, ¿quién otro podía ser?, el apagafuegos por excelencia de la pelota cubana, José Ángel García, que apuntaló el triunfo y se reafirmó como líder histórico de salvamentos en nuestras Series Nacionales.

La escena queda lista para un séptimo juego de infarto, con Freddy Asiel Álvarez y Yoelkis Cruz como abridores. ¿Mi pronóstico ahora? Mejor me abstengo. ¿Y usted?

1 Comentario

Dejar respuesta